jueves, 30 junio 2022

Abril, punto de inflexión en los mercados: ¿de mes más rentable a más sangriento?

Abril siempre ha sido ese mes al que los inversores han mirado con ganas y alegría. No es para menos, ya que las estadísticas lo señalan como el mes del año que más rentabilidad proporciona en la bolsa. O por lo menos así ha sido durante los últimos nueve ejercicios, desde 2012, uno de los años más duros de la crisis financiera. Sin embargo, la puerta aún sin cerrar que supone la cuestión de Ucrania pone en jaque esta buena racha. Los mercados ya sienten a la vuelta de la esquina lo que será una gran rebaja en la previsión de los beneficios. Aún es pronto para hablar de números, pues el contexto no ayuda a ello. Sin embargo, si nos ajustamos a los datos anticipados, puede que abril pierda su trono, e incluso sea un mes para olvidar. Las advertencias dadas desde las firmas JP Morgan o Goldman Sachs o algunos resultados trimestrales adelantados no invitan a pensar en positivo.

LAS FIRMAS RECORTAN ESTIMACIONES

Aunque aún nadie se atreve a hablar de cifras, ya hay algunos resultados anticipados alarmantes. El mercado no ha acogido muy bien los resultados de la firma H&M del primer trimestre, en el que obtuvo un beneficio menor de lo esperado. La firma sueca de moda presentó sus cuentas el pasado jueves, y acabó cerrando la sesión con pérdidas de casi el 13%. Ahora, tras diferir las cifras, varias firmas de análisis han decidido recortar sus estimaciones de precio objetivo y beneficio por acción de la compañía. 

En cuanto a JP Morgan, su CEO, Jamie Dimon, advirtió el lunes que el banco podría perder unos 1.000 millones de dólares por su exposición a Rusia.

El índice Sentix, que mide la confianza de los inversores de la zona euro, cayó hasta su nivel más bajo desde julio de 2020

En su muy observada carta anual a los accionistas, el presidente y consejero delegado del mayor banco estadounidense por activos también instó a Estados Unidos a aumentar su prensencia militar en Europa y reiteró un llamamiento para que desarrolle un plan que garantice la seguridad energética para sí mismo y sus aliados. .

Hace dos semanas, Goldman Sachs también recortó su previsión de incremento de beneficios para las empresas europeas del 8 al 2 por ciento, pero conforme se prolongue el conflicto bélico esa cifra irá revisándose a la baja.

LLEGAN LOS RESULTADOS TRIMESTRALES

Abril es el mes de presentación de los resultados del primer trimestre. Será más duro durante las dos primeras semanas en Estados Unidos y en la segunda en Europa donde apuntan todas las miradas. Y es que los expertos coinciden en que las perspectivas serán más negativas en el Viejo Continente

Los beneficios empresariales, que suelen ser el detonante que impulsa las bolsas, empezarán a tambalearse en este primer trimestre, pero lo que más preocupa a los inversores es volver a poner sobre la mesa sus objetivos para lo que queda de 2022, ya que pueden dar una visión más amplia del impacto del conflicto.

Todavía no se conocen con detalles las cifras y la moral del mercado está por los suelos. Así se reflejó hace dos días en el índice Sentix, que mide la confianza de los inversores de la zona euro. Este cayó hasta su nivel más bajo desde julio de 2020, en plena pandemia. Temen que en el segundo trimestre se confirme la entrada en recesión. Y aunque el sentimiento negativo se extiende por todos los mercados mundiales, es en Europa donde el pesimismo es mayor, según comentan los responsables de elaborar este índice.

La resistencia mostrada hasta ahora por las bolsas amenaza con debilitarse sin no hay una rápida solución a la guerra en Ucrania. 

SIN PREVISIÓN DE UN ALTO EL FUEGO

Según comentan los analistas de XTB a Inversion.es, estamos ante un entorno económico muy incierto con tres grandes focos de tensión destacados: la guerra entre Rusia y Ucrania, la subida de las materias primas y la inflación. El mercado responderá dependiendo de cómo evolucionen estos factores ya que tiene muchas otras implicaciones. Aunque gran parte de los inversores dan por hecho que se llegará a algún tipo de acuerdo por la vía diplomática, lo cierto es que no hay previsión de un alto al fuego. Esto seguirá provocando interrupciones en el suministro de materias primas, presionando al alza la inflación. Aunque se anuncie un acuerdo es probable que las sanciones continúen durante más tiempo. La subida de precios impulsada por las materias primas y los problemas en las cadenas de suministro están empeorando las perspectivas de crecimiento y consumo. Los bancos centrales han reiterado su disposición a endurecer su política monetaria hasta estabilizar la inflación, lo que también podría frenar el crecimiento. Las bolsas ya vienen de un mes de marzo de subidas y durante este mes de abril podrían seguir subiendo ante un acuerdo entre Rusia y Ucrania o unos resultados empresariales correspondientes al primer trimestre del año mejor de lo previsto. Sin embargo, los analistas siguen pensando que la subida generalizada de los precios acabará impactando negativamente en la economía durante los próximos meses generando nuevos periodos de volatilidad. 

Relacionados