sábado, 26 noviembre 2022

Botín gana la batalla a Torres con la invasión de Putin

Ana Botín abre brecha con Carlos Torres. BBVA pretendía dar caza a Banco Santander a finales de diciembre del pasado año, pero cuatro meses después, el banco rojo no sólo toma delantera, sino que la entidad vasca ha descendido el ritmo. A cierre de la jornada del viernes, el valor bursátil de Banco Santander superaba los 53.500 millones de euros, frente a los poco más de 32.600 millones de BBVA, una brecha del 64%. En diciembre del pasado año, la brecha era del 35%, la menor diferencia desde el 2004.

Sin embargo, la invasión de Rusia a Ucrania junto a la más que posible recesión en México debido a las subidas de los tipos de interés en Estados Unidos y las fuertes turbulencias en Turquía han hundido a los azules de Torres. Los accionistas de BBVA han perdido cerca de 1.500 millones de euros, mientras que los ‘rojos’ del Pantone 485C han recuperado casi 7.500 millones.

MÉXICO Y TURQUÍA, DOS GRANDES PIEDRAS EN EL ZAPATO DE TORRES

Y es que, cuando las bolsas mundiales cedieron terreno desde la invasión de Vladimir Putin a Ucrania, Banco Santander perdió un 25% de su valor, frente al 24% de BBVA. Sin embargo, en la recuperación se ha registrado una doble velocidad. Santander ha ganado casi un 20%, el doble que su rival directo en España. Asimismo, los movimientos políticos de Turquía castigan a la entidad financiera vasca.

Ambas entidades se están comportando de forma muy distinta desde el inicio del año. Banco Santander sube más de un 5% desde enero, frente a los números rojos de BBVA, con una caída de casi el 7%. En este tiempo, la fortaleza de Banco Santander se hace más visible a raíz de las subidas de tipos también en Reino Unido, donde el precio de la libra ha subido, mientras los problemas se presentan para el BBVA, que se enfrenta a una recesión en México, donde obtiene el 35% de sus ingresos.

Carlos Torres Vila, presidente de BBVA
Carlos Torres Vila, presidente de BBVA

Además, la buena marcha de Santander, que deja atrás los temores de una vuelta a los mínimos de 2020 y 2020, en los 2,64 euros. BBVA, en cambio no tiene margen para el descuido y los huecos bajistas dejados en el inicio de la invasión de Ucrania por parte de Rusia aún rondan en la cabeza de los inversores. Y es que, en Bolsa hay un dicho. Todos los huecos dejados terminan por cerrarse, y por tanto tarde o temprano volverán a verse esos niveles. Santander, por su parte, sí ha cerrado esos huecos.

EL SANTANDER DE ANA BOTÍN APUNTA A MAYORES SUBIDAS

Por el momento, el amplio movimiento lateral en ambos valores sigue vigente. Banco Santander tiene ante sí la fuerte resistencia de los 3,5 euros, coincidiendo con los máximos anuales. La entidad financiera controlada por Ana Botín ha mantenido los objetivos debido a la «diversificación», que permite al Santander una base sólida para crecer. La subida de tipos de la Reserva Federal apuntalan este crecimiento en Estados Unidos, aunque no así no en Europa, donde el Banco Central Europeo mantiene inalterado el precio del euro pese a la amenaza de la inflación.

Entre las metas, se espera que Banco Santander incremente los ingresos a precios constantes en un 5%, con una eficiencia del 45% y una ratio de capital CET1 fully loaded del 12%. El retorno del capital ordinario (RoTE) alcanzaría el 13% y con una incremento del beneficio por acción, que podría incrementar el dividendo de cara al 2023.

Santander siempre ha sido uno de los bancos más resilientes en los test de estrés

«Santander siempre ha sido uno de los bancos más resilientes en los test de estrés», destacó Botín ante sus accionistas. Además, «nuestro beneficio por acción (BPA) ha sido el menos volátil entre nuestros comparables en los últimos 20 años». Por ahora, el inicio del año apunta a crecimientos de créditos nuevos del 8%, alcanzando niveles previos a la pandemia. El próximo dos de mayo abonará a sus inversores 0,0515 euros por acción. En total, la entidad ha abonado 0,1 euros. Todo ello, para ofrecer 3.400 millones de euros.

BBVA, ENZARZADO EN SU GUERRA INTERNA Y LA RECESIÓN EN MÉXICO

BBVA, por su parte, está enfrascado en una lucha interna de poder entre Torres y el consejero delegado, el turco Onur Genç. La guerra entre ambos se debe a la opa sobre Garanti y del periplo judicial que sufre el banco español por los encargos realizados al ex comisario Villarejo. El magistrado ha decidido alargar la instrucción solicitando nuevas comparecencias, entre las que se encuentra la del asesor personal de Torres, que se suma a las ya realizadas hasta ahora, entre las que destaca la del director de comunicación Paul Tobin, creador de una carpeta compartida en Google Drive en 2018 con informaciones relacionadas con el caso.

La ruptura entre ambos es total y el directivo turco ha logrado atraer a uno de los candidatos a suceder a Torres, Jaime Caruana, ex gobernador del Banco de España y el hombre que ayudó a Francisco González a sacar al clan de Neguri de BBVA y protegerle del asalto de Sacyr. Por el momento, el otomano ha ganado adeptos para su causa, con Jaime Caruana como posible sucesor de Torres. Sin embargo, el BCE rechaza que la entidad financiera esté bajo la gestión de un hombre próximo a Recep Tayyip Erdogán, presidente de Turquía. Y es que, en el BCE consideran que un banco con riesgo sistémico no puede estar en manos de intereses turcos.

Relacionados