martes, 28 junio 2022

Microsoft se contagia del ‘boom’ de los videojuegos mientras trata de arreglar el lío con Windows 11

spot_img

El pasado 26 de abril, Microsoft Corporation presentó los resultados para el trimestre finalizado al 31 de marzo del presente año en comparación con el periodo correspondiente del último año fiscal. 

Los ingresos registrados alcanzaron 49,4 billones de dólares correspondientes a un incremento del 18%, la compañía tuvo una utilidad neta de 16,7 billones de dólares, lo que representa un aumento del 8% y, a su vez, 2,22 dólares de ganancia diluida por acción.

De acuerdo con las declaraciones de Amy Hood, vicepresidenta ejecutiva y directora financiera de la compañía, “el compromiso continuo de los clientes con la plataforma en la nube y la sólida ejecución de ventas, impulsaron un crecimiento de las reservas comerciales mejor de lo esperado del 28% y los ingresos de Microsoft Cloud equivalentes a 23,4 billones de dólares se incrementaron el 32% año a año”.

Del total de los ingresos facturados por la compañía, 15,8 billones correspondieron a ingresos en productividad y procesos comerciales entre los que destacan la fuerza de office 365, que se incrementó un 17%; LinkedIn, que creció un 34% y el servicio de software de gestión para empresas Dynamics 365, que creció un 35%.

INTELLIGENT CLOUD, ESENCIAL

Por otro lado, el mayor aporte de los ingresos proviene, como es de costumbre, de los servicios de Intelligent Cloud, alcanzando los 19,1 billones de dólares, creciendo un 26% impulsados principalmente por Azure y otros servicios en la nube. Adicional a esto, la compañía registró 14,5 billones de dólares de ingresos en equipos de computación personal, los cuales incrementaron un 11%. Allí encontramos también a Windows, Xbox, publicidad y noticias.

MICROSOFT ES UN ACTIVO QUE HISTORICAMENTE S EHA REVALORIZADO UN 750%

Es importante destacar que la compañía entregó cerca de 12,4 billones de dólares a sus accionistas a través de recompra de acciones y dividendos en el tercer trimestre del año fiscal 2022, lo que corresponde a un incremento del 25% en retribución al accionista frente al tercer trimestre fiscal de 2021.

Otro de los puntos clave a destacar, hace referencia al especial interés que la compañía ha venido presentando frente al sector de los videojuegos. Para el primer trimestre de 2022 comenzó con una propuesta equivalente a 68,7 billones de dólares para la compra de Activision Blizzard, la cual se espera se cierre al finalizar el segundo trimestre del año. Recordemos que esta compañía administra famosos videojuegos como Warcraft y Call of Duty entre otros. De esta forma, Microsoft ocupará el tercer podio como empresa de mayor facturación En el sector de los videojuegos por detrás de Sony y Tencent.

LA GUERRA CONDICIONA A MICROSOFT

¿Por qué si los resultados financieros de la compañía son crecientes y siguen generando utilidades para sus accionistas, las acciones, especialmente el día de la entrega de resultados, se cayeron cerca de un 2,78%? Una de las razones hace referencia al componente técnico y la estructura que viene desarrollando desde los máximos históricos alcanzados en noviembre del año pasado cuando registró los 349,6 dólares por acción, un activo que, históricamente se ha revalorizado más del 750%, es apenas normal que presenta retrocesos equivalentes a un 23%, como el caso actual, desde los máximos históricos y como parte de toma de utilidades.

Otro de los aspectos y que más presiona el precio en términos generales, no sólo las acciones de Microsoft, sino del mercado en general es, como ya lo hemos visto, la incursión de Rusia en Ucrania que es sigue empeorando y creando mayores cuellos de botella en la red de suministros y, a la final, generando mayor inflación, sobrecosto en la materia prima y retrasos en producción y entrega.

Sin embargo, un punto a detallar que no acaba de convencer al mercado es lo relacionado a la actualización a Windows 11 que, desde hace más de 6 meses, Microsoft lanzó al mercado y que ni siquiera ha podido actualizar en sus propios ordenadores. La incompatibilidad del software con los equipos actuales, el cual exige un módulo de plataforma segura 2.0. y nuevos procesadores, sigue rechazando la actualización, lo que obliga a toda la compañía seguir ejecutando Windows 10. A pesar de que la compañía afirma tener control de la situación, la mala fama que ha creado este impase genera dudas sobre la continuidad del producto como tal que, traducido a la acción, se evidencia como pánico bursátil.

MICROSOFT MUESTRA LA DIRECTRIZ ALCISTA

Si retomamos el aspecto técnico de la acción de Microsoft, podemos identificar claramente en gráfico de marco semanal una directriz alcista creada posterior a la llegada de la pandemia, la cual, para la semana del 11 de abril, quebró con solidez ubicándose por debajo de la media móvil exponencial de 50 periodos de corto plazo. Al mismo tiempo, si trazamos una extensión de Fibonacci desde los mínimos creados por la pandemia hasta los máximos históricos, identificamos un área de regularidad que confluye con un área de soporte importante en gráfico semanal entre los 215 y 230 dólares por acción.

Esta área significa el nivel en que el precio podría visitar como imán ante una toma de utilidades, y su posterior descanso para retomar el camino alcista histórico. Al mismo tiempo, estaría en concordancia con la media móvil exponencial de 250 periodos, lo cual indicaría que, en el corto plazo las acciones de Microsoft podrían caerse un -25% adicional desde el precio actual hasta los USD$ 215 desde donde, seguramente, buscaremos un punto de giro al alza para ingresar nuevamente en compras. En caso de recuperar la directriz alcista, preferimos esperar confirmaciones de las continuaciones alcistas que técnicamente son débiles en el corto plazo.

Relacionados