jueves, 07 julio 2022

Tubacex se beneficia del resurgir del mercado nuclear gracias al bando ruso

El impulso del gas y la energía nuclear han incrementado los pedidos de la tubera vasca Tubacex. Hace un mes que Bruselas dio el visto bueno a catalogar el gas y la energía nuclear como elementos de transición válidos para lograr los objetivos climáticos por emisiones de carbono hasta 2050. Esta verificación de la Comisión Europea para que estas fuentes de energías sean verdes, ha traído a un primer plano el hecho de que la inversión que se hará en renovables se quedará corta para llegar a estos objetivos. 

Además, las previsiones para 2022, realizadas antes del ataque de Rusia a Ucrania ya eran optimistas. Principalmente por el alza de los precios de las explotaciones de petróleo y gas. Las cotizaciones de ambas materias primas se dispararon. El barril de crudo llegó al nivel de los 100 dólares por barril mientras que el gas acumuló un alza del 30 % tan solo media hora después del inicio del conflicto bélico. Y la empresa vasca está muy bien posicionada como proveedor de la industria nuclear.

VÍA LIBRE PARA SUMINISTRAR CUALQUIER DISEÑO DE REACTOR

Tubacex perdió alrededor de 30 millones de euros en 2021, después de nueve meses de huelga. Sin embargo, se está beneficiando del resurgir del mercado nuclear. El crecimiento de los encargos de tubos OCTG (destinados a la perforación) y los umbilicales (con un uso intensivo en la extracción de gas marina) han permitido elevar la cartera de pedidos de la empresa hasta los 500 millones de euros en mercados como Oriente Medio, Asia, Noruega o Brasil que previsiblemente se verán menos afectados por la situación de Rusia. El valor pone fin a un movimiento lateral en el que se ha venido moviendo en el último mes y parece muy probable que podamos acabar viendo una extensión de las ganancias hasta el nivel de los 2 euros.

Uno de los clientes de Tubacex es Rosatom, la agencia nuclear rusa

Si echamos un vistazo dentro de la cartera de Tubacex, la compañía dirigida por Jesús Esmorís no solo tiene grandes pedidos del operador nuclear francés EDF, sino que además encontramos riesgos derivados de la guerra de Ucrania. Y es que otro de los clientes que se encuentra engordando su cartera es Rosatom, la agencia nuclear rusa. La compañía sale beneficiosa de este contexto. Todo es gracias a la decisión que tomó Europa en la que se especifican las certificaciones para poder suministrar material para cualquier diseño de reactor nuclear. 

En términos de gas, desde junio de 2021 también ha visto un aumento en la cantidad de pedidos. En los últimos tres meses sus ventas se incrementaron más de un 30% con respecto a 2020.

Relacionados