jueves, 07 julio 2022

Mediaset, oscuro objeto de deseo en plena opa

Mediaset se ha convertido en el objeto de deseo de fondos internacionales un mes después de la opa lanzada por Silvio Berlusconi a través de Media For Europe (MFE). El mercado, por ahora, mira con cierto recelo la operación, a tenor de las caídas registradas desde el pasado 15 de marzo. Sin embargo, los inversores entran con fuerza en el capital e incluso doblan sus posiciones en la española. El motivo es sencillo. Creen que Berlusconi no tendrá más remedio que sacar la billetera para subir el precio de la operación.

La operación se lanzó oficialmente a través de la matriz de la italiana, Media For Europe (MFE). Antes de hacerse oficial, los rumores en el mercado sobrevolaron con fuerza desde hace varias semanas y nadie vio sorpresa alguna. La operación se centra en el paquete que no controla Berlusconi, un 44,31%, pero se le está atragantando debido al bajo precio ofrecido. De hecho, esta variable es crucial para materializar y ejecutar la opa debido a que se necesita al menos un 95,6% de aceptación por parte de los accionistas de Mediaset España. La mayoría de ese 44,31% está en manos de inversores institucionales, pero también tienen un peso importante los minoristas.

UN FONDO DE LAS ISLAS CAIMAN DA EL BOCADO A MEDIASET

Sand Grove, con sede en las Islas Caimán, ha sido uno de los últimos en irrumpir en el capital en plena opa. Su primera compra de acciones de Mediaset España se realizó una vez se levantó la suspensión de cotización. Según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, alcanzó primero el 0,952%. Después elevó su participación al 1,25%, para situarla ahora en un 2,002%, unas 6,55 millones de acciones, según los datos de la Bolsa de Madrid. De esta forma, ha disparado su exposición en un 110%, más del doble. El fundador del fondo, Simon Davies, además, se ha hecho a título personal con el 3,007%, evitando así cruzar el umbral del 5%.

Mediaset

Sand Grove y Davies no son los únicos interesados en Mediaset en este último mes. Norges Bank entró en el capital apenas dos días después de oficializarse la opa, con el 2,059% del capital, es decir, 6,74 millones de acciones; mientras Credit Suisse ha hecho lo propio con la filial española, al ostentar en su segunda entrada un 1,203%. Antes, el 30 de marzo, había cosechado el 1,179%.

DWS INVESTMENT, EL MÁS ACTIVO EN MEDIASET

Sin embargo, el fondo más activo ha sido DWS Investment. Su primera entrada en Mediaset se realizó una semana antes de oficializarse la opa. Desde entonces, ha registrado compras y ventas en el valor casi cada día. En abril, ha registrado posiciones nuevas cada uno de los días. El fondo ha alcanzado el 3,426%, unos 11,21 millones de títulos. El resto de accionistas de referencia, como Berlusconi y el fondo Melqart Opportunitties, mantienen sus posiciones inalteradas desde 2016 y 2020, respectivamente.

Desde el anuncio oficial de la opa, el precio de las acciones de Mediaset España ha descendido un 16% debido al bajo precio ofrecido por Berlusconi para incluir a esta filial española en una segunda operación para hacerse con el liderazgo en Europa y Latinoamérica al mismo tiempo. Por este motivo es crucial el control de Mediaset España. Y es que, si la opa sale adelante, MFE controlará el 25% de los derechos de voto de Prosiebensat.1.

EL MERCADO ESPERA UNA MEJORA DE BERLUSCONI POR MEDIASET

El mercado espera así una oferta superior, aunque Berlusconi por el momento no da su brazo a torcer. Por esta razón y la premura para controlar ese 44,31%, la acción de la italiana cae con mayor fuerza que la española. En concreto, las pérdidas son del 30% desde el inicio de la opa. La caída en el país trasalpino afecta directamente a los accionistas, ya que la ecuación de canje de la operación se pagará en efectivo y en títulos ordinarios de MFE. En este sentido, se pagarían 4,5 acciones ordinarias de la clase A de MFE, con un valor de 3,753 euros, por cada título de Mediaset. Y estas acciones han perdido valor.

Mientras, los analistas y el consenso del mercado han puesto en cuarentena a Mediaset, aunque con matices. JP Morgan, por ejemplo, mantiene su consejo de compra, aunque rebaja el precio de los títulos a 7,5 euros por acción, una subida potencial del 76% respecto a los niveles actuales. Por este motivo, algunos inversores se adentran en la filial española, a la espera de obtener un mayor rédito con una segunda oferta de Berlusconi.

CONSOLIDACIÓN Y SINERGIAS CON MILLONES DE ESPECTADORES

Media for Europe, por su parte, controlaría todos los activos de Alemania, España e Italia en un momento de dura competencia en el mercado audiovisual. En España, mantiene la pugna con Atresmedia por el liderazgo, aunque Netflix, Amazon Prime y las redes sociales como Twitch y Youtube están haciendo perder a la audiencia más joven.

Esta consolidación dejaría a la compañía de Berlusconi en una gran posición de cara a los movimientos que se esperan en el sector los próximos años. La operación daría unas sinergias estimadas de un total de 55 millones de euros en 4 años, unos 340 millones de euros sobre el valor presente neto; mientras se crearía un valor por la potencial recalificación del grupo mediático que busca desarrollar Berlusconi.

Además, abriría la puerta a ventajas operativas, que combinadas con la posibilidad de generar nuevas sinergias, crearán nuevas oportunidades en términos de distribución de contenidos, como el streaming en todos los dispositivos, como en términos comerciales para engrosar los ingresos, desde publicidad dirigida a un público en concreto o todas las posibilidades que ofrece el ADTech. De esta forma, se creará un poderoso actor en el mercado con más de 100 millones de espectadores y sólo entre España e Italia.

Relacionados