sábado, 02 julio 2022

Grenergy y Soltec, ¿las próximas novias?: Siemens agita a las renovables

Siemens Engery ha agitado el mercado de las renovables españolas. La compañía alemana estudia una opa de exclusión sobre Siemens Gamesa, un hecho relevante que ha dado alas a Soltec y Grenergy. Las dos compañías de renovables registran un comportamiento opuesto en Bolsa desde el inicio del año, pero con buenas perspectivas.

Las caídas para Soltec alcanzan el 42% desde el cierre del pasado año, pero en la jornada de este miércoles se ha disparado un 5%, hasta los 3,73 euros por acción. La empresa ha recibido una recomendación positiva por parte de Berenberg. Pese a rebajar el precio objetivo desde los 10 a los ocho euros por título, la firma alemana recomienda comprar acciones al otorgar un potencial de subida del 143%. La recomendación se produce un día antes del Capital Market Day de la eléctrica fotovoltaica presidida por Raúl Morales.

LOS DOS PILARES DE SOLTEC VALEN 1.050 M€

A juicio de Berenberg, los componentes de Soltec, Soltec Industrial y Powertis, podrían valer por separado más de lo que vale el conjunto del grupo. En concreto, apunta que los proyectos de desarrollo de Powertis otorgarían un valor de 750 millones de euros a este pilar de la compañía. En su día del inversor se espera la presentación de una tercera división para administrar los activos solares operativos y una mayor información sobre el crecimiento de todos los segmentos.

“Pese a que los parques solares fotovoltaicos continuarán experimentando vientos en contra en 2022, el precio de las acciones están demasiado baratas”, ha asegurado Edward Bottomley, analista de Berenberg. A estos 750 millones de Powertis hay que añadir al menos otros 300 millones de Soltec Industrial tras haber comprado la española STI Norland, cuya rentabilidad es muy elevada.

A juicio de la casa de análisis, la energía fotovoltaica está atrapada en la inflación galopante que ha disparado los costes de los materiales. Los precios de los paneles solares, acero y la logística están haciendo mella en los márgenes. De hecho, gran parte de la caída bursátil de Soltec se explica por estos hechos. Pero los precios han caído tanto que podría atraer a inversores ávidos u otras compañías más grandes.

LA RECUPERACIÓN DE LA FOTOVOLTAICA, A PARTIR DE 2023

De cara al 2023 se esperan una pronta recuperación del sector. La capitalización actual de Soltec es de apenas 350 millones, un precio similar al que otorga Berenberg sólo por su parte industrial. La compañía ha reforzado en este último año su presencia en Latinoamérica, pero no ha mejorado la tendencia en Bolsa.

La caída a los 3,48 euros, mínimos del año y registrados el día anterior, no muestra un escenario halagüeño para el valor. Por delante le queda por asaltar la fuerte resistencia de los 4,03 euros y una nueva en los 4,47. Desde los máximos de 2021, la caída en Soltec es del 72%, pero se esperan esos vientos de cola para el próximo ejercicio. No obstante, habrá que ver también la evolución de la economía, con fuertes tambores de recesión en Estados Unidos. Berenberg ha otorgado un valor teórico de 10,6 euros por título.

POTENCIAL DE DOS DÍGITOS PARA GRENERGY

Grenergy, por su parte, es una de las estrellas de la Bolsa española en este 2022. Las subidas superiores al 25% han dado alas a sus inversores en busca de nuevos niveles. El valor está a sólo un 8% de volver a sus máximos históricos tras un inicio de año convulso. Llegó a perder un 23% desde el cierre del pasado ejercicio, pero coincidiendo con la invasión de Rusia a Ucrania, el valor se ha disparado con fuerza. En concreto, ha recuperado un 64% y alcanzado de nuevo la cota de los 1.000 millones de capitalización. Por el momento, no hay freno a este nuevo impulso en la compañía. Las acciones sólo tienen como resistencia sus máximos históricos.

Los expertos apuntan que podría continuar elevando el precio de las acciones. El potencial actualmente es aún de dos dígitos, y habrá que esperar qué hacen los precios una vez alcanzados los nuevos máximos históricos. Asimismo, los expertos consultados apuntan que ambas compañías podrán continuar navegando las aguas de la incertidumbre debido a la implantación de su negocio. Más cuando a cada día que pasa está más cerca el fin de la transición energética y el despido de los combustibles fósiles de la economía.

En cuanto a la opa de exclusión, los analistas consultados coinciden en que los molinos eólicos de Gamesa son un lastre para el negocio y hay que transformarlo por completo. En esta reestructuración no hay prisa por tomar el control, ya que la alemana tiene el 67% de la española. Por este motivo, no habrá un precio excesivo para hacerse con su filial. Se estima que como mucho será de 20 euros, el precio que pagó Iberdrola hace dos años. Por ahora, el precio de los títulos se encuentra en los 15 euros, un nivel que dista mucho de lo pagado por Sánchez Galán.

Relacionados