sábado, 02 julio 2022

Suiza acepta el oro de Moscú para financiar la guerra de Putin

La neutralidad Suiza está en entredicho. El país helvético ha apostado por mantener este estatus alejándose de la OTAN, por un lado, y mantener relaciones comerciales directas con Moscú, en plenas sanciones de la UE y Estados Unidos. La pequeña nación al pie de los Alpes financia directamente la guerra de Vladimir Putin en Ucrania con la compra de tres toneladas de oro a Moscú. Se trata de un oro que será después refinado para la fabricación de joyería, una maniobra que abre la puerta de par en par al circuito internacional de este metal preciado venido de Rusia.

Las sanciones, hasta ahora, habían impedido este tipo de transacciones, pero Suiza las esquiva al no pertenecer al bloque occidental. Esta operación, de 3.000 kilos de oro, es la primera desde el inicio de la invasión de Ucrania por parte del ejército ruso, según ha dado a conocer la agencia Bloomberg. De ser así, Suiza tendría que abonar esta compra con rublos. La divisa de Putin se ha disparado tras conocerse esta gigantesca compra y ha alcanzado máximos no vistos desde 2015.

UN PEDIDO EQUIVALENTE AL 2% DE LAS IMPORTACIONES DE ORO

Según los datos de la Administración Federal de Aduanas de Suiza, la operación se realizó el pasado mes de mayo y es el primer envío de oro al país helvético desde febrero. Este pedido equivale aproximadamente al 2% de las importaciones de oro en la refinería suiza. Y es que, con este salto en las relaciones, el país importador de oro muestra así una visión suavizada sobre la guerra en Ucrania.

La mayoría de los centros de refinería suizos han celebrado esta compra y se han comprometido a comprar este oro tras ser eliminados de la lista acreditada de la London Bullion Market Association, el organismo internacional encargado de fijar el precio del oro a nivel internacional.

Suiza acepta el oro de Putin
Suiza acepta el oro de Putin

Si bien se consideró una prohibición de facto del oro ruso fresco en el mercado de Londres, uno de los más grandes del mundo, las reglas no prohíben que otras refinerías procesen el metal ruso. Suiza alberga cuatro importantes refinerías de oro, que en conjunto manejan dos tercios del oro del mundo. De esta forma, el oro ruso se mezclará con otros metales preciosos para convertirlos en piezas de joyería.

LAS REFINERÍAS SUIZAS, A PLENO RENDIMIENTO CON MOSCÚ

La inmensa mayoría de este oro fue registrado por la aduana tanto para su refinación como para otros procesos, dando así por hecho que una de las refinerías suizas lo ha tomado para su transformación. Las cuatro más importantes del país helvético han asegurado que no han realizado transacción alguna con Moscú. Se trata de MKS Pamp, Metalor Techonologies, Argor-Heraeus y Valcambi.

Dos meses antes de la transacción, en marzo, otras dos importantes refinerías de oro suizas rechazaron los lingotes de oro de Moscú, a pesar que las reglas del mercado y las sanciones no lo prohibían. Argor-Heraeus afirmó que sí aceptaría el oro refinado de Rusia antes de 2022, siempre y cuando no se beneficiara a una persona física o entidad jurídica rusa. Sin embargo, esta prohibición se esquiva fácilmente. Una empresa externa a Rusia compra el oro y lo lleva directamente a Suiza después. El beneficio es directo para Putin con la primera compra, y su oro entra en el cauce legal internacional al ser la intermediaria una empresa sin vínculos con el país de urales. Suiza, así, es cómplice de financiar la guerra, ya que sin estas refinerías no sería posible convertir el oro de Moscú en piezas de lujo para el mercado internacional.

De hecho, algunos compradores desconfían de los metales preciosos rusos, incluidas las barras acuñadas antes de la guerra que aún son negociables en los mercados occidentales. En el paladio, ha creado una dislocación persistente entre los precios spot en Londres y los futuros en Nueva York, debido al mayor riesgo de recibir lingotes de Rusia en este último. Suiza ha estado importando pequeñas cantidades de paladio de Rusia, la mayor minera del metal del mundo, desde abril, todo ello pese a las sanciones.

SUIZA Y SU VINCULACIÓN CON EL ORO DE SANGRE

Hasta ahora Suiza ha guardado su neutralidad. No obstante, tras más de 200 años, el país la rompe permitiendo que el oro ruso sobre el que pesan duras sanciones pueda ser refinado. El país ha realizado esta operación para impulsar uno de sus sectores más importantes, el lujo. De hecho, mientras compraba estas 3 toneladas de oro se ofrecía como mediador en este conflicto entre Rusia y Ucrania, como si ambos tuvieran la misma responsabilidad.

Y es que, la relación entre Suiza y el oro de países en guerra viene de lejos. Sin ir más lejos, el país aceptó miles de kilos en joyas, lingotes y monedas de la Alemania nazi en los albores de la II Guerra Mundial. En paralelo, rechazó dar asilo a miles de judíos que buscaron su refugio. Todo para evitar la invasión nazi. Por ahora, el país se ha opuesto al envío de armas a Ucrania, pese a que Rusia está amenazando a Lituania, país de la OTAN, por cortar el suministro a un territorio ruso de Kaliningrado, completamente rodeado por esta nación de Europa del Este.

Rusia, además, se ha opuesto al envío de munición fabricada en su país para ayudar a los ucranianos. En cambio, sí acepta el metal precioso de Putin pese a las sanciones. Todo un ejemplo de su neutralidad universal, cuya definición exacta podría cambiar a partir de ahora. Y es que, el 80% del comercio de productos básicos de Rusia atraviesa Suiza, mientras que el 30% de los activos de particulares y empresas de la nación de Putin están resguardados en Suiza.

Relacionados