sábado, 02 julio 2022

La planta de Ence en Pontevedra huele mejor, al igual que sus acciones

En el próximo trimestre, Ence, compañía productora de celulosa a base de madera y generación de energía, tendrá un nuevo edicto con relación a la contraposición presentada por la empresa frente a las tres sentencias que recibió por parte de la audiencia nacional a mediados de 2021, la cual anulaba la continuidad de la fábrica de pasta de papel en la planta de Pontevedra.

A inicios de este año, Ence comenzó a ejecutar trabajos de mejoramiento en la planta para cumplir con la normatividad ambiental y obtener certificaciones y distinciones como empresa de alta sostenibilidad y residuos cero que incluso, le permitieron reducir en un 99% los malos olores que emanaban de sus instalaciones. Actividad riesgosa inicialmente por las sentencias ya elevadas las cuales supondrían un desmonte de la fábrica entre 2023 y 2024 y que adicionalmente, la actual vicepresidenta tercera y ministra para la transición ecológica del gobierno de España Teresa Ribera, reafirmó a Ence que no debían realizar ninguna inversión ni mejoras a la planta dada la anulación de continuación emitida.

EL TS RECHAZA LAS PRETENSIONES DE LA EMPRESA

De esta forma, si el Tribunal Supremo rechaza las pretensiones de Ence, cualquier proceso posterior de reclamación sobre responsabilidad patrimonial de la administración que busca indemnizaciones por parte del Estado, podría dilatarse hasta el punto de ser negado y Ence tendría que asumir mayores pérdidas a las registradas en el período anterior debido a las provisiones por 200 millones de euros registrados en el primer semestre de 2021 una vez recibida la anulación de prórroga de dicha concesión.

ENCE OBTUVO UN BENEFICIO NETO DE 13 MILLONES DE EUROS FRENTE A LAS PÉRDIDAS DE LA Q1 DE 2021

Los números del primer trimestre reportados por la compañía fueron verdes gracias en gran parte a la apreciación de la celulosa la cual se incrementó en un 60% anual dando como resultado un beneficio neto de 13 millones de euros frente a pérdidas de cerca de -9,6 millones en el mismo periodo un año antes. De esta forma, la compañía decidió mejorar las condiciones sobre su política de dividendos en tres partesdos dividendos a cuenta pagaderos en julio y octubre más un dividendo complementario a espera de aprobación por parte de la junta general ordinaria de accionistas que se celebra durante el primer semestre de cada ejercicio.

ENCE EN BOLSA

Estas jugadas maestras han promovido el crecimiento de las acciones de la empresa que en lo corrido del año se han revalorizado más del 60% y se encuentra cerca de pagar el primer objetivo que compartimos con nuestros lectores en el artículo del pasado 3 de febrero denominado, “Ence juega con candela o tiene información privilegiada“. Allí exponíamos la probabilidad de un fallo a favor de Ence o inclusive el silencio administrativo que le permite desarrollarse y seguir funcionando lo cual finalmente es lo que está sucediendo. Sin embargo, técnicamente la acción presenta un potencial retroceso a áreas de regularidad del mercado en el 61,8 de retroceso de Fibonacci de la última extensión correspondiente a 2,68 euros por acción desde donde podría retomar camino alcista. 

Si el precio en su primer retroceso visita 3,3 euros y confirma la directriz alcista ubicándose por encima de las medias móviles exponenciales, probablemente desde este nivel tomará impulso al alza en busca del segundo objetivo arriba de 4,5 euros por acción lo que corresponde a más de un 35% de beneficio estimado al corto plazo. En el caso de realizar un movimiento a la baja más profundo y confirmar las compras en los 2,68, iríamos por más de un 60% estimado al mediano y largo plazo.

Relacionados