lunes, 04 julio 2022

Greenalia, la gallina de los huevos de oro de los García y Castellano

Las familias García y Castellano lanzan una opa de exclusión sobre Greenalia. Entre ambas suman el 86,4% de las acciones de la compañía y ambas se han enriquecido con creces con la compañía desde la salida a Bolsa. En concreto, Greenalia dejará el BME Growth una vez se haga con poco menos del 14% restante que aún cotiza en el mercado. El precio de la opa de exclusión es de 17,5 euros, un 9,3% más respecto al cierre de la sesión del lunes. En la jornada de este martes, las acciones se han situado prácticamente en el precio de la oferta, al situarse en los 17,4 euros.

Tanto los García como los Castellano han convertido la empresa gallega en su gallina de los huevos de oro en apenas cinco años de cotización. Y es que, en su debut bursátil, la empresa capitalizó tan sólo 43 millones. Las ampliaciones de capital, las subastas de renovables, los parques de renovables y la central de biomasa han sido los hitos de la compañía durante su cotización. No obstante, cuenta con un total de 14 años de historia.

GREENALIA, DE DESLIZAR EL SALTO AL CONTINUO A SALIR DE LA BOLSA

No pocos accionistas, analistas e inversores esperaban el salto de Greenalia al Mercado Continuo. De hecho, era el paso natural y tan sólo les separaba poco más de cien millones de euros. Y es que, una compañía cuya capitalización supera los 500 millones está en condiciones de jugar en ligas más grandes.

Manuel García y José María Castellano son los máximos accionistas de Greenalia, controlada a través de Smarttia Spain S.L.U y Alazady España, SL, que poseen el 81,2134% y el 5,1870%, respectivamente. Toda la cúpula de Greenalia está conformada por familiares de ambos.

La compañía ha dado el plazo hasta el 1 de junio para aceptar la opa de exclusión. La prima es del 23,4% si se tiene en cuenta el valor medio de las acciones de los últimos tres meses, aunque es un 11,6% inferior a los máximos históricos alcanzados en febrero del pasado año. Además, la oferta de exclusión no está sujeta a condiciones, aunque sí es necesaria la aprobación por la Junta de Accionistas, que se convertirá en un mero trámite.

PABLO GARCÍA PARDO, DE TRABAJAR MUY JOVEN A SER UNA DE LAS GRANDES FORTUNAS

José María Castellanos llegó al cargo de presidente hace apenas unos meses, mientras en el consejo se sientan Manuel García, Pablo Castellano y Antonio Fernández-Montells. También tienen su sillón Beatriz Mato y Antonio Couceiro, como consejera ejecutiva y dominical, respectivamente. Fernández-Montells, director financiero de Greenalia, rubrica el comunicado de la opa. La exclusión de Bolsa se realiza en un momento crítico para las renovables ante los elevados precios del gas y la electricidad. La salida de Greenalia deja huérfano al BME Growth. Y es que, es una de las compañías con mayor capitalización de este mercado, tan sólo superada por Proeduca y EiDF, junto con las socimis, que mantienen su vigor en el mercado.

Pero quiénes son realmente Manuel García y los Castellano. A sus 44 años, García es una de las fortunas más importantes de España. Ocupa el puesto de 185 de los más ricos, con un patrimonio prácticamente invertido en Bolsa. Su patrimonio alcanza los 250 millones, según datos de Forbes, aunque con la valoración de su paquete de Greenalia, García Pardo ha incrementado su riqueza en 50 millones, hasta alcanzar los 300 millones, valoración actual de su paquete en la compañía.

GREENALIA ESQUIVA LA PRESENTACIÓN DE SU PLAN ESTRATÉGICO

El máximo accionista comenzó a trabajar en la empresa de su padre nada más terminar el último curso de COU -actualmente bachiller-. Su negocio se centró en la fabricación de celulosa, energía eléctrica y la biomasa con pellets. Poco después, fundó Renova, su negocio de renovables y germen de Greenalia. Entre sus proyectos más recientes está la puesta en marcha de la planta de generación eléctrica con biomasa forestal más grande del sur de Europa, en Curtis-Teixeiro; y los parques eólicos de Miñón, Alto da Croa y Monte Tourado. El año pasado entró en Estados Unidos y compró un compañía de renovables para iniciar un parque fotovoltaico en Texas.

Todo ello, antes de presentar el nuevo plan estratégico de la compañía. Por el momento, tenía 50 MW de la planta de Curtis y otros 75 MW en los cinco parques eólicos. Sin embargo, la eólica no está teniendo el éxito cosechado de la fotovoltaica. De cara al 2023, el objetivo de García Pardo era alcanzar los 100 millones con proyectos en operación o construcción, con la finalidad de alcanzar un 1 GW de potencia. Sin embargo, sólo con España no se iba a poder conseguir y corrían el riesgo de fallar a su inversor.

GREENALIA ESPERABA A LAS MEDIDAS REGULATORIAS

Asimismo, ha tenido que lidiar con la caducidad de los permisos de los puntos de acceso en Galicia, que le hubiera supuesto volver a la línea de salida. Hace tan sólo cinco meses, Manuel García Pardo habló de dar el salto al Mercado Continuo, pero no fijó fecha alguna en ninguna de sus entrevistas. Para ese plan contrató a Lazard, con quien preparó la sociedad si se diera el caso. No obstante, dejó clara la intención de cotizar en la segunda división de Bolsa española cuando las cifras de Ebitda lo avalaran.

García Pardo tenía que presentar este mismo año su nuevo plan estratégico para los próximos cuatro años. El objetivo era ambicioso, con una potencia de 4 GW. “Lo presentaremos en cuanto tengamos claras las medidas del Gobierno respecto a los puntos de acceso y conexión”, aseguró en una entrevista con El Economista. Asimismo, esperaba también los anuncios de la Administración de Joe Biden para elaborarlo finalmente. Todo ello ha quedado por ahora para sí, sin conocer los accionistas si Greenalia podría dar aún más alegrías.

JOSÉ MARÍA CASTELLANO, OMNIPRESENTE

Alazady España, por su parte, está está representada por Pablo Castellano. Desde 2015 es el presidente del family office Nakadama, de José María Castellano, exvicepresidente y exconsejero delegado de Inditex, pero también de Ono y NovaGalicia Banco. También ha ocupado la vicepresidencia de La Voz de Galicia. La matriz de Zara le debe a Castellano gran parte del valor social y empresarial que tiene actualmente. Su buena mano para los negocios facilitó el salto de empresa textil a multinacional.

De hecho, los vínculos personales de Castellano con Amancio Ortega se han mantenido más allá de Inditex. Con Josefa Ortega, hermana del fundador de la textil, hizo migas para invertir a partes iguales en la inmobiliaria Artinver. El 50% de esta participación se encuentra en Alazady España, la misma que ostenta más del 5% de Greenalia. El dinero de José María Castellano creció con la salida a Bolsa de Inditex.

Relacionados