sábado, 02 julio 2022

Los problemas que le esperan a Jochen Eickholt al frente de Siemens Gamesa

Siemens Gamesa fue durante 2021 uno de los peores valores del Ibex 35 y de momento también lo es en lo que llevamos de 2022. Si el ejercicio anterior perdió el 36% de su valor en Bolsa, desde enero de este año ya acumula un descenso del 24%. Una mala situación bursátil lastrada por una peor situación financiera a la que tendrá que hacer frente Jochen Eickholt, el nuevo CEO mandado por la matriz alemana para tratar de arreglar el descalabro de la renovable. Los elevados costes de las turbinas y la interrupción en la cadena de suministro son algunos de los problemas añadidos para Siemens Gamesa y que destacan los analistas que recortan sus estimaciones y auguran un año de limitado crecimiento.

El pasado 24 de marzo la junta de accionistas del fabricante de aerogeneradores para energía eólica ratificaron a Eickholt como nuevo consejero delegado de la firma en sustitución de Andreas Nauen, cesado el pasado mes de febrero. Se trata del tercer cambio de CEO en a penas cuatro años, lo que demuestra el descontrol y la poca estabilidad de un proyecto que Siemens no termina de encaminar hacia el buen rumbo, más si cabe cuando las renovables se colocan como un sector clave de cara al futuro.

Por el momento y para este año las previsiones sobre Siemens no son muy halagüeñas y las firmas de análisis están recortando sus estimaciones. JP Morgan ha sido la última en señalar los frentes abiertos que harán de este 2022 un año difícil para la española. De esta manera, los expertos del banco rebajan en un reciente informe el precio objetivo de sus acciones desde lo 18,5 a los 18 euros, frente a los 15,9 que valen actualmente y mantienen su calificación de ‘neutral’. No es un recorte excesivo, lo importante se encuentra en las causas por las que han tomado la decisión.

PROBLEMAS DE COSTES Y CADENA DE SUMINISTRO

“Estimamos que el coste de las turbinas aumentará entre uno y un par de puntos porcentuales a lo largo del año que, junto con la interrupción de la cadena de suministro, especialmente en China, afectará a los resultados”, aseguran. Una coyuntura económica por la que estiman impactará sobre los resultados de la compañía en el segundo trimestre. Si bien es cierto que el conflicto provocado por la invasión rusa a Ucrania no impactará este año en sus cuentas por los mayores plazos de entrega de la energía eólica, JP Morgan asegura que las consecuencias se verán reflejadas en 2024.

Asimismo, los analistas destacan que los elevados costes de los insumos y los “vientos en contra de la cadena de suministro” también supondrán un problema para Siemens Gamesa. “El conflicto entre Rusia y Ucrania ha provocado un nuevo aumento de los precios de las materias primas hasta nuevos niveles y las restricciones causadas por el brote de COVID-19 en China afectarán a las cadenas de suministro. Estimamos que los costes de los aerogeneradores seguirán subiendo en un puntos porcentuales de un solo dígito después de un aumento del 20% en el periodo 2020-21″, destacan.

En este sentido, avisan de que los altos precios afectarán a la actividad de la compañía a corto placo, por lo que esperan que reduzca las previsiones de ingresos. “La escasa oferta también podría afectar al apalancamiento operativo si los componentes no llegan a tiempo (como vimos en offshore en el primer trimestre)”, añaden.

NI TERRESTRE NI MARINA DESPUNTARÁN ESTE AÑO

La inflación, la ineficacia de la cadena de suministro y los costes de aceleración en alta mar son los principales motivos a los que hacen referencia los expertos de la entidad para rebajar sus previsiones del segundo trimestre de Siemens Gamesa en cuanto a las ventas y el ebit, así como de su endeudamiento. “Esperamos que la escasa entrada de pedidos afecte al capital circulante y prevemos una deuda neta de 1.400 millones de euros“, frente a los 1.097 millones de euros registrados en el primer trimestre fiscal de la compañía.

En cuanto a las líneas del negocio de la cotizada, JP Morgan destaca el offshore (eólica marina) como “el principal vertical de mayor crecimiento en Bienes de Equipo·, aunque explican que el crecimiento en esta segmento será limitado a lo largo de este año y el verdadero potencial no se verá hasta antes del período de 2023-2024.

Por la parte del negocio onshore (eólica terrestre), los expertos creen que los retrasos en el lanzamiento de la turbina 5x será un añadido a los quebraderos de cabeza de la compañía a la que tendrá que hacer frente Jochen Eickholt en los próximos meses. “Esperamos que el punto de equilibrio en tierra se retrase hasta 2025-26 debido a que los vientos en contra de las materias primas durarán más tiempo y algunos retrasos en el desarrollo de 5X provocarán un aumento de los costes”.

EL CONSENSO DIVIDIDO

A pesar de todas las dificultades mencionadas, la entidad cree que las acciones de la firma del Ibex 35 se verán respaldadas por el sentimiento de mercado en cuanto a las energías renovables. “A pesar de nuestra preocupación por los beneficios para los años 2022-2023, en los que estamos significativamente por debajo del consenso, esperamos que el valor se vea respaldado por el sentimiento positivo sobre las energías renovables”, asegura.

Más firmas de análisis como Alantra, Morgan Stanley, Banco Sabadell o HSBC también se muestran pesimistas con el desempeño en 2022 de Siemens Gamesa y recomiendan vender sus títulos. En total son seis las firmas del consenso de mercado recogido por Bloomberg las que recomiendan vender, siendo Morgan Stanley la más negativa en cuanto al comportamiento bursátil de la renovable, fijando su precio objetivo en los 14 euros por acción. Otras diez firmas recomiendan comprar acciones de Siemens Gamesa y son diez también las entidades que aconsejan mantener el valor en cartera. En cuanto al precio objetivo, el consenso de mercado lo fija en los 19,82 euros por título.

Es el reflejo de una situación complicada para la empresa de energías renovables que, si bien a corto plazo no parece que vaya obtener rentabilidad por su negocio eólico, los expertos coinciden en que el potencial de la compañía se encuentra en el largo plazo, aprovechando el impulso del sector renovable. Los problemas para el nuevo CEO de la filial española se acumulan en este nuevo ejercicio y habrá que ver si es capaz de hacer frente al contexto externo y a las dificultades internas para no ser el siguiente consejero delegado en salir de la empresa sin solucionar la situación financiera.

Relacionados