domingo, 03 julio 2022

Los bajistas acorralan a una Enagás sin potencial que lo fía todo al verde

Enagás cuenta cada vez con mayor presión bajista de fondos de inversión que esperan con ansia próximas caídas de la energética. Sin potencial para el consenso de mercado, o muy escaso para algunas firmas de análisis, la compañía dirigida por Arturo Gonzalo Aizpiri se encamina hacia un escenario negativo a corto y medio plazo. Con los menores ingresos reportados en el negocio regulado, Enagás busca en el hidrógeno verde el respaldo necesario para consolidar sus cuentas a futuro.

En un entorno inflacionario como el actual, con la Fed y el BCE marcando el ritmo de subidas de tipos de interés las perspectivas de Enagás no son muy halagüeñas. Una situación que los hedge funds están aprovechando para aumentar sus posiciones en contra de la gasística, esperando la caída de sus acciones en el mercado de valores. Así lo ha demostrado la gestora de activos Millennium a través de sus dos fondos de inversión con los que ha aumentado sus posiciones en corto recientemente sobre Enagás.

La firma neoyorquina incrementó su posición bajista mediante Millennium Capital Partners desde el 0,81% hasta el 0,91% del capital social de la compañía. Del mismo modo hizo con Millennium International Management, que, tras haber salido de Enagás, ha vuelto a entrar en corto con un 0,5%. Se trata de dos movimientos que realizó el pasado 10 de junio, con los que ha conseguido acumular un montante de 3,69 millones de acciones por un valor cercano a los 80 millones de euros.

ENAGÁS SIN POTENCIAL

Pero no es el único hedge fund que ve en Enagás un valor al que sacar rentabilidad en base a su potencial descenso en el selectivo español, sino que la multinacional es la compañía con más bajistas de todo el Ibex 35 y casi de toda la Bolsa. De hecho, solo es superada por una única empresa, la firma de José Elías, Audax Renovables. En este sentido, Enagás acumula otras tres posiciones en corto por parte de fondos como el gigante BlackRock Investment (0,97%), Covalis Capital (1,04%) y AllianceBernstein (0,72%).

Entre los tres fondos mencionados poseen un total de 7,15 millones de acciones por valor de 154,77 millones de euros. Todo un lastre para la cotización de la gasística, que se mantiene todavía en positivo en el acumulado de este año con un avance de poco más del 4% y sus acciones cotizando en los 21,28 euros.

Sin embargo, el potencial que los analistas prevén para la compañía es en su mayoría nulo, escaso en el mejor de los casos. Y, es que, el entorno inflacionario, con los tipos de interés al alza, no es favorable para el grupo, ya que los ingresos obtenidos por el negocio regulado de la compañía no se revisan con la subida del IPC (Índice de Precios de Consumo).

De esta manera, el consenso de mercado recogido por Bloomberg otorga un precio objetivo a la firma de 19,64 euros por acción, por debajo del precio actual de cotización de la firma. Asimismo, de las 23 firmas de inversión que analizan a Enagás 12 aconsejan vender sus títulos y 8 mantener el valor en cartera. Solo 3 entidades apuestan por la compra de acciones, GVC Gaesco y Kepler Cheuvreux, fijando su precio en 25 euros por título, y Mediobanca, que lo hace en los 22,7 euros.

APUESTA POR EL HIDRÓGENO VERDE

Aunque con menores expectativas, también se ha sumado recientemente a la lista de optimistas Berenberg. El banco alemán ha cambiado su consejo de venta por el de retener el valor y fija su precio objetivo a doce meses en los 22 euros desde los anteriores 17,5 euros. Esta cifra supone un potencial alcista del 3,38% para la cotización de la compañía que dirige Arturo Gonzalo Aizpiri. Los analistas de la entidad han tomado esta decisión por sus buenas previsiones para el negocio de hidrógeno verde de la compañía.

Mientras que ven que el negocio regulado de Enagás en España continúe con su “declive estructural”, ven nuevas oportunidades a largo plazo en la inversión en el segmento de infraestructuras de este gas considerado como renovable. Es por ello que esperan que su aportación al ebitda del grupo sea del 26% durante el período comprendido entre 2022 y 2026, frente al 17% registrado entre 2018 y 2021.

Y es que el hidrógeno verde es una de las grandes bazas de la Unión Europea y de España para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones e impulso de la transición energética. De hecho, otras compañías como Iberdrola ya han anunciado ambiciosos planes de inversión en este sector que será clave durante la próxima década. Por la parte que le corresponde a Enagás, la compañía ya se ha estado moviendo para sacar adelante diferentes proyectos relacionados con la producción del gas, en asociaciones con otras compañías del Ibex como Naturgy o Acciona.

SE PREVÉ UN RECORTE DE DIVIDENDO

Pero, mientras se van desarrollando las inversiones en el sector del hidrógeno renovable, las perspectivas para la parte del negocio regulado de la compañía no son las mejores, así como tampoco lo son las relacionadas con la retribución anual a los accionistas. Enagás es una de las empresas de la Bolsa que reina en cuanto a la rentabilidad de su dividendo, situación que puede cambiar a partir de 2024.

Así lo han avisado diferentes firmas de análisis en los últimos meses, que ven “insostenible” que Enagás siga repartiendo la misma cantidad de los beneficios obtenidos durante el año a sus accionistas. Entidades como Barclays y JP Morgan ven difícil de mantener más allá de 2023 la alta rentabilidad que la gasística ha estado ofreciendo a los inversores.

El motivo principal se encuentra en la ausencia de crecimiento orgánico por las últimas desinversiones realizadas, como la venta de su negocio gasista en Chile, GNL Quintero. De momento el dividendo a repartir este 2022 ha quedado asegurado y queda por ver si podrán mantener este catalizador para atraer a inversores o finalmente recortarán su rentabilidad.

Relacionados