lunes, 04 julio 2022

Grifols puede subir, aunque su deuda y AKO Capital son sus mayores enemigos

Grifols es la farmacéutica española más afectada en el terreno bursátil español desde la llegada de la pandemia por el Covid-19. Sus títulos pasaron de valer 33,5 euros a tan solo 14,2 euros registrados el pasado 21 de febrero, lo que representa una pérdida de valor de más del 57%.

Su tendencia bajista es innegable y la ruptura que el precio realizó del canal alcista macro en febrero del año pasado, fue la clara confirmación de las abruptas caídas que sucedieron hasta hoy. Financieramente Grifols tiene un problema que corresponde al valor de su deuda con lo cual, al mismo tiempo, es una de las compañías que más ha incrementado los seguros de impago lo que la pone nuevamente en riesgo de reducción de calificación crediticia en el corto y mediano plazo haciendo más difícil una recuperación futura.

A esto debemos sumarle la presión que ejerce AKO Capital, fondo de inversión inglesa que gestiona más de 23,7 billones de dólares en el mundo y que se enamoró de apostar en contra de las acciones de Grifols desde agosto del año pasado. Tan sólo en lo corrido de 2022 ha realizado tres posiciones cortas que suman el 2,17% sobre el capital de Grifols y que sumado a las posiciones de 2021 equivale a un total del 5,22% en corto.

Técnicamente la acción de la empresa presenta un índice de fuerza relativa en gráfico semanal en niveles cercanos a la sobre compra con lo cual es probable un mayor retroceso. Sin embargo, debemos notar que la estructura actual se encuentra trabajando en el área de regularidad en el 61,8 de retroceso de Fibonacci de la extensión macro mensual la cual de respetar dicha área que confluye con el precio de referencia mínimo registrado en diciembre del año pasado en los 15,08 euros, podría indicar un primer movimiento de punto de giro al alza de confirmarse con la ruptura sólida con vela semanal de la última directriz bajista trazada.

Esta posición tendrá un mejor resultado si al momento de hacer la ruptura de la tendencia registra un retroceso en niveles de 16,1 euros donde se encontraría su siguiente soporte para buscar como primer objetivo la resistencia de inicios de marzo de 2021 en 19,8 euros. Un segundo objetivo en los máximos de septiembre arriba de los 22 euroslo que representa más de un 35% de beneficio estimado a largo plazo. Si el precio no realiza dicho movimiento y, por el contrario, quiebra el área regularidad y respeta la directriz bajista, posiblemente vaya a buscar el siguiente soporte de julio de 2008 en 10,1 euros.

Relacionados