jueves, 30 junio 2022

La estrategia que las empresas españolas van a querer imitar de Amazon

Hay cosas que pasan de moda y cuando menos te lo esperas vuelven a ser el centro de atención. En las finanzas no iba a ser menos. En los últimos tiempos algunas de las empresas más famosas a nivel mundial están volviendo a traer al primer plano una estrategia empresarial llamada “split”. Para quien no lo sepa, o bien a modo de recordatorio, “split” es una palabra inglesa que hace referencia a dividir o repartir. En el contexto bursátil cuando se dice que una empresa ha realizado un ‘split’, nos referimos a que la compañía ha realizado el desdoblamiento del número de sus acciones en una proporción determinada.

Apple, Tesla, y hace apenas tres semanas Amazon han sido algunas de las que han vuelto a poner encima de la mesa esta estrategia que llevaba en el olvido varios años. Si bien un precio más bajo de las acciones no cambia los fundamentales de la empresa, sí que abre la puerta a varias ventajas que a largo plazo se pueden ver reflejadas en una mayor rentabilidad.

¿ESPEJISMO O JUGADA MAESTRA?

En un split, el capital social de la empresa no varía. Se aumenta el número de acciones, lo que implica que el nominal unitario y por tanto su cotización en el mercado bursátil se reducen en la proporción establecida.

Por ejemplo, imaginemos que la empresa X realiza una división de sus acciones en tres. O lo que es lo mismo, hace un split en proporción 3 por 1. Antes de realizar el split el precio de las acciones de la empresa X era de 3 euros. Sin embargo, después de realizar el split, el precio pasó a ser de 1 euro.

Conocida también en España como “división de acciones”, es una estrategia que como ya hemos dicho no eleva la capitalización bursátil. Sin embargo, si abre la puerta a una base de inversores más amplia y mejora la comerciabilidad. Además, también ayuda a señalar la perspectiva positiva del equipo gestor o a asignar mejor la compensación sobre las acciones. Estos podrían ser los motivos por la que el precio de las acciones de las compañías que apuestan por esta estrategia terminan subiendo con el paso del tiempo.

Llegados a este punto, el análisis de los expertos de banca de inversión y otras firmas se centra en ver la dinámica creciente de este tipo de actividad. Algunos informes apuntan ya a que fácilmente podrían estar gestándose más splits sobre acciones de empresas cotizadas en Wall Street.

La compañía constructora CAF fue la última empresa española en realizar un split en 2016

No obstante, solo unas pocas empresas acaban poniendo en marcha esta estrategia. Algunas compañías creen que se tiene un prestigio con un precio más alto de sus acciones. Otras se centran en “inversores serios”, ya sean institucionales o emisores de ETF. El 25% de los inversores individuales son nuevos en los mercados. El nivel de ahorros de los hogares de Estados Unidos se encuentra en registros por encima de la media. Por eso, es una medida empresarial que va a seguir creciendo.

Las tecnológicas de gran capitalización, en este sentido, están tomando la delantera en esta estrategia de acciones, pero muchas otras deberían seguirlas.

INVERSORES PARTICULARES, LOS GRANDES BENEFICIADOS

Amazon ha sido la última gran empresa en anunciar que va a poner en práctica esta estrategia. Sus acciones subieron más de un 7% en las operaciones posteriores al cierre del mercado en Estados Unidos después de informar sobre ello. Su consejo de administración aprobó esta estrategia a razón de 20 acciones nuevas por cada título actual y una recompra de acciones por valor de 10.000 millones de dólares.

El gigante del comercio electrónico sigue así los pasos de otras multinacionales tecnológicas en un esfuerzo por hacer más accesible al público general sus títulos e impulsar el precio de sus acciones. Apple ya lo realizó hace años, pero Amazon y Alphabet lo están planeando hacer próximamente. Los dos gigantes tecnológicos han anunciado su intención de dividir el precio de sus acciones de 20 a 1 a partir de verano.

 Los grandes beneficiados serán los inversores particulares, ya que los altos precios limitaban la compra de estas acciones. En los últimos años han proliferado las inversiones en acciones fraccionadas. Estas tienen como principal objetivo ajustar la inversión al capital independientemente del precio de la acción. Esta medida no tiene ningún tipo de implicaciones para los accionistas. Esto se debe a que por un lado verán como el precio de sus acciones se divide entre 20, pero el número de los títulos en propiedad se multiplica por 20. Según los analistas de XTB, en España no se prevé a corto plazo ningún split a la vista. La última en realizarlo fue CAF en 2016. Aún no hay compañías que tengan precios tan elevados como para necesitar dividir sus acciones para atraer nuevos inversores. 

Relacionados