domingo, 03 julio 2022

José Elías hunde a los bajistas, pero sucumbe a la deuda

La deuda de Audax Renovables continúa atrapada un escalón por encima del bono basura. La firma Ethifinance mantiene la perspectiva negativa con una nota ‘BBB‘. Según la agencia de calificación, se trata de una “gran escala y alto nivel de diversificación” de la deuda, con un negocio de bajo riesgo y resistencia a los ciclos económicos, con un flujo de caja positivo y un bajo índice de apalancamiento.

Sin embargo, los datos de Audax muestra un altísimo apalancamiento, de 7,39 veces en su ratio deuda/EBITDA para este 2022 y de 7,13 veces para 2023, según los datos consultados por Diego Morín, analista de IG Markets. A preguntas de INVERSIÓN, el analista apunta que la deuda neta ronda los 549 millones para este 2022. Para el próximo ejercicio, se incrementará en más de un 12%, hasta los 617 millones de euros. Solo a partir de 2024 se reducirá a 386 millones, una caída del 37% respecto al año anterior y un 29% menos respecto a este año vigente.

La entidad está endeudada y su margen de maniobra está bastante limitado de cara a la inversión

AUDAX ESTÁ ENDEUDADA Y TIENE UN MARGEN LIMITADO

“La entidad está endeudada y su margen de maniobra está bastante limitado de cara a la inversión“, ha asegurado Morín. Asimismo, la empresa dirigida por José Elías tendrá que afrontar en las próximas emisiones de deuda el alza de los tipos de interés en la Eurozona a partir de este verano. Audax Renovables tendrá ante sí un escenario incierto porque “dependerá del ritmo” de los incrementos del precio del euro. Sin embargo, los acuerdos de deuda se realizan a un tipo de interés determinado. No obstante, “habrá que ver la reacción del mercado una vez se formalicen las alzas“.

Y es que, Audax está tratando de sanear las cuentas, especialmente la deuda, tras ser una víctima más en la crisis energética que sufre especialmente Europa, con precios altos de la luz y un incremento de los costes de los materiales muy significativo, junto con los cuellos de botella que aún persisten en los mercados.

EL BALÓN DE OXÍGENO DE LA DEUDA SE AGOTA

La compañía tiene ahora como objetivo reducir la deuda y lo tendrá que hacer a marchas forzadas para poder refinanciar y emitir nuevos bonos para mantener el negocio funcionando. Por ahora, la puerta de entrada para un socio está prácticamente cerrada.

Y es que, el balón de oxígeno de los bonos verdes por valor de 200 millones en 2020 se está agotando, como la colocación de deuda convertible realizada a través de Goldman Sachs y BNP, cuyo importe superó los 120 millones.

Estas operaciones han lastrado al valor durante meses, especialmente con la actuación de los fondos bajistas. En este sentido, los hedge funds ostentan el 6,52% del capital contra el negocio de José Elías. Se trata de una de las apuestas contra una empresa española más elevada en este momento.

LOS BAJISTAS SUCUMBEN ANTE LA RECUPERACIÓN DE AUDAX

El paquete de Linden Advisors, DE Shaw, Polar AM y Citadel alcanza los 37 millones de euros en el mercado. No obstante, Linden ya está recogiendo carrete al reducir su posición al 1,09% el pasado 14 de abril. Es su primer movimiento en diez meses. No obstante, la posición está a punto de pasar al terreno negativo tras la fuerte escalada del 25% desde los mínimos del año. De hecho, la primera posición de este fondo especulativo se sitúa a 1,33 euros, un 4% por encima de los precios de cierre de este jueves.

Citadel, por su parte, tiene una situación similar a Linden, al alquilar acciones a un precio de 1,33 euros por papel. A estos niveles, si el valor continúa en ascenso, los bajistas tendrán que ir retrocediendo para evitar pérdidas. Este nivel es clave para Audax. De hecho, los 1,3 euros es una fuerte resistencia tras superar con gran éxito la zona de acumulación de los 1,1 euros.

De consolidar esta resistencia, los precios podrían volver a recuperar los máximos del pasado mes de marzo, una cota cercana a los 1,4 euros por título. Habrá que ver que hacen los fondos bajistas ya que vender títulos en una tendencia alcista tiene un efecto favorable a la evolución de los precios.

AUDAX COTIZA CON UN FUERTE DESCUENTO, PERO ACCIONA ENERGÍA ES LA ELEGIDA

De esta forma, Morín cree que hay motivos para la esperanza en uno de los valores más castigados. “La empresa está remontando desde mínimos y sobre todo gracias a las previsiones que tiene de crecimiento, lo que traería mayor impulso alcista para el valor”, ha destacado. En este momento, cree que el precio de las acciones cotiza con un “descuento cercano al 45%” y que su valor debería situarse entre los 1,8 y 1,9 euros.

No obstante, Audax es capaz de lo mejor y de lo peor. De 2012 a 2016 dibujó prácticamente un tono plano, sin subidas ni bajadas bruscas. Los precios venían de una caída monumental, de la que trata ahora de recuperarse. “Tendremos que ir viendo un mercado bastante agitado desde el conflicto bélico, con los precios de la luz por las nubes y un mercado de energía renovable que parece ser la alternativa de cara a los próximos años, de ahí la apuesta de muchos inversores por darle a Audax un crecimiento de sus títulos”, ha comentado Morín.

En cuanto a un inversor que busque acciones de renovables en el mercado, Morín se decanta por Acciona Energía. A su juicio, “es otra de las compañías que vienen haciéndolo bien”. “Sus títulos traen un ascenso superior al 46% desde los mínimos anuales, rompiendo días atrás los máximos anuales“. En este sentido, ha roto la cota de los 37 euros y con posibilidad de tener una extensión hacia los 39 euros por acción.

Relacionados