domingo, 03 julio 2022

El ‘profit warning’ de Renault alienta a los bajistas

spot_img

Tarde y mal, pero Renault se ha unido a las compañías que dejan de financiar al régimen de Vladimir Putin en Rusia. Aún quedan compañías francesas, como Auchan y Leroy Merlin, que continúan su actividad en ese país.

Rusia supone el segundo gran mercado de Renault a nivel global. Casi uno de cada cinco vehículos de la marca francesa se han vendido allí, y el peso en la facturación de la empresa dirigida por Luca de Meo alcanza el 10%. Tras un mes del inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, la compañía ha accedido a parar toda su producción en Rusia, una decisión tomada justo cuando queda una semana para cerrar el segundo semestre fiscal y preparar la presentación de resultados anuales en el grupo.

De esta forma, la fábrica de Moscú, donde se ensamblan los modelos Duster, Captur y Arkana, junto al Terrano de Nissan, dejan de producirse en Rusia. La decisión se ha adoptado tras las duras declaraciones del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en el Parlamento francés.

RENAULT, ENTRE “LOS PATROCINADORES DE LA GUERRA”, SEGÚN ZELENSKI

El mandatario legítimo del país desde 2019 ha puesto el foco en las empresas francesas que aún producen en Rusia y mantienen así, mediante el pago de impuestos, a flote a la economía rusa. Para el presidente ucraniano, las empresas extranjeras occidentales que aún hacen negocios en Rusia son “patrocinadores de la maquinaria de guerra”.

Renault implementa las medidas necesarias para cumplir con las sanciones internacionales

El anuncio llega cuando el “bloqueo” del suministro está asfixiando a las automovilísticas europeas. Según expuso a este medio Diego Morín, analista de IG Markets, el suministro de paladio y otros metales necesarios para la producción de vehículos está siendo un auténtico calvario para las compañías del sector. cabe recordar, que el paladio, junto con el platino, es crucial para la fabricación de las baterías del vehículo eléctrico de nueva generación. Desde el estallido de la invasión rusa y hasta la imposición de sanciones, el paladio se ha disparado un 113%, alcanzando casi los 100 dólares por gramo. No obstante, el precio ha ido recortando, pero se mantiene muy por encima de los mínimos anuales. A cierre de la jornada, esta materia prima se compraba y vendía a 70 dólares por gramos.

Este escenario ha provocado un incremento importante en los costes de los fabricantes de baterías, donde Renault quiere ser uno de los protagonistas con su decidida apuesta por Reino Unido. “Ahora mismo los fabricantes de coches eléctricos tienen problemas de escasez de semiconductores y el aumento de los precios de las materias primas es un serio problema para estos“, destacó Morín.

CAÍDA DE MÁRGENES Y AJUSTES TRAS SALIR DE SU SEGUNDO MERCADO

La salida de la compañía dirigida por De Meo tiene consecuencias inmediatas y negativas en las cuentas de este año. Según ha comunicado la compañía, el margen de beneficio -Ebit- caerá al 3%, un 25% menos respecto a las previsiones de este ejercicio, cuando el grupo esperaba un 4% o incluso más. Asimismo, ha empeorado también su generación de flujo de caja libre. Ha pasado de los más de 1.000 millones previstos de cara a los próximos trimestres a tan sólo una cantidad indeterminada, pero “positiva”.

Al momento de los resultados del primer semestre de 2022, “se debe registrar un ajuste en efectivo equivalente al valor contable de los activos intangibles consolidados, propiedad, planta y equipo y crédito mercantil”, ha afirmado la compañía. “A 31 de diciembre de 2021, este valor asciende a 2.195 millones de euros“, ha indicado. En unas semanas dará a conocer cuál será su cierre fiscal.

Asimismo, Renault aún tiene que tomar otra decisión de calado respecto a sus 45.000 empleados en AvtoVaz, la marca en Rusia, y de la que tiene el 68% del capital. Por el momento, ha afirmado que actuará de forma “responsable”. Y es que, prácticamente el 30% de su fuerza laboral se encuentra en Rusia. Como justificación, Renault ha asegurado que “implementa las medidas necesarias para cumplir con las sanciones internacionales”.

RENAULT ES VENTA, SEGÚN BANKINTER

Los analistas de Bankinter han aconsejado “vender” desde “neutral” los títulos de Renault al considerar el fuerte impacto que tendrá esta decisión en la compañía francesa. Según han destacado en un comentario recogido por INVERSIÓN, “las cifras mostraban una vuelta a beneficio tras dos años consecutivos de pérdidas y una mejora en márgenes mucho más rápida de lo estimado. Sin embargo, la exposición a Rusia supone un importante obstáculo que dificultará que esta mejora operativa se consolide y avance al ritmo estimado”.

No sólo los analistas han apuntado a la grave situación del sector automovilístico tras dos duros años debido a la pandemia y a la crisis de los semiconductores. Los bajistas han irrumpido con fuerza en Renault antes de tomar la decisión de salir de Rusia. Jane Street y SandBar AM ostentan ahora el 1,33% del capital de la gala. En concreto, el primer fondo tiene una posición del 0,59% mientras que el segundo ha aflorado un 0,74%. Ambas apuestas bajistas se han registrado oficialmente hace una semana y ambas están obteniendo ganancias potenciales. Asimismo, Citadel, el bajista por excelencia, también ha aparecido en Renault, pero hasta finales del pasado ejercicio.

Relacionados