lunes, 04 julio 2022

IAG no convence pese al balón de oxígeno

El rebote de IAG en la jornada de este martes no convence a los analistas. Las subidas fueron de más a menos, para cerrar la sesión con avances cercanos al 2,5%, para alcanzar los 1,47 euros por título. Y es que, la aerolínea hispano británica venía de una fuerte presión bajista que le ha hecho retroceder hasta el soporte clave de los 1,4 euros por acción. Desde este nivel, IAG ha iniciado un rebote, pero mantiene intacta su tendencia bajista.

En las jornadas precedentes, la matriz de Vueling e Iberia, entre otras, sucumbía al “miedo” desatado por “los brotes en China”, según ha explicado Diego Morín, analista de IG Markets, a preguntas de INVERSIÓN. Por el momento, el sector mira con un fuerte optimismo el balance del verano, con una demanda al alza pese a la inflación desbocada por el incremento de los precios energéticos. Para luchar contra este enemigo, IAG junto a otras aerolíneas ha dado luz verde a una subida en el precio de los billetes.

IAG está realizando un rebote después de varias sesiones con presión bajista

Hace tres semanas, la propia compañía recortó sus vuelos hasta finales de junio, 30 días más de los previstos en un inicio, debido a las dificultades para encontrar personal por la alta demanda. Y es que, en la Unión Europea se han levantado prácticamente todas las restricciones y las ganas de viajar no las quita ni la inflación galopante. Eso sí, escenario opuesto para IAG y las empresas del sector comenzará en la vuelta del verano. Cuando los consumidores noten los estragos por el incremento exponencial de los precios en sus bolsillos. Y es que, el precio del queroseno, el combustible que utilizan la inmensa mayoría de las aeronaves, no deja de subir.

REBOTE EN IAGE TRAS UNA FUERTE PRESIÓN BAJISTA

Por tanto, este rebote sólo tiene una explicación por el análisis técnico. Para Morín, “IAG está realizando un rebote después de varias sesiones con presión bajista”. Asimismo, ha explicado que los inversores han rechazado la zona de soporte de los 1,4 euros, un nivel clave ya que perderlo significaría volver a los entornos del euro por acción. Además, el mercado ha probado antes esta zona tras la presentación de resultados trimestrales. La aerolínea aminoró sus números rojos entre enero y marzo de este año respecto al mismo periodo del año anterior.

“Por ahora, la demanda ha conseguido imponerse en la jornada a la oferta“, ha sostenido el analista. Sin embargo, IAG aún no está a salvo de nuevas presiones. Hay que “esperar al cierre semanal para ver el alcance del mismo”, ha indicado. Para Morín, el grupo hispano británico “se encuentra en un momento de incertidumbre y castigado por los fondos de inversión, ya que desde los máximos cosechados en marzo de 2021 trae un descenso superior al 42%”. Además, añade que un nuevo y peor escenario sería “perder los mínimos anuales”.

Por el momento, IAG no ha podido consolidar el rebote al no cerrar entre los 1,5 y 1,6 euros por acción. Este último nivel es clave para poder perforar al alza el movimiento lateral en el que lleva encerrada la aerolínea desde semanas. Romperlo con fuerza podría colocar el precio en niveles de 1,8 euros por título y de ahí poner rumbo a la fuerte resistencia de los 2,4 euros por acción.

LA COTA DE LOS 1,6 EUROS, CLAVE PARA IAG

Desde esta cota, el precio podría volver a coger impulso hacia los cinco euros. Sin embargo, por el momento es un escenario improbable ya que necesita la reapertura de China y una calma absoluta en el Este de Europa. “Sería interesante que vuelva al rango lateral de los 1,60 euros, ya que en dicha zona se encuentra mucha confluencia de oferta y demanda, para trasladarse posteriormente hacia los 1,80 euros, coincidiendo con la directriz bajista de medio plazo”, ha sostenido Morín.

Por el momento, los inversores han rechazado un soporte importante y si se consolida el movimiento “sería interesante ver el comportamiento del valor”, ha apuntado.

Ejemplo del optimismo en el sector son los viajes relacionados con los negocios. Se trata de un segmento al alza desde 2021 debido a la necesidad de cerrar acuerdos y ver clientes presencialmente. Travelperk es un ejemplo de ello. A principios de enero, este unicornio catalán, levantó 110 millones de euros para impulsar su expansión y crecimiento inorgánico con compras sobre otras competidoras.

VIENTOS DE COLAS, PERO CON PROBLEMAS DE PERSONAL

Estos vientos de cola, sin embargo, vienen con problemas inesperados. Las colas en los terminales son la tónica en la mayoría de los grandes aeropuertos. En Barcelona, sin ir más lejos, Aena ha tenido que reforzar el servicio ante el caos en las paradas de taxis. Además, las expectativas se han elevado tras el fuerte repunte en Semana Santa. Sin embargo, esta buena noticia debe ir acompañada de un refuerzo del personal de seguridad y control de pasaportes.

El Gobierno se ha negado a incrementar la plantilla de los Policías Nacionales y Guardias Civiles, pese a la petición expresa de las empresas para tratar de agilizar los embarques. Y es que, si hay una vuelta a la normalidad se debe incrementar el gasto de personal en el necesario para evitar percances y colas ya no sólo a las empresas, sino también a los pasajeros. España es uno de los destinos más favorecidos por el clima bélico en el Este de Europa y el cierre en China. Tanto europeos como los extranjeros del otro lado del Atlántico evitan las rutas quedándose en nuestro país. Y aquí, se juega el 30% del PIB tras dos años pésimos.

Relacionados