lunes, 04 julio 2022

Santander: excesivo castigo para el valor con más potencial de la banca

La entidad que dirige Ana Patricia Botín es la segunda que más cae del sector en lo que va de año y, sin embargo, cuenta con el mayor apoyo por parte de las firmas de análisis que siguen la evolución de la compañía. Tras la presentación de resultados, en los que Banco Santander reflejó una ganancia de 2.543 millones de euros, diferentes entidades han vuelto a reiterar su consejo de compra y han mostrado su apoyo al potencial que ven en las acciones de la compañía para los próximos meses.

Desde enero los títulos del banco de la familia Botín acumulan pérdidas superiores al 4%, provocadas especialmente en el mes de abril, solo superado por BBVA, que desciende más de un 6,7% en el Ibex 35. Se trata de un castigo que algunos analistas ven excesivo, más aún después de las cifras trimestrales reflejadas por el banco. De hecho, el consenso de mercado recogido por Bloomberg otorga un potencial alcista del 45,2% para la cotizada española en los próximos doce meses, el mayor para cualquier banco de la bolsa española.

En este sentido, firmas de análisis como Renta 4, han valorado positivamente los resultados de Santander y aconsejan sobreponderar sobre el valor, otorgando un precio objetivo de 3,9 euros por acción. La entidad cree que las dudas sobre la evolución de su negocio en Brasil, la falta de visibilidad del mantenimiento de unos niveles de provisiones similares a los vistos en el primer trimestre para el resto del año, y una evolución de los costes de explotación incierta “están llevando al valor a caer en mercado”.

¿SANTANDER A 4 EUROS?

Sin embargo, aseguran que “el castigo que está sufriendo el valor no es justificable y vemos las caídas más como una oportunidad de compra”. Otras firmas como JP Morgan son algo más conservadoras respecto a su consejo de compra y prefieren recomendar mantener el valor en cartera. El banco de inversión estadounidense también fija el precio objetivo de Banco Santander en los 3,9 euros y hace una valoración favorable, destacando “el alcance geográfico de Santander que proporciona diversificación de los beneficios, y ofrece una rentabilidad superior a la media de los bancos europeos”.

Por el lado negativo, los expertos de JP Morgan destacan “la posición de capital como un viento en contra para el banco, con un FL CET1 (ratio de solvencia financiera) del 12,05% en el primer trimestre ajustado por operaciones corporativas con impactos regulatorios adicionales en 2022 y potenciales impactos de Basilea 4 y una potencial oferta por Banamex de Citi, pesando en el capital aún más en a corto y medio plazo”.

Asimismo, Barclays considera que Santander está cotizando con descuento respecto a sus homólogos europeos con un PER (ratio precio beneficio) de 6,4 veces, situándose como el banco más barato del Ibex 35 haciendo de sus acciones una oportunidad atractiva para comprar. Pero estas entidades no son las únicas en proyectar un gran potencial para la entidad de la familia Botín, sino que las proyecciones que la mayoría de los analistas hacen sobre el banco reflejan un rally alcista para los próximos meses que pueda impulsar sus títulos hasta los 4 euros, frente a los 2,8 euros en los que cotiza actualmente.

En este sentido, el consenso de mercado recogido por Bloomberg es optimista con las acciones de la compañía, a las que otorgan un precio objetivo de 4,05 euros. Tal es la confianza en el valor que, en total, 21 de las firmas de análisis que siguen a Banco Santander recomiendan comprar sus acciones y 8 de ellas aconsejan mantener el valor en cartera. Solo una se decanta por vender sus títulos. Entre las más optimistas se encuentran HSBC y CaixaBank, fijando su precio objetivo en los 4,3 euros por acción.

ANA BOTÍN CONFÍA EN SUS ACCIONES

De hecho, la fe en la remontada de Banco Santander también viene dada por parte de la propia presidenta del grupo, que ha realizado varias compras de acciones en los últimos días. De esta manera, Ana Botín ha comprado en el mercado hasta 1,03 millones de acciones de la entidad a un precio medio de 2,83 euros. Se trata de operaciones a través de las cuales ha realizado un desembolso de casi 3 millones de euros en los últimos días.

Son compras con las que la presidenta de Banco Santander sale una vez más en defensa de la acción de su banco, que ha cerrado la sesión de este martes con una subida del 3% tras cerrar el lunes con pérdidas del 2,7%. Pero no es una operación aislada, sino que desde el año 2015, Botín ha ido adquirido acciones del banco hasta realizar una inversión total de 45,33 millones de euros, comprando 12,6 millones de títulos. Lo que ha hecho colocarse como titular de 32 millones de acciones de la compañía, tanto de forma directa como indirecta.

Por el momento, y aunque cuentan con el apoyo de la mayor parte de analistas, los títulos de Banco Santander no han despegado. Los expertos creen que es uno de los bancos mejores posicionados a nivel europeo para ofrecer buenas rentabilidades lo largo del 2022. Sin embargo, también existen riesgos como el aumento de la inflación en mercados como Brasil y México, ya que la pérdida de calidad de sus activos en el mercado brasileño y la compra de Banamex podrían suponer un riesgo para la solvencia financiera y para su cotización a largo plazo, según los analistas.

Relacionados