sábado, 26 noviembre 2022

Los accionistas de Repsol tiemblan mientras Goldman Sachs le apoya

Tan sólo cinco días quedan para el cierre del mes y la estructura del marco mensual de las acciones de Repsol le pone los pelos de punta a los accionistas. El futuro de las acciones de Repsol pende del cierre de la vela en gráfico mensual, así como lo venimos anunciando desde marzo. Si bien es cierto que las acciones de la compañía petrolera se incrementaron gracias a la bonanza en el precio del petróleo, también es cierto que la nueva ola de contagios en China está generando pánico en los mercados con lo cual las materias primas y directamente el petróleo, pueden presentar futuras caídas en la demanda del producto como consecuencia de medidas que adoptan los gobiernos para frenar los contagios lo cual automáticamente reduce la demanda del producto.

De esta forma, las acciones de Repsol podrían generar un movimiento consistente a la baja aun estando en contra del apoyo de Goldman Sachs, quien en días pasados fijó un precio objetivo de 18 euros por acción para la compañía. Está claro que Goldman Sachs prevé un importante crecimiento en las acciones que estaría atado a la exposición que Repsol tiene frente al gas natural en Estados Unidos. 

Desde el pasado 19 de abril, Repsol han perdido cerca del -8,91% presionado no sólo por las condiciones provenientes de Shanghái, también por la mala interpretación sobre el Real Decreto Ley 6/2022 sobre el nuevo sistema de financiación del bono social, el cual ha sido promovido por Teresa Ribera y que en especial, ataca a las compañías comercializadoras independientes de energía específicamente a las renovables más que a las grandes productoras. 

REPSOL SE ACERCA A LOS 12,28 EUROS

Este movimiento ha producido un retroceso en el precio de la acción de la empresa que lo llevó a encontrarse cerca del siguiente soporte registrado del 3 al 9 de marzo en inmediaciones de 12,28 euros desde donde el precio podría generar el apoyo necesario para sacarlo del canal bajista macro mensual que la acción trae en desarrollo desde 2007.

Imagen 1 13 Inversion.es

Es por esta razón que, desde el punto de vista técnico se presenta una fuerte presión a la baja en las acciones de Repsol de manera tal que, cerrando en gráfico mensual por debajo del nivel superior del canal bajista y al mismo tiempo, por debajo de la resistencia macro mensual que ubicamos en marzo de 2009, en junio de 2012 y la más cercana, en agosto de 2019 en inmediaciones de 12,1 euros, confirmaría su potencial movimiento abrupto a la baja el cual podría ir a un primer objetivo en inmediaciones de 8,8 euros y en segunda instancia, al nivel inferior del canal bajista lo cual podría colocar el precio en niveles mínimos históricos abajo de los 2 euros por acción. Debemos tener presente que el índice de fuerza relativa se encuentra en niveles extremos de sobrecompra lo cual indica una alta probabilidad de retroceso.

De otra forma, si la apertura de la próxima vela de gráfico mensual se ubica por encima de los 13,6 euros, confirmaría su continuación alcista en busca de los 16,6 euros inicialmente donde confluye con la media móvil exponencial de 250 periodos e incluso los 18 euros que propone Goldman Sachs.

Relacionados