miércoles, 29 junio 2022

Acciona Energía compra la startup francesa de energía eólica marina Eolink

Acciona Energía ha adquirido un 24% del capital de la compañía francesa Eolink, especializada en el desarrollo de estructuras flotantes para la producción de energía eólica marina, convirtiéndose así en su primer accionista, según ha anunciado en un comunicado.

La operación, sujeta al cumplimiento de determinadas condiciones, se enmarca en la ronda de financiación lanzada por la startup para impulsar su tecnología eólica marina flotante y avanzar en la maduración de su aerogenerador de 5 megavatios (MW), como tecnología comercial.

Eolink fue fundada en noviembre de 2015 con el propósito de desarrollar un concepto de turbina eólica flotante en la que se sustituye al clásico mástil por una estructura piramidal de cuatro brazos, que soportan la turbina.

Acciona Energía explica que esto permite aligerar la estructura y dispersar la carga, reducir las operaciones de instalación y mantenimiento y dotar al aerogenerador de un sistema de rotación con el que cambiar su orientación de forma natural según la dirección del viento, optimizando costes y maximizando su rendimiento.

Está previsto que el primer prototipo a escala pre-comercial de Eolink se instale en 2023 en el área de experimentación de energías renovables marinas SEM-REV, frente a la costa de Le Croisic (Francia). Con una altura de 150 metros y una potencia de 5 MW, este aerogenerador flotante será capaz de proporcionar energía a 3.500 hogares.

FUTURO DE LA EÓLICA MARINA

El objetivo de Acciona Energía con este movimiento es reforzar la estructura financiera de Eolink para su desarrollo a corto y medio plazo, aprovechando que la eólica marina se ha alzado como una tecnología clave en la transición energética, puesto que se espera que tenga un desarrollo exponencial en los próximos años, hasta alcanzar los 235 GW en 2030, de los cuales 60 GW se instalarán en la Unión Europea.

Si bien las soluciones cimentadas, adecuadas para aguas de menos profundidad, están más desarrolladas, las soluciones flotantes, necesarias para aguas profundas, aún no han alcanzado un nivel de madurez comercial.

Esta tecnología es necesaria para el desarrollo de la eólica ‘offshore’ en algunos países como España y Portugal, con programas ya en marcha de implantación y una plataforma costera de gran profundidad.

España ha establecido el objetivo de instalar entre 1 y 3 GW para 2030, mientras que Portugal ha anunciado para este verano una primera subasta offshore, con el objetivo de tener entre 3GW y 4GW instalados en 2026.

Relacionados