martes, 17 mayo 2022

¿’Hub’ panameño? Luces y sombras del último asentamiento del bitcoin

El bitcoin continúa encumbrando el universo de las criptomonedas. Desde hace tiempo, el que es el activo digital más valioso en la actualidad se ha colado en las economías nacionales. La vigencia del bitcoin trasciende de ser únicamente un activo de inversión. Varios países ven a la criptodivisa como una manera de digitalizar la economía nacional por completo. Una tarea osada y dificultosa a partes iguales, pero a la que poco a poco más estados se van a suscribir. Y es que el avance del bitcoin es imparable.

Panamá ha sido el último en incluir al bitcoin en su economía. El pasado 28 de abril la Asamblea Nacional del país centroamericano aprobó la legislación que regula al bitcoin y otras criptomonedas como medio de pago en Panamá. En este caso, el país presidido por Laurentino Cortizo no adhiere al bit como moneda de curso legal como hiciese El Salvador en septiembre del pasado año. Panamá explica que las criptomonedas se podrán usar como medio de pago siempre y cuando las partes implicadas estén de acuerdo. Al contrario que en El Salvador, en el que el bitcoin parece más una imposición que una opción, los panameños no están obligados a utilizar las criptos si no quieren. 

PANAMÁ DIGITALIZA SU ECONOMÍA

En este punto, la entrada de las criptomonedas a la economía del país supone un punto de inflexión. Y es que la digitalización entra de lleno en el país americano. Es evidente que estos activos agilizan mucho más las transacciones. Por otro lado, a nivel reputacional afianza la posición de Panamá en la economía global. Son pocos los países que han adoptado medidas de este calibre en materia de critpomonerdas. Seguidamente, puede ser un punto de atracción para empresas e inversores. 

«En el caso de Panamá no es moneda de curso legal, lo que cual a mí me parece que va más al hilo de la filosofía del bitcoin que en el caso de El Salvador»

Javier Castro-Acuña, business controller de Bitnovo

El bitcoin se ha convertido en uno de los activos más codiciados de los últimos años. Es por ello por lo que se ha colado en la cartera de millones de inversores. En la misma línea, hay cientos de empresas dedicadas al sector que pueden ver a Panamá como una especia de ‘hub’ tecnológico. Con esta medida, no sería extraño ver como varios inversores y compañías migran hacia el país centroamericano. 

Atendiendo a la ley que ya han llevado a cabo los políticos panameños, a priori parece una operación interesante. Javier Castro-Acuña, business controller de Bitnovo comenta que esa operación puede traducirse como «más pasos hacia el incremento de la adopción». «En el caso de Panamá no es moneda de curso legal, lo que cual a mí me parece que va más al hilo de la filosofía del bitcoin que en el caso de El Salvador», explica Javier. 

EL SALVADOR, UN MAL EJEMPLO 

Habiendo pasado unos días desde que la Asamblea Nacional panameña diese luz verde a esta ley, se han sucedido varios movimientos en torno al bitcoin. Uno de ellos, que además guarda cierto parecido con el proyecto de Panamá, ha sido la delicada situación económica de El Salvador. Y es que el proyecto del bitcoin no parece que se haya afianzado en el país presidido por Bukele. De hecho, se dice que la entrada de la cripto a la economía de la nación ha perjudicado aún más a El Salvador hasta el punto de que se desconoce si podrán afrontar los 800 millones de dólares que deben abonar a finales del presente año. 

CUBA, REPÚBLICA CENTROAFRICANA, VENEZUELA…SON ALGUNOS PAÍSES INTERESADOS EN ADOPTAR AL BITCOIN

La realidad es que el proyecto de Bukele hizo aguas desde el principio. Los salvadoreños han optado por seguir pagando a través de la moneda local y los medios tradicionales. Además, muchos de los ciudadanos desconocían la utilidad del bitcoin. Panamá no parece que vaya a caer en los mismos errores. Aún ello, El Salvador no es el mejor ejemplo en el que apoyarse. 

LAS ECONOMÍAS ASENTADAS REHUYEN DEL BITCOIN 

Una de las preguntas que afloran es porqué en países con una economía más asentada no introducen al bitcoin como medio de pago. Javier Castro-Acuña expresa que «donde hay mayor adopción por las criptomonedas es donde la gente no tiene acceso a cuentas bancarias, o directamente tiene una moneda endeble, hiperinflación, alta volatilidad…la gente busca alternativas».

Y es que además de Panamá y El Salvador, se habla de que países como Cuba, República Centroafricana, Venezuela…son algunos de los que están en la rampa de salida para incluir al bitcoin a sus respectivas economías. Todos ellos tienen una economía financiera endeble, y están desbancarizados. Además, coincide que amasan una deuda pública elevada. En el caso de Panamá, la deuda pública asciende hasta los 31.000 millones de euros, y han avanzado que podría superar los 41.000 millones de euros a finales de 2022. 

PANAMÁ PUEDE ACABAR EL AÑO CON UNA DEUDA PÚBLICA SUPERIOR A LOS 41.000 MILLONES DE EUROS

Atendiendo a esto, ¿el bitcoin podría mejorar la economía panameña? Javier Castro-Acuña considera que sí. «Depende de sí Panamá decide tener parte de sus reservas en bitcoin. Si el bit se aprecia a futuro, obviamente la economía del país mejorará», explica el business controller de Bitnovo.

POSIBLES BENEFICIOS QUE DA EL BITCOIN 

Atendiendo a las características de la operación, parece que Panamá, lejos de querer aliviar su delicada situación financiera de forma inmediata, busca ser un nuevo paraíso criptográfico. Panamá quiere ser un punto neurálgico del bitcoin, un atractivo de cara a inversores y empresas del sector. La realidad es que puede ser una apuesta interesante desde el punto de vista de que el mercado de las criptomonedas va a más y cada vez hay más interesados. Pese a ello, el control monetario es esencial y Panamá deberá atender a ello. Tras esto, y de salir bien, puede que esta medida ayude a potenciar la economía del país. 

Lo único cierto es que el bitcoin ya se ha colado en la economía de otra nación. Este proyecto esclarece el peso que tiene las criptomonedas en la economía global y la importancia que varias naciones le otorgan. Pese a que hoy por hoy son aquellos países con una economía más frágil lo más interesados en incluir la cripto, el avance de estas es innegable. Está por ver si el bitcoin y el resto de los activos electrónicos tambalean la economía de Panamá. Hoy por hoy, hay varias incógnitas que con el tiempo se irán resolviendo. 

Relacionados