lunes, 04 julio 2022

Siemens Energy: “La situación en Gamesa es más difícil de lo que esperábamos”

Los malos resultados de Gamesa y las previsiones negativas a corto y medio plazo para la renovable están siendo un quebradero de cabeza para su matriz alemana. Siemens Energy está sufriendo, tanto en sus cuentas como en su cotización, los continuos problemas que llegan desde la filial eólica española. De hecho, el consejero delegado del grupo alemán, Christian Bruch, ha reconocido que la situación en la renovable “es más difícil de lo que esperábamos” en la llamada con analistas del miércoles para informar de los resultados del segundo trimestre.

Bruch ha querido dejar claro que el problema de Gamesa para el grupo alemán, tal y como informó el CEO de la renovable Jochen Eickholt recientemente, es más abultado de lo que se preveía. El directivo ha asegurado que debido a ello “tomará algún tiempo abordar los problemas”. A pesar de que la parte del negocio perteneciente a Gas and Power continúa ofreciendo un desempeño sólido a la compañía, “no es lo suficientemente bueno para compensar la decepción de Siemens Gamesa”, ha sentenciado el consejero delegado. Es por ello que los resultados de Siemens Energy están por detrás de las expectativas del mercado para el segundo trimestre.

En este sentido, la compañía avisó de que las ventas y los márgenes de 2022 probablemente se encuentren en el extremo inferior de su rango de pronóstico debido al empeoramiento de los problemas en la división de turbinas eólicas de Gamesa. Como ya hemos informado en Inversión.es, la renovable ha cosechado unas malas cifras de ventas, debido principalmente a los problemas en la cadena de suministro (especialmente en China), la inflación y la subida de precios de materias primas como el acero.

UNA “DECEPCIÓN” QUE LASTRA AL GRUPO

Las dificultades por las que está pasando la compañía le están pasando factura en el mercado, acumulando pérdidas cercanas al 40% desde enero, que han atraído la atención de ‘hedge funds’ como ARQ Capital con posiciones en corto dentro de su capital social. Mientras, la dirección sigue tratando de ganarse la confianza inversora apostando por el proyecto a largo plazo. “Siemens Gamesa ha sido una decepción. Creo que este es realmente el punto en el que tenemos que volver a ponerla en equilibrio y estar seguros de que todos estamos trabajando duro para que esto suceda”, comentó Bruch.

Asimismo, el consejero delegado de la matriz alemana ha vuelto a destacar lo que en su momento señaló Eickholt sobre los problemas internos de la eólica. Y es que, la mayor parte del impacto adicional en las cuentas del fabricante de turbinas se debe a los desafíos internos en su división onshore por los retrasos en la plataforma 5.X. La “decepción” de Gamesa está siendo un lastre para el grupo alemán que, sumado a los problemas por las restricciones en China y el impacto de la guerra en Ucrania y las disrupciones en la cadena de suministro, ha visto reducir sus ingresos en el segundo trimestre de su año fiscal.

“En cuanto a los ingresos, los ingresos de Siemens Energy disminuyeron ligeramente, apenas por debajo del 2% comparable. Sin embargo, en Siemens Gamesa los ingresos se redujeron significativamente, por lo que esta cifra se afectó de manera bastante significativa en un 10,5% negativo“, señaló la directora financiera del grupo, María Ferraro.

DESCARTAN LA VENTA DE GAMESA

Siguiendo con la línea marcada por Eickholt, Bruch también ha resaltado su apuesta por el largo plazo en el negocio eólico. Siemens Eenrgy cree que es un mercado con mucho potencial, a pesar de los problemas a corto plazo que ya aseguran estar tratando de solucionar. La mala noticia que destacan los alemanes es que será un proceso largo, que también afecta al precio de la acción. “Sigo creyendo que es una industria que se necesita con urgencia en el futuro para resolver la transición energética y, en este sentido, creo que también habrá mejores tiempos para las acciones porque son realmente productos que el mercado necesita”, ha destacado.

El consejero delegado aseguró que la compañía continúa evaluando posibles pasos estratégicos con respecto Gamesa, de la que Siemens Energy posee el 67%, pero descartó una desinversión en este momento y añadió que seguía convencido de la energía eólica como negocio. Por el contrario, no hubo declaraciones sobre la posibilidad de realizar una opa sobre la filial española adquiriendo el porcentaje restante que no controla la firma alemana.

La confianza en el largo plazo también es compartida por algunos analistas que siguen la evolución de la compañía española. De hecho, recientemente entidades como Bernstein o Deutsche Bank han vuelto a depositar sus buenas previsiones sobre Gamesa, con recomendaciones de compra. Circunstancia que puede entenderse como la esperanza en que la energía eólica despliegue todo su potencial a medio y largo plazo o como que la opa de la matriz haga subir el precio de sus títulos. En cualquier caso, ambas firmas sitúan su precio objetivo por encima de los 20 euros.

Relacionados