sábado, 02 julio 2022

La prudencia impera en BBVA tras sus cuentas

BBVA rompe finalmente al alza la media de las 200 sesiones y supera los huecos dejados a finales de abril tras la presentación de sus resultados. El mercado ha dado por bueno el mejor primer trimestre de la historia de la entidad financiera presidida por Carlos Torres, aunque aún tiene recorrido al alza para alcanzar los máximos anuales, concretamente, un 20%.

Según los analistas consultados por INVERSIÓN, BBVA aún debe superar la zona de máximos dejada el 4 de abril para poder dar luz verde a un cambio de tendencia sostenido en el futuro. De esta forma, debe afianzar primero los 5,32 euros por título. Eso sí, la entidad financiera da “compra” en la mayoría de sus indicadores, aunque algunos de ellos, como el estocástico, muestran niveles de sobrecompra.

La entidad financiera da compra en la mayoría de sus indicadores, pero los niveles no acompañan

Por este motivo, impera la prudencia en el valor. Y es que, un giro drástico le haría perder la media de las 200 sesiones, provocando así una falsa ruptura que desataría los ‘stop loss’, dejando el precio de la acción en una situación delicada.

BBVA SE LA JUEGA ENTRE LA CONSOLIDACIÓN Y LAS CAÍDAS

Pese a la fuerte subida del pasado viernes, la entidad financiera aún pierde un 3,6% desde enero, y se encuentra lejos de los máximos anuales, registrados en el mes de febrero. Técnicamente, la situación es aún “bajista” y no cambiará hasta superar los 5,2 euros por título. El objetivo a corto plazo serían los 5,6 euros, un potencial del 10% siempre y cuando sostenga los niveles descritos.

BBVA, como al resto de entidades financieras, le ha perjudicado la invasión de Rusia a Ucrania. Los clientes de ambos países junto con aquellos con una fuerte exposición a ambas naciones significan un impacto directo, pero “marginal“, según destacó el consejero delegado, Onur Genç. La cantidad destinada a este impacto es de unos 200 millones de euros, prácticamente la mitad es para cubrir el mercado español.

No obstante, existe un impacto indirecto y de mayor envergadura. En este sentido, los cierres de empresas y el impacto en los precios de los productos básicos y esenciales se están dejando notar en las familias. La fuerte subida de la inflación en abril, en el 8,4%, con una inflación sin influencia de los precios energéticos, la subyacente, en el 4,4%, podrían marcar el inicio de un endurecimiento del crédito y por tanto un menor consumo. De hecho, el Euríbor ha vuelto al terreno positivo seis años después, un posible anticipo de un incremento del precio del euro antes de tiempo por parte del Banco Central Europeo.

UNOS MAGNÍFICOS RESULTADOS, SEGÚN BBVA

Con la inflación subyacente al alza, el banco ha comenzado una estrategia defensiva para evitar el deterioro de sus ratios de solvencia. Por esta razón, el BBVA ha elevado las dotaciones, aunque insiste en separar esta nueva crisis con lo ocurrido en la burbuja inmobiliaria. Y es que, a su juicio, tanto los hogares como las empresas han mantenido a raya sus niveles de deuda, no así las instituciones públicas, que han alcanzado nuevos máximos históricos.

Para Genç han sido unos “magníficos” resultados, con incremento de ingresos, mejora de márgenes e indicadores de riesgo. Asimismo, también ha aumentado la eficiencia. Los intereses, por ejemplo, han supuesto 4.158 millones de enero a marzo, un 26,3% por encima de los primeros tres meses del año precedente. Las comisiones netas han supuesto 1.241 millones, un incremento del 14,1%. Con todo, los ingresos recurrentes alcanzaron los 5.399 millones de euros, un 23,3% más que un año antes.

El resultado de operaciones financieras (ROF) aumentó hasta los 580 millones de euros, un 8,7% por encima del mismo periodo del pasado año. Los gastos de explotación, por su parte, crecieron un 8,5% en tasa interanual, hasta 2.415 millones de euros. BBVA indica que este incremento es inferior a la inflación media en los países donde opera, cuya tasa se encuentra en el 10,3%.

MÉXICO Y ESPAÑA, A LA PAR EN BBVA

La ratio de eficiencia se situó en el 40,7%, tras caer 528 puntos básicos con respecto al cierre de 2021. Asimismo, el banco ha registrado una caída de las provisiones; y los los menores saneamientos crediticios han reducido los costes de riesgo del 0,93% al 0,82 a cierre de marzo respecto al cierre de 2021. La morosidad se situó en el 3,9%, con una ratio de cobertura del 76%.

El negocio mexicano terminó los tres primeros meses del año con un beneficio de 777 millones de euros, mientras que en España, BBVA ganó 601 millones de euros. Ambos negocios tienen buenas perspectivas para este año y el que viene gracias a la perspectiva de subidas de tipos de interés. En México ya ha habido varias, mientras que en el caso de España, toca esperar a que el Banco Central Europeo (BCE) se dedica a incrementar los tipos Mientras esto sucede en BBVA explican qué puede suceder y ponen la calculadora en marcha.

La entidad espera dos subidas de tipos por parte del BCE en 2022, “posiblemente en septiembre y otra a final de año”, y cuatro subidas más en 2023. En México, “hemos visto ya una subida de 100 puntos básicos este año. Esperamos una subida de 175 puntos básicos en 2022”, ha afirmado. “Lo más destacado del trimestre, en mi opinión, es que hemos logrado muy buenos números en todos los segmentos y en todos los países”, afirmó. “Hemos logrado un crecimiento incremental y significativo en México y en España”, sostuvo Torres.

Relacionados