sábado, 25 junio 2022

Sánchez Galán es para Iberdrola lo que fue Trump para Estados Unidos, escándalos y volatilidad

Ignacio Sánchez Galán el presidente de Iberdrola, es un hombre acostumbrado a los escándalos mediáticos con los que en realidad sabe llamar la atención del público. No basta con quejarse de las medidas regulatorias impuestas por el gobierno a las empresas del sector energético y, por ende, declarar que Iberdrola esta teniendo perdidas y no ganancias a lo que, a su paso, Teresa Ribera desmintió dichas declaraciones asegurando “no he visto que en ningún momento hayan declarado pérdidas” sino que además Sánchez Galán ha llegado a tratar de tontos al 20% de sus clientes quienes se mantienen bajo la tarifa regulada marcada por el gobierno.

Lo último fue la denuncia que Sánchez Galán tiene en contra y en curso por la supuesta contratación de Villarejo para realizar labores de espionaje a varias personalidades, entre las que se encuentra Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de la compañía ACS, que, entre otras cosas, hace dos días, volvió a pedir que Iberdrola sea imputada por tal delito ya que fue la encargada de la contratación y pagos a José Manuel Villarejo.

Lo anterior sin olvidar que, en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, Sánchez declaró que invertirá 3.000 millones de euros en hidrógeno verde, pero obviamente con la indirecta sobre la necesidad de crear un marco regulatorio estable por parte del gobierno europeo. Todas estas artimañas de Sánchez lo que hacen es darle gasolina a la acción de Iberdrola.

IBERDROLA ANÁLISIS TÉCNICO

El pasado 8 de abril compartimos con nuestros lectores un artículo que incluía un análisis técnico previendo un movimiento de retroceso de la acción hasta áreas de 10,3 euros que confluyen con el soporte registrado para inicios de marzo y con el nivel 61,8 de retroceso de Fibonacci del último avance desde donde recomendamos adherir compras. Esa operación ha alcanzado más de un 11,8% de beneficio en busca del primer objetivo que corresponde a los máximos registrados en el año 2007 en inmediaciones de 11,7 euros.

Es importante establecer algunas condiciones para la continuidad alcista de la acción de Iberdrola. Identificamos un área de soporte entre los 10,7 y 11,1 euros desde donde el precio puede tomar apoyo para el impulso alcista en busca del primer y segundo objetivo correspondiente a sus máximos históricos.

Lo importante es que el precio siempre se mantenga por encima de los 10,5 euros dado que, de quebrarlos, podría generar un movimiento abrupto a la baja apoyado del índice de fuerza relativa que se encuentra en niveles de punto de giro a la baja y muy importante, de la ubicación del área de regularidad inversa o pánico de mercado en inmediaciones de 11 euros. Si el precio trabaja por debajo de 11 euros, probablemente visitará nuevamente niveles de 9 euros por acción.

Cosa contraria si el precio logra mantenerse sobre los 11,1 euros, podrá generar el impacto al alza que lo lleve hasta el segundo objetivo en inmediaciones de 12,5 euros correspondiente a más de un 13% de beneficio adicional estimado al corto y mediano plazo.

Relacionados