domingo, 03 julio 2022

Audax, ¿la nueva Abengoa?: los bajistas no sueltan la presa

Audax está en problemas en cuanto al terreno bursátil se refiere. Su dibujo es similar al de una montaña rusa desde 2018, cuando las renovables dieron el salto de calidad y se impusieron las normas verdes en Bruselas, y en el mercado ya se la compara con Abengoa, el gigante de las renovables quebrada el pasado año tras largos años de batallas con los inversores.

En Audax, comandada por José Elías, quedan ya lejos los máximos históricos de la crisis de 2008, con las renovables recibiendo subvenciones directas y una rentabilidad a cargo de todos los consumidores. Un sistema que terminó con el estallido de la crisis de la deuda, sin la inyección directa no había incentivo para invertir.

El precio de las acciones se sitúan prácticamente a la mitad respecto a los máximos de 2018, para situarse en los 1,15 euros por título. Desde junio de aquel año no ha vuelto a ver niveles similares, mientras los mínimos cada vez son menores. De hecho, hay que remontarse a marzo de aquel año para visualizar las cotas actuales, un preludio a parecerse más a Abengoa que a una resurrección en el valor.

LOS INDICADORES DE AUDAX DAN VENTA PESE A ESTAR EN NIVELES DE 2018

Todos los indicadores del valor muestran una clara “venta”. El de las medias móviles de 50 y 200 sesiones se sitúa incluso con una clara tendencia bajista. Ni por ‘momentum’ Audax es compra. Todo ello, con un feroz ataque bajista desde hace meses y que no tiene visos de acabarse pronto. Los fondos mantienen sus posiciones en el último mes a la espera de renovadas caídas y a tenor de la tendencia, podrían incluso incrementarlas.

La caída acumulada en Audax desde enero alcanza el 13%, pero ha podido ser peor. El valor llegó a poner en riesgo el euro por acción a principios de marzo, con los precios altos de la electricidad. A raíz de la recuperación bursátil en aquellos días, Audax recuperó niveles e incluso llegó a ser rentable en lo que va de año. Todo fue un espejismo. Desde los 1,4 euros por título registrados en marzo, la caída ha sido igualmente pronunciada, aunque ha tardado más tiempo. El valor testea los niveles recuperados entonces para conocer sus soportes, y aún sigue sin encontrarlos.

LOS BAJISTAS MANTIENEN LA PRESIÓN SOBRE AUDAX

La pérdida de los 1,15 podría significar la vuelta a esos mínimos de marzo y si nadie lo remedia, una ruptura del euro dejaría el gráfico en un aspecto tétrico para el inversor. “La señal de compra en el valor se encuentra en los bajistas”, señalan fuentes del mercado a INVERSIÓN. Si éstos venden las acciones y reducen su posición es que hay un posible suelo en el mercado.

Por el momento, tan sólo Linden Advisors ha reducido su posición en la compañía de renovables, aunque de forma muy tímida. Tan sólo se ha desprendido del 0,02% en el último mes. DE Shaw, por su parte, mantiene su 1% en Audax, mientras Polar Asset Management alcanza el 0,69%.

Citadel, el más agresivo de este cuarteto, sostiene a la baja una inversión del 3,74% desde inicios de marzo de este año, sacando una gran tajada a Elías de casi el 20% por título.

ELÍAS NO LOGRA AHUYENTAR A LOS BAJISTAS

Para tratar de aliviar la presión bajista, Elías ha comprado acciones propias de la compañía para sostener los precios. Lo hizo en octubre de 2021, a un precio de 1,39 euros, pero fue completamente insuficiente ante un cuarteto de hedge funds dispuestos a exprimir la compañía. Las posiciones bajistas alcanzan el 6,52%, un punto más respecto a octubre del pasado año, con un valor de más de 33 millones de euros.

La compañía presidida por José Elías es así una presa fácil para estos fondos oportunistas que tratan de sacar rédito con las caídas en el precio de las acciones. En septiembre fue la empresa con mayor número de fondos apostando contra el valor de la compañía y en octubre se inició una tímida retirada. Sin embargo, tan sólo era una tregua. El frenesí de Citadel se produce en plena incorporación de los dueños de Mayoral al accionariado. La presión bajista ha situado la acción en los 1,15 euros.

GOLDMAN SACHS, EL ÚLTIMO EN MOVERSE

De los accionistas de referencia, tan sólo Goldman Sachs ha plegado velas. Lo hizo en octubre para bajar su exposición al 3,598% frente a más del 4% que llegó a tener anteriormente.

Los fondos bajistas han apostado por las caídas en Audax desde finales de noviembre de 2020. D. E. Shaw y Polar Asset Management Partners lo hicieron el mismo día 19 de ese mes con un 0,56% y un 1,18%. Linden Advisors tardó dos meses más en entrar a la baja en el valor, con el 0,91, mientras que Citadel, el más agresivo de todos, lo hizo en junio con el 2,29%. El último en llegar ha obtenido de forma latente las ganancias más sustanciosas.

Relacionados