domingo, 25 septiembre 2022

Banco Santander y Bankinter, a punto de activar escenarios bajistas ante el temor a la recesión

Los datos arrojan un segundo semestre del año de una gran incertidumbre. La oleada de ventas, especialmente en el sector bancario, se desata justo en un momento históricamente convulso para las Bolsas, como es la segunda quincena de junio. La inflación galopante, el temor a un parón económico, los preocupantes datos que llegan desde Wall Street y las grandes dudas que genera el Banco Central Europeo (BCE) son los ingredientes que han desatado un nuevo lunes negro en los mercados.

El Ibex 35 acumula una caída cercana al 7,5% en tan sólo tres jornadas; el S&P 500, el índice bursátil más seguido del mundo, ha entrado en una nueva fase correctiva, mientras el índice del miedo, como se le conoce al VIX, muestra una alta volatilidad y por tanto más presión bajista. La cota de este selectivo se sitúa en casi 33 puntos, una subida del 100% desde el inicio del año. Aún así, está lejos de los 62 puntos alcanzados en marzo de 2020, cuando comenzaron las restricciones a nivel mundial. Sin embargo, este nivel está muy cerca de los máximos alcanzados en 2010 y 2012, con la crisis de deuda y del euro que detuvieron los bancos centrales con la compra masiva de bonos soberanos y empresariales.

FUERTES CAÍDAS CON LA INFLACIÓN GALOPANTE Y LAS SUBIDAS DEL BCE

El mercado comienza a descontar la recesión con la inflación galopante como el peor escenario. Sin embargo, estos recortes en los índices no muestran aún un pánico vendedor al ser asumibles por el mercado tras un año de intensa recuperación. Por ahora, los inversores se preparan para una subida de tipos de interés del BCE y a la decisión del Comité de la Reserva Federal del Mercado Abierto, una cita en la que se pondrá nombre a la situación.

El banco central de Estados Unidos ha esquivado la palabra recesión en sus últimos comentarios. Un hecho que podría significar o bien que están sopesando la posibilidad de un escenario más peligroso, como la estanflación; o bien se trata de una contracción económica que tenderá a relajarse en los próximos trimestres. No obstante, el mercado apunta al primer escenario debido a que las materias primas continúan disparadas, mientras la oferta no es capaz de cubrir la demanda a precios razonables en casi ningún sector.

La banca española, en teoría y sobre el papel, un sector que debería registrar fuertes subidas por los incrementos del precio del euro, ha caído con fuerza, así como el sector turístico. Las ‘utilities’, por el momento, han escapado airosas de este nuevo golpe en la Bolsa.

El problema del incremento del precio del euro es que puede provocar un «frenazo importante» en el crecimiento económico, según apunta Sergio Ávila, analista de IG Markets. «Puede traducirse en un periodo de estanflación en la economía», un escenario no tan bueno para los bancos.

MENOR CRECIMIENTO Y NUEVO GOLPE A LA DEUDA

Con menor crecimiento o la entrada en una nueva crisis, la cuarta en la última década, habrá menos proyectos de inversión por parte de las empresas y una menor concesión de créditos para hipotecas como para el consumo, según ha indicado. Asimismo, las empresas volverían a realizar ajustes para tratar de atajar este nuevo golpe económico, más aún las empresas y países más endeudados.

«El mercado anticipa expectativas futuras, la semana pasada el BCE puso sobre la mesa, que un entorno de subidas de tipos de interés puede provocar en Europa una fragmentación de la deuda», ha sostenido. En este sentido, «los países más endeudados, especialmente los periféricos, como España, Portugal, Italia y Grecia, podrían tener problemas para hacer frente a sus obligaciones una vez el BCE deje de comprar la deuda de estos países, afectando y causando problemas al sector financiero de estos países». La prima de riesgo en España se sitúa en los 129 puntos, mientras los bonos a dos años en Estados Unidos ya ofrecen más de un 3%. Además, las entidades financieras españolas «tienen un riesgo adicional», como «la exposición a mercados emergentes donde pueden sufrir efectos negativos por la volatilidad de sus divisas».

SANTANDER Y BANKINTER, ENTRE LOS MÁS BAJISTAS EN LA BANCA

Todo ello explica la caída de la banca española, especialmente en Banco Santander, BBVA, Sabadell y Bankinter, que se han dejado en la jornada de este lunes entre más de un 3% y un 4%. A juicio de Ávila, se ha acabado la fiesta alcista. Este escenario no es exclusivo para la la renta variable. Los bonos de deuda y las criptomonedas también arrojan caídas importantes. «La liquidez sigue drenándose del mercado y los bancos centrales serán más agresivos en sus políticas monetarias restrictivas para frenar a una inflación que no termina de hacer techo», ha indicado.

LA PÉRDIDA DEL 2,44 EN SANTANDER SERÍA UN MUY MALA NOTICIA

Tal y como muestran las tendencias, el único sector realmente alcista en Europa es el energético, con las eléctricas, gasistas y petroleras al frente. Para Ávila, cree que habrá un toma de beneficios en este sector a corto plazo. «Todos los demás se están empezando a deteriorar aun más, por lo que no es mala idea hacer caja e ir reduciendo exposición a otros sectores -incluidos bancos-, ya que es muy probable que se pueda comprar a precios inferiores».

Banco Santander se dirige a su primer soporte y es probable que lo pierda y vaya a buscar el siguiente 2,445 euros

En cuanto a los soportes, Banco Santander tiene a tan sólo un céntimo su primera barrera clave. La entidad cotiza en los 2,61 euros y el nivel a alcanzar se sitúa en los 2,606 euros. «Es probable que lo pierda y vaya a buscar el siguiente 2,445 euros», ha sostenido el analista. En caso de perder este nivel «sería una muy mala noticia«.

Gráfico de Banco Santander. Fte: IG Markets
Gráfico de Banco Santander. Fte: IG Markets

En cuanto al análisis técnico en Banco Santander, Ávila señala que el valor se encuentra en un rango lateral bajista, por lo que «no es descartable ver mayores correcciones hasta los 2,45 o 2,30 euros». Y es que, «ha perdido las medias móviles de medio y corto plazo, me mantendría fuera».

BANCO SABADELL PUEDE AGUANTAR MEJOR QUE BANCO SANTANDER

Respecto a Banco Sabadell, el primer soporte se sitúa en los 0,668 euros, un nivel que Ávila ve probable que se ataque. «Mientras no lo pierda, la tendencia es alcista, por lo que puede aguantar mejor que Santander, aun así a corto plazo espero mayor presión vendedora».

Gráfico de Banco Sabadell. Fte: IG Markets
Gráfico de Banco Sabadell. Fte: IG Markets

Sabadell, por su parte, «podría estar dibujando una cuña ascendente, esta figura tiene implicaciones bajistas cuando se rompe por debajo». De esta forma, aconseja «vigilar la zona de los 0,74, ya que podría irse hacia los 0,70 de perderlo».

BANKINTER Y UNA RECOGIDA DE BENEFICIOS

Bankinter, por su parte, «tiene el primer soporte en los 5,02 y es probable que lo ataque». La tendencia es alcista siempre y cuando se mantenga por encima, aunque cree que habrá una mayor presión vendedora. La entidad podría mantenerse en el rango lateral en que se encuentra entre los 3,95 y los 6 euros, eso sí con bandazos, «de ahí que me parezca ahora un buen punto para tomar beneficios«.

Gráfico de Bankinter. Fte: IG Markets
Gráfico de Bankinter. Fte: IG Markets

La Bolsa entra ahora en un periodo estacional negativo, como es el verano. La liquidez se reduce y este 2022 es más baja de lo normal. «Lo más normal sería pensar en que seguiremos viendo caídas», ha sostenido. De hecho, las maniobras de los bancos centrales lejos de ayudar a la economía, la empeoran.

Relacionados