sábado, 02 julio 2022

Ibercaja prima el miedo por encima de sus fortalezas

Ibercaja ha vuelto a frenar su salto al mercado de valores español. Pese a que todo apuntaba a que la entidad bancaria presidida por Víctor Manuel Iglesias Ruíz debutaría en junio tras más de dos años de espera, la propia Ibercaja ha justificado el frenazo de esta operación por la volatilidad del mercado. Es decir, la caja aragonesa ha vuelto a utilizar la baza de la volatilidad para prorrogar su debut bursátil.

Pese a que la volatilidad es uno de los actuales agitadores de los mercados de valores globales, lo cierto es que todo apunta a que esta tendrá una presencia prorrogada en los que resta del año. Es decir, Ibercaja, tarde o temprano deberá saltar al mercado de valores a lo largo de este año, y, atendiendo a que los expertos auguran un 2022 marcado por la volatilidad, la caja aragonesa debutará en unas condiciones similares a las actuales

LAS DUDAS NO GUSTAN 

Los expertos entienden que no es la mejor forma de debutar en Bolsa. Ibercaja es conocedora de ello, pero el tiempo juega en su contra. La compañía con sede en Zaragoza ha pospuesto su debut hasta en tres ocasiones, algo que no termina de convencer a los potenciales inversores. Y es que las dudas afloran en torno a una compañía que, atendiendo a sus resultados, está bien ubicada a nivel comercial. Como venimos informando en Inversión.es, los continuos frenazos de Ibercaja en su salto al mercado de valores están minando a los potenciales inversores. 

IBERCAJA TENDRÍA UNA VALORACIÓN BURSÁTIL DE ENTRE 1.500 Y 2.000 MILLONES DE EUROS

Pese a que este tipo de compañías cuidan cada detalle a la hora de saltar al parqué bursátil y tendrá en cuenta con que inversores va a contar, la realidad es que el mercado puede mostrar cierta reticencia por el valor. Es posible que las continuas calabazas que le ha dado Ibercaja a su debut bursátil puedan entenderse como excusas, algo que, en determinados casos, es un síntoma de debilidad. 

LAS FECHAS CLAVE PARA IBERCAJA 

La volatilidad es una de las características intrínseca de los mercados financieros. Es cierto que está más acentuada en el momento actual. Pese a ello, Ibercaja tiene puntos fuertes con los que puede hacer frente a esa volatilidad. De base, las dos fechas que la caja aragonesa debe tener marcadas en rojo en su calendario son el 9 de junio y el 10 de julio. La primera resulta clave para todo el sector bancario. Y es que el BCE se reúne para elevar los tipos de interés, un hecho que sonríe a los intereses de los bancos, sobre todo para aquellos que desarrollan su negocio en el mercado doméstico.

LA SUBIDA DE TIPOS BENEFICIARÁ A TODA LA BANCA, SOBRE TODO A LA QUE TIENE SU NEGOCIO EN EL MERCADO DOMÉSTICO

El 10 de julio es otra de las fechas que diversos medios de comunicación han remarcado. Y es que, según informa Invertia, la décima jornada del siguiente mes es cuando termina el plazo de la entidad aragonesa para poder usar los resultados para elaborar el folleto de salida a Bolsa. Ambas fechas se antojan clave para atisbar lo que podría ser una Ibercaja en el mercado de valores. 

LOS HOMÓLOGOS BURSÁTILES DE IBERCAJA CRECEN

De inicio, CaixaBank, Banco Sabadell, Bankinter y Unicaja Banco son las cuatro entidades bancarias que cotizan en el mercado de valores y que desarrollan su negocio en el mercado doméstico. La cualidad que une a estos cuatro bancos es que todos suben en Bolsa. Hoy por hoy, CaixaBank es el banco que más crece en el mercado de valores con una apreciación superior al 41%. En la misma línea, el banco catalán es uno de los valores más crecientes del selectivo español.

Incluso Unicaja Banco, que está atravesando un momento delicado debido a sus problemas de gobernanza, crece en el Mercado Continuo. De hecho, la caja malagueña es el mejor ejemplo con el que podemos comprar a Ibercaja en Bolsa, tanto por tamaño como por una hipotética valoración bursátil. 

LOS RESULTADOS SON UN ALICIENTE

Con todo esto y atendiendo a que la subida de tipos está a la vuelta de la esquina y esta beneficiará a los bancos con mayor negocio en el mercado nacional, Ibercaja podría verse beneficiada. La entidad con sede en Zaragoza desarrolla gran parte de su negocio en Aragón y en pocos puntos repartidos a lo largo de España. La subida de tipos podría impulsar y mejorar la demarcación comercial de un banco que ya registra buenos resultados. 

IBERCAJA OBTUVO UN BENEFICIO NETO DE 63 MILLONES DE EUROS EN EL PRIMER TRIMESTRE

El 10 de julio es la otra fecha que resulta clave para vislumbrar el futuro de Ibercaja en Bolsa. Los resultados son uno de los puntos fuertes de todas las compañías. Viendo que las últimas cuentas de la entidad bancaria dirigida por Iglesias Ruíz son buenas, Ibercaja podría verse impulsada en Bolsa. La caja aragonesa obtuvo un beneficio neto de 63 millones de euros en el primer trimestre del presente ejercicio. Es decir, el banco incrementó sus beneficios un 15% con respecto a los obtenidos en el primer trimestre del pasado año. 

Las dudas están poniendo en un brete a Ibercaja. La compañía sigue sin decidir cuándo debutar en Bolsa. Ha sido el propio banco el que ha dejado claro que sus intenciones pasan por ser una firma cotizada del mercado de valores, solo que por el momento han dejado la operación ‘en pausa’. La empresa debe elegir el momento oportuno, pero cada vez hay más dudas en torno al valor. Los continuos frenazos han rebajado la credibilidad de Ibercaja. Ahora, el banco debe decidir si saltar al selectivo español en julio o esperar a la ventana de septiembre.

Relacionados