domingo, 02 octubre 2022

Telefónica: ¿ha tocado techo o todavía hay potencial alcista?

La teleco española está de dulce en 2022. Las acciones de Telefónica acumulan una revalorización del 26% desde enero, continuando con el rally alcista en el que lleva inmersa desde el mes de noviembre del ejercicio anterior. La estrategia de la compañía de reducción de costes y de la deuda mediante la venta de activos y la reducción de plantilla es una de las grandes bazas que lleva jugando en los últimos tiempos para llevar la cotización de la empresa a niveles de 2016, cuando sus títulos tenían un valor por encima de los 9 euros.

Sin duda es uno de los grandes objetivos de José María Álvarez-Pallete, el de recuperar el precio de la acción al nivel en el que se situaba cuando el dirigente situó al frente de la compañía. Telefónica mantiene la tendencia alcista desde enero, habiendo tocado máximos anuales al borde de los 5 euros por acción. A pesar de la corrección de las tres últimas sesiones, los analistas confían en el buen rumbo de la compañía y son optimistas con su cotización.

«El mercado ha tendido durante años a fijarse en el endeudamiento de Telefónica, pero lo cierto es que en los últimos cuatro ejercicios lo ha venido reduciendo de forma sistemática y la cotización, para nada había reflejado ese proceso«, explica a Inversión.es Antonio Castelo, analista de iBroker. Algo que también se observa en los resultados correspondientes a 2021, que marcan este proceso de reducción de endeudamiento, márgenes y mejora de resultados.

¿HA TOCADO TECHO O HAY RECORRIDO ALCISTA?

Un factor importante en este proceso es la consolidación del sector a través de las fusiones como la protagonizada entre Más Móvil y Orange, contexto que según los expertos destensará la competencia feroz en el mercado de las telecomunicaciones. En este sentido, Castelo asegura que las expectativas para el 2022 son mucho más positivas, «pero todo esto parece haber llamado menos la atención que los efectos que puede tener el proceso de consolidación que se está produciendo en el sector, tanto a nivel europeo como en España».

En opinión del analista, esto relajará la competencia en el sector y «permitirá mejorar márgenes a Telefónica al ser liberada de los requisitos que hasta ahora tiene como operador dominante del mercado español«. Son factores positivos para la compañía, que ha superado expectativas en los casi cuatro meses que han transcurrido este año y prácticamente ha agotado el margen que el consenso de mercado le daba para el presente ejercicio, en los 4,8 euros por acción. De las 34 firmas que forman el consenso de mercado recogido por Bloomberg, 13 aconsejan comprar los títulos de Telefónica y 17 recomiendan mantener el valor en cartera, mientras que son 4 las que optan por el consejo de venta.

A pesar de ello, «lo cierto es que en los últimos días estamos viendo numerosas revisiones de su precio objetivo, que llevan a éste por encima de los 6 euros por acción, lo que supondría un upside adicional de otro 20%», destaca el analista. Es el caso de firmas como GVC Gaesco Valores, que fija el precio objetivo en los 6 euros por acción, e incluso más optimistas como Alphavalue que dan potencial a la teleco para llegar a los 6,47 euros. Otras casas de análisis como Morningstar, Santander y JB Capital Markets han revisado sus recomendaciones en las últimas semanas y sitúan el precio objetivo de sus acciones por encima de los 5,5 euros.

VIENTOS DE COLA EN LOS MERCADOS INTERNACIONALES

«En general, el grupo mantiene su apuesta por el crecimiento en la división de tecnología, que le va a permitir también conseguir mayor rentabilidad. La generación de flujo de caja libre es cada vez más sólida y la retribución al accionista es también muy atractiva, tanto vía dividendo en efectivo como vía recompra de acciones», señala el analista de iBroker. Aunque en este último punto, desde Credit Suisse ve posible que Telefónica recorte su dividendo a 0,25 euros en los próximos ejercicios. El banco suizo ha elevado un 30% el potencial que le da a la teleco, aunque estima que caerán sus ingresos y mejorarán en los dos próximos años.

En cuanto al resto de mercados internacionales en los que opera, la solidez de su presencia en territorios como Alemania, Reino Unido y Brasil mantienen una tendencia positiva. «En Alemania, sigue creciendo con fuerza en telefonía móvil, mientras que en telefonía oferta a sus clientes alternativas con mayor valor añadido. La red de fibra mejora en Reino Unido lo que le va a permitir fortalecer la oferta y competir de tú a tú con sus concurrentes en ese mercado», explica Castelo.

Por parte de Brasil, la reciente compra de activos móviles en a Oi por, que se había anunciado a finales de 2020, es una oportunidad para impulsarse en el Ibex 35. «Permite consolidar su posición de liderazgo en telefonía móvil y continúa el desarrollo de fibra, con los mismos efectos que en otros mercados de conseguir mayor valor añadido. Además al buen desempeño de la operación acompaña una apreciación del 20% del real brasileño en lo que va de año, lo que tendrá un impacto positivo en las cuentas de Telefónica después de años de depreciación de la divisa brasileña».

REFUERZO DE LIDERAZGO EN BRASIL

A través de esta operación, el negocio de Telefónica en Brasil adquiere activos por valor de 5.373 reales brasileños, unos 1.063 millones de euros, de los cuales ya ha desembolsado 966 millones. En opinión de Bankinter, la compra reduce la competencia en el mercado brasileño de cuatro a tres competidores y «aporta sinergias porque Oi opera en zonas donde Telefónica tiene menor presencia». Un contexto que «podría facilitar cierta mejora de márgenes y ganancia de cuota en un mercado estratégico para el grupo».

Se trata de una operación a través de la cual la teleco consigue acceso a 12,5 millones de nuevos clientes, frecuencias y activos de red para poder reducir futuras necesidades de inversión y «obtener sinergias de costes en este espectro, en red y comerciales«. En opinión de los analistas de la entidad, la noticia muestra un entorno de mercado más favorable y pacificado para el sector, donde se vislumbra un aumento en la consolidación y moderación de la competencia.

También desde Renta 4 ven en esta operación una noticia positiva para Telefónica. Los expertos del banco destacan la apreciación de algunas divisas latinoamericanas como el real brasileño, como principal catalizador. Además, señalan la vuelta al dividendo en efectivo con una rentabilidad del 6,1% «en un momento en el que el mercado es más propicio hacia compañías con múltiplos moderados y elevada rentabilidad por dividendo«.

Por todo ello, Renta 4 valora favorablemente el cierre de la operación tras haber recibido la aprobación de las autoridades de competencia brasileñas. «Nos parece una operación atractiva para Telefónica ya que le permite reforzar su liderazgo en Brasil, uno de los 4 países principales para el grupo (Ingresos 18% y EBITDA 14% de Telefónica en 2021), siendo uno de los mercados en los que se presentan buenas oportunidades de crecimiento», asegura la entidad. La firma sitúa el precio objetivo en los 5,1 euros y aconseja sobreponderar el valor.

Relacionados