sábado, 03 diciembre 2022

¿Fin de fiesta en Telefónica?

Telefónica se ha erigido como uno de los mejores valores que componen el Eurostoxx 600. La subida del 20% desde el inicio del año y del 26% desde los mínimos del pasado año muestran un claro cambio en el sector de las telecomunicaciones en España. Pero, ¿hay posibilidad de que prosiga las subidas? Los grandes bancos de inversión y la agencia de análisis Berenberg consideran que apenas queda recorrido en la acción, al menos a corto plazo. No obstante, la firma alemana apunta que hay que «mantener» las acciones.

La operadora presidida por José María Álvarez-Pallete prosigue con la diversificación, especialmente en el campo del 5G, como ha hecho al adquirir BE-Terna, el proveedor líder de Microsoft en Europa y dedicada a prestar servicios en la nube. Con esta compra, «el área tecnológica y ciberseguridad de Telefónica se ve reforzada con la incorporación de este grupo a la transformación digital», ha indicado Diego Morín, analista de IG Markets, a preguntas de INVERSIÓN.

LUZ AL FINAL DEL TÚNEL PARA TELEFÓNICA

Respecto a las subidas desde enero, Morín ha explicado que el sector de las telecomunicaciones «comienza a ver la luz al final del túnel tras años complicados». A su juicio, la inflación desbocada ha generado «cierta rotación de los inversores hacia valores defensivos, como es el caso de Telefónica». También se ha visto beneficiada con las pasadas fusiones en el sector español debido a la menor competencia e incrementando así la rentabilidad.

Con todo, Telefónica ha retrocedido y ha testeado el nivel de los 4,6 euros, un soporte clave tras la anulación del pullback -figura de vuelta- realizado la pasada semana. Sin embargo, para mantener el optimismo es crucial mantener los 4,4 euros por título. Telefónica está a tan sólo un 5% de caída de esta cota. Por ahora, los 5 euros, que coinciden con los máximos anuales, están aún lejos.

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica

De hecho, el escenario más probable es una caída al no haber un mayor potencial alcista en la acción de Telefónica. Berenberg ha situado el precio objetivo en los 4,6 euros, un 7% por encima de los 4,3 euros anteriores. Para Morín, Telefónica «sería una opción ahora mismo de mantener en cartera para aquellos inversores que la posean, aunque tampoco hay que desviar la atención de su exposición a Brasil y la volatilidad en el real brasileño».

TELEFÓNICA REPLICA LA CORRELACIÓN DEL REAL BRASILEÑO FRENTE AL EURO

Para la firma de análisis alemana, gran parte del recorrido alcista de Telefónica se ha producido por el tipo de cambio euro-real brasileño. «Esta correlación dificulta llamar el precio de la acción en factores específicos de telecomunicaciones«, ha indicado. Por este motivo, ha recomendado «mantener» las acciones.

Telefónica replica así la correlación entre la divisa suramericana y el euro, pero ya no está justificado. Berenberg ha indicado en el pasado cómo ha afectado este desequilibrio en los tipos de cambio entre la deuda de Telefónica y los flujos de efectivo operativos, que han convertido el precio de las acciones en una apuesta por el real brasileño y otras monedas de Latinoamérica frente al euro. «El mercado no parece haberse percatado de esta correlación fuerte y se mantiene intacta a día de hoy», ha sostenido.

El primer trimestre de Telefónica será el peor del año

Por otro lado, ha incidido en el problema de los márgenes en España, aunque las tendencias interanuales se recuperan después del primer trimestre, según muestra la firma. Por el momento, «las expectativas de consenso para las operaciones españolas de Telefónica han disminuido significativamente en los últimos años». Todo ello, a pesar de que las provisiones por la reestructuración de la plantilla, con un valor de 3.000 millones de euros, en el tercer trimestre de 2019 y en la última parte del pasado año. Según sus cálculos, el ahorro de Telefónica anual se acerca a lo 450 millones de euros.

EL 12 DE MAYO, LA PRUEBA DE FUEGO PARA TELEFÓNICA

La operadora no es ajena a los altos precios de la energía y a la caída de ingresos debido a la competencia. Por esta razón, el resultado operativo (OIBDA) se encuentra bajo presión. «Solo una parte del primer trimestre se beneficiará de la reestructuración de empleados más reciente, mientras que Telefónica también incurrirá en una reducción de los costes por los derechos de La Liga TV a partir del tercer trimestre». En este sentido, espera que el primer trimestre «represente el peor trimestre del año para las tendencias del OIBDA español».

El próximo 12 de mayo, Telefónica desnuda sus cuentas ante los inversores. La atención se centrará en su actividad en España, como ocurre siempre. Las previsiones apuntan a un mantenimiento de los ingresos, frente a un retroceso del 0,7% del consenso del mercado.

Sin embargo, debido al deterioro de la combinación de ingresos y los altos costos de la energía, «esperamos una caída del OIBDA del 5,8%, mayor de la estimada por el consenso de analistas, que apuntan a un retroceso del 5,1%. También cree que Telefónica reitere su guía para todo el grupo para 2022 de «crecimiento de un solo dígito bajo» en ingresos y OIBDA. Por otro lado, apunta que Telefónica cotiza con un PER moderado, de unas 15 veces, frente a las 18 del sector.

Relacionados