martes, 28 junio 2022

Aperam, un quiero y no puedo pese a la confianza de los analistas

Aperam es una de las compañías que cotiza en el Mercado Continuo y en la que los analistas han depositado una gran confianza porque le ven mucho potencial. La acerera, al igual que sus ‘gemelas’ en bolsa, protagonizó un gran papel bursátil en 2021, llegando a revalorizarse hasta un 40%. Sin embargo, tuvo un mal comienzo de año, y así sigue, sin despegar. A mediados de febrero la acción costaba 47,97 euros. Actualmente cotiza en 38,55. En los últimos seis meses ha caído un 14,68% en bolsa. Aún así, la compañía con presencia en más de 30 países continúa teniendo la confianza de los analistas.

Durante 2021 hubo sectores a los que la escalada de precios en determinados productos les sentó francamente bien. Fue el caso de la industria del acero, que disfrutó de una prosperidad sin precedentes, ya que los precios del metal casi se cuadruplicaron hasta llegar a los 1.900 dólares la tonelada en 2020. Esta recuperación económica y el aumento de la inflación, aún por los aires, fortalecieron a la industria. El escenario tenía todos los ingredientes para seguir trazando un buen camino de cara a las acereras. Sin embargo, los problemas logísticos y los altos precios de las materias primas han mermado el ejercicio tanto comercial como bursátil de las compañías del sector. Algo en lo que también ha hecho mella el alza en los precios de la energía. 

SIGUE CON BUENAS PREVISIONES

Aperam fabrica acero especializado. Produce acero inoxidable, acero eléctrico y aleaciones de níquel. distribuyendo sus productos por todo el mundo. Casi 300 años han pasado desde que la fábrica de forja, hoy conocida como Aperam, existe y forja su futuro para ocupar el puesto de líder europeo. Y así tiene que seguir para acabar con la competencia. Con una inversión de 30 millones de euros en los próximos dos años, pretende recuperar su lugar en el mercado del viejo continente. Sin embargo, igual le lleva un poco más de tiempo de lo que pensaba.

LOS PROBLEMAS LOGÍSTICOS Y LOS ALTOS PRECIOS DE LAS MATERIAS PRIMAS HAN MERMADO EL EJERCICIO DE LAS ACERERAS

La incertidumbre del mercado ha sido y seguirá siendo el factor condicionante de Aperam. No obstante, la empresa está consiguiendo resistir los obstáculos. La inflación, los altos precios de las materias primas y el conflicto entre Ucrania y Rusia no le han infringido ningún descenso repentino y notable en su cotización. Sus títulos han ido avanzando de forma lateral. Aunque en lo que llevamos de año no ha salido de números rojos, sigue contando con buenas previsiones para volver a ser uno de los valores destacados del Mercado Continuo y la mayoría de analistas siguen recomendando comprar.

Relacionados