lunes, 04 julio 2022

NIO, el dragón dorado de las acciones chinas

La mayoría de las acciones del parqué bursátil chino se vieron afectadas por las maniobras políticas de su gobierno autoritario. NIO es una empresa creada en 2014 pero que, con apenas poco más de cuatro años en bolsa, representa “el poder, suerte y éxito” en la fabricación de automóviles eléctricos asiáticos y al mismo tiempo representa una amenaza directa en cuota de mercado para Tesla.

Desde los máximos históricos registrados en la semana del 11 de enero de 2021 cuando alcanzó los 66,99 dólares y hasta los precios actuales, las acciones de este fabricante de coches eléctricos se han desvalorizado cerca de un -72%. En lo corrido del año, las acciones han perdido cerca del -44% desarrollando y confirmando una directriz bajista que llevó sus acciones hasta los precios máximos en la semana de su debut en bolsa, lo cual representa de por sí su soporte más importante, hablamos de los 13,8 dólares.

El 16 de octubre del año pasado compartimos con nuestros lectores un artículo en el que mostrábamos dos hipótesis ad-portas de la comercialización de sus vehículos en Noruega como estrategia para obtener cuota de mercado en el oriente europeo. Una de ellas de camino alcista, siempre y cuando el precio respetara niveles de 32,8 dólares donde encontraría un soporte diario y un punto de giro alcista de acuerdo con el índice de fuerza relativa.

NIO SACA PARTIDO DE SUS RESULTADOS

La segunda hipótesis presentaba claramente la potencial estructura hombro, cabeza, hombro bajista, la cual para la primera semana del año en curso se confirmó, desarrollando la caída que estimábamos hasta el siguiente soporte más importante en inmediaciones de 13,8 dólares que ha respetado y ha dado señal de un primer punto de giro al alza.

Todo el año 2021 fue para NIO una senda alcista marcada tanto por la venta de unidades como por las entregas. La compañía alcanzó un cúmulo de entregas para 2021 de 91.429 vehículos lo que representó un incremento del 109,1% frente a los resultados de 2020, esto le permitió facturar cerca de 33,1 billones de yenes equivalentes a 5,2 billones de dólares a la tasa de cierre y entrega de los resultados que, a su vez, correspondieron a un incremento en las ventas del 119% interanual.

Sin embargo, el resultado neto de la compañía presentó a cierre de 2021 cifras negativas de 630 millones de dólares correspondientes a -4.1 billones de yenes que, aunque son números rojos, significan una recuperación del 24,5% frente a las pérdidas de 2020 y una recuperación cercana al 64% frente a las pérdidas registradas en 2019.

NIO ha podido sacar partido de los resultados en cuanto a ventas minoristas de autos en China las cuales de acuerdo con los datos preliminares del último mes se incrementaron un 30%. Esta evolución se da gracias a los estímulos creados por parte de los entes de control para la reactivación económica que se vio azotada por las medidas que hicieron frente a la pandemia.

ANÁLISIS TÉCNICO

Dentro de estos estímulos, el gobierno chino redujo en un 50% el impuesto de compra de vehículo con precio inferior a 300,000 yuanes lo que a tasas actuales equivalen a 42,300 euros y una reducción adicional en el precio de venta hasta del 5% si el vehículo tiene un motor Inferior a 2,0 litros. Estas acciones supondrían un impacto a la alza en las ventas de coches adicional en 2 millones de unidades de los cuales NIO sacará provecho.

Técnicamente, una vez pagado el objetivo estipulado por el patrón bajista hombro, cabeza, hombro, el precio desarrolló un movimiento de truco el cual da idea de un potencial punto de giro al alza.

Sin embargo, es probable un nuevo retroceso de acuerdo con la ubicación actual del índice de fuerza relativa que siempre y cuando se mantenga sobre el soporte macro y que, a su vez confirmaría el tercer punto de la directriz alcista en formación, daría nuevamente oportunidad de compra en 12,8 dólares en busca de un primer impulso a la zona de resistencia macro donde se desarrolló el cuello del patrón de venta en inmediaciones de 33 dólares.

Para el cumplimiento de este movimiento, sería necesaria la ruptura sólida de la directriz bajista macro que, de realizarse, nos mostraría un interesante camino al alza en busca del vértice máximo que registró el patrón chartista en inmediaciones de 55 dólares como primer objetivo para posteriormente buscar como segundo objetivo los máximos históricos arriba de 66 dólares.

Relacionados