domingo, 02 octubre 2022

IAG (Iberia), un futuro bursátil incierto regido por el petróleo

La lista de los problemas de IAG sigue engordando. La actualidad del ‘holding’ de aerolíneas dista de lo que sus directivos querrían. La compañía atraviesa una situación comercial mejor con respecto a hace unos meses, pero sigue sin alcanzar las expectativas. Parece que al azote de la pandemia ha llegado a su fin, un hecho que traería consigo la recuperación económica del sector. A pesar de que, sobre el papel, parece el mejor entorno posible para IAG, la realidad es bien distinta. El conglomerado de aerolíneas se ha ido encontrando con varios obstáculos, los cuales pueden ser determinantes para su negocio. 

LA GUERRA ENTRE RUSIA Y UCRANIA ES UNA FUENTE DE PROBLEMAS

La guerra entre Rusia y Ucrania se ha convertido en una fuente de problemas para todas las empresas, sobre todo para las cotizadas del mercado de valores. El conflicto bélico ha precipitado una subida exponencial del precio del petróleo, elemento clave para las aerolíneas. En esas, otro escollo del mercado era la creciente inflación, la cual sigue desbocada y todo apunta a que se mantendrá a lo largo del año. 

EL QUEROSENO SE REVALORIZÓ POR ENCIMA DE UN 154% EL PASADO MES DE DICIEMBRE

A pesar de que este año se antojaba crucial para la recuperación económica de IAG, está por ver como afectan los problemas citados al ‘holding’ hispano británico. En la convención de aerolíneas de Barclays se ha dicho que las reservas para la temporada de Semana Santa y verano continuaron con mucha fuerza. Esto chuta de optimismo a la aerolínea, la cual sigue confiada en que podrá recuperar la capacidad prepandemia. Aún ello, IAG sabe que su principal enemigo es el elevado precio del petróleo. Esto puede acarrear una subida de costes, algo que parece que se dará más pronto que tarde.

Para hacernos una idea, el precio del queroseno ha ido ‘in crescendo’ tanto a finales del pasado año como en los primeros meses de 2022. En diciembre, este derivado del petróleo se disparó un 154% más en comparación a diciembre de 2020. El aumento del carburante puede ser el factor que motive una subida de costes, lo cual repercutirá directamente en el negocio de IAG, en la que también se encuentra Iberia. Y en esta línea, la dinámica bursátil se verá damnificada ya que suele ir estrechamente ligada a trayectoria comercial de las compañías. 

IAG NO TERMINA DE ARRANCAR EN EL IBEX 35

IAG muestra un deterioro del 5% desde que comenzase el año. La volatilidad se ha convertido en la nota dominante en el conglomerado de aerolíneas. A pesar de que se trata de un ligero descenso, la compañía muestra varios altibajos en su cotización. La realidad es que es una firma que está totalmente vinculada a las variaciones del mercado. Es por ello por lo que las tensiones geopolíticas, unidas a la inflación, el desbocado precio del petróleo, y el camino hacia la recuperación total del sector, tiene un efecto claro en la cotización de IAG. Aún esto, la empresa angloespañola sí que ha tenido fases alcistas, sobre todo a raíz de la previsible compra de Air Europa.

IAG (IBERIA) DESCENDIÓ UN 33% EN MENOS DE UN MES

Una muestra de la volatilidad de este valor es que el 10 de febrero IAG sellaba su valor más alto en lo que va de año con 2,10 euros por título. Un mes más tarde, los títulos del conglomerado de aerolíneas caían hasta los 1,41 euros. Es decir, la firma descendió casi un 33% en apenas 30 días. El valor actual de la acción de IAG es de 1,70 euros. 

Bank of America aseguró que las aerolíneas llegarían a revalorizarse en un 45%. A pesar de esta opinión, hay otros analistas que no lo tiene tan claro, al menos a medio plazo. La amenaza de los precios del petróleo es demasiado alta. Es por ello por lo que BNP Paribas subretorna las acciones de la compañía y marca el precio objetivo en 1,42 euros, es decir 0,28 euros por debajo de su precio actual. 

VARIOS ACCIONISTAS HAN SALIDO DE IAG (IBERIA)

Las últimas variaciones en el capital de IAG (Iberia) muestra como varias accionistas reducen su participación en la empresa. Desde el pasado 18 de marzo, ha habido 5 reducciones de capital importantes llevadas a cabo por distintos inversores. La más grande se produjo hace dos días con la venta de más de 12 millones de acciones por parte de Frankiln Resources. Standard Life Aberdeen por su parte decidió vender más de 6 millones de acciones el pasado día 18. A pesar de que este tipo de movimientos suelen ser comunes en las empresas cotizadas del mercado de valores, puede ser un indicativo del futuro que los analistas creen que le espera a IAG.

El petróleo es la nueva piedra en el zapato de IAG (Iberia). A pesar de que los datos muestran una clara mejora en el rendimiento de la empresa, parece que el precio del esquisto puede entorpecer las aspiraciones tanto comerciales como bursátiles de la compañía. En estas, el inversor debe decidir si aguantar hasta los meses de verano, los cuales pueden ser claves para IAG, o por el contrario salir de la empresa ante la amenaza del precio del petróleo, el cual afectará a los costes de la aerolínea. 

Relacionados