viernes, 02 diciembre 2022

Los frentes abiertos de Banco Santander que suponen un riesgo a largo plazo

El sector bancario en España es uno de los que menos está sufriendo los vaivenes bursátiles en estos primeros meses del año. De hecho, los bancos nacionales han seducido a los analistas que ven un sector sólido al que aferrarse en tiempos de crisis. Banco Santander también cuenta con buenas recomendaciones, especialmente las referidas a su comportamiento a corto plazo, pero tiene varios frentes abiertos que limitan su potencial de crecimiento a futuro.

Así lo ven los analistas de Bloomberg Intelligence en un reciente informe, donde señalan factores macroeconómicos como los principales motivos de riesgo para el banco propiedad de la familia Botín. En este sentido, los expertos creen que «el aumento de la inflación y la ralentización del crecimiento económico, especialmente en mercados emergentes como Brasil y México, apuntan a un empeoramiento de las perspectivas del coste de riesgo para Santander«. Una situación que dificulta la capacidad de la compañía para cumplir con sus objetivos de rentabilidad financiera para 2022, por estar más expuesta en estos mercados que sus homólogos nacionales.

A pesar de que los movimientos de divisas en Brasil (donde el real brasileño ha subido más de un 20% en el primer trimestre del año) pueden ser positivos para el banco, el empeoramiento de la calidad de sus activos en el país latinoamericano es uno de los riesgos a los que se enfrenta Santander. «Las expectativas de empeoramiento de la calidad de los activos son preocupantes para la unidad brasileña de Santander, principalmente debido al mayor apalancamiento de los clientes y al aumento de la inflación, lo que podría dar lugar a un mayor coste del riesgo en los próximos dos trimestres o más», destacan los analistas de JP Morgan.

LA OPERACIÓN DE BANAMEX, UN RIESGO ELEVADO

El banco de inversión es optimista con la cotizada española que dirige Ana Patricia Botín, destacando los movimientos de divisas a nivel internacional, así como los precios en máximos históricos que están alcanzando los automóviles secundarios en Estados Unidos y los tipos de interés más altos en México y Reino Unido. Pero a largo plazo JP Morgan se muestra más conservador con el Santander y mantiene su consejo de neutral fijando el precio objetivo de sus acciones en los 3,9 euros, frente a los 3,16 que valen los títulos de la compañía actualmente.

Otro de los factores principales por los que otorga esta recomendación es la posible oferta por Banamex, la filial de Citi en México. Se trata de una operación por la que los analistas del banco estadounidense calculan que la ratio de capital CET1 (que mide la solvencia del banco) de Santander podría reducirse entre 70 y 130 puntos básicos. Santander podría explorar la oferta para hacerse con el negocio de Citi en México a partir del tercer trimestre del año, si bien es cierto que la intención del presidente del país, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es que Banamex se quede en manos de alguna entidad nacional.

«A más largo plazo, vemos riesgos derivados de una posible oferta por Banamex de Citi en México, una rentabilidad potencialmente menor en EE.UU. a medida que expira el acuerdo con FCA y se normalizan las pérdidas por préstamos, y las perspectivas de una menor calidad de los activos en Brasil», señalan los expertos de JP Morgan.

POTENCIAL PARA LLEGAR A LOS 4 EUROS

El consenso de mercado recogido por Bloomberg es en su mayoría optimista con el banco español. De este modo, hasta 22 firmas de análisis recomiendan comprar los títulos de Banco Santander y 8 aconsejan mantener el valor en cartera. Tan solo una firma recomienda vender las acciones de la entidad que dirige Ana Botín. En cuanto al precio objetivo, el consenso lo fija en los 4,04 euros, suponiendo esta cifra un potencial alcista superior al 28%.

Entre las casas más optimistas se encuentra Goldman Sachs, fijando el precio objetivo en los 5 euros por acción, Morgan Stanley y Deutsche Bank, que lo sitúan en los 4,2 euros, o Barclays en los 4,5 euros. Credit Suisse mejoró recientemente su recomendación a ‘sobreponderar’ y fijando su precio en los 4 euros por acción.

Pero también ha habido firmas que han recortado sus estimaciones para Banco Santander recientemente, entre las que se encuentran Morningstar y Alphavalue, que han reducido sus precios objetivos un 3,3% y un 0.44% respectivamente. A pesar de ello, el precio objetivo que establecen para los títulos del banco siguen estando por encima del consenso de mercado, en los 4,35 y 4,44 euros.

Relacionados