martes, 05 julio 2022

El peor presagio se hace realidad en Cellnex, pero hay optimismo

“El aumento de la competencia por la adquisición de activos de infraestructura o empresas en el contexto de la expansión comercial del grupo podría hacer que la adquisición de activos de alta calidad sea significativamente más costosa“. Este es uno de los riesgos principales de Cellnex, presidida por Tobías Martínez. El operador neutro anunció este presagio en 2020 en una emisión de deuda en Irlanda y dos años más tarde se ha hecho realidad.

La compra de las torres de Deutsche Telekom, la gran y esperada operación en Europa, se encuentra en punto muerto en este momento debido al interés suscitado y a la presentación de ofertas. Y es que, las torres en manos de la alemana han despertado el interés de KKR, que se ha aliado con otros fondos de inversión para tratar de desbancar al operador neutro catalán. Pese a este incremento de la competencia, los analistas consultados por INVERSIÓN ven con optimismo la posición de Cellnex en esta compraventa.

La estrategia de Cellnex Telecom para poder crecer en Europa pasa de forma imperiosa por esta compra. Y es que, el plan del operador neutro se está cumpliendo “con los fundamentos necesarios para continuarlo“, según ha explicado Diego Morín, analista de IG Markets. Asimismo, el precio de las acciones de la compañía catalana “siguen teniendo un potencial de apreciación“. En este sentido, se estima un buen balance para el primer semestre del año.

CELLNEX HA HECHO LOS DEBERES

Por otro lado, Morín apunta que “el peor de los escenarios posibles es el aumento continuado de las materias primas”. Sin embargo, algunas de las compañías del Ibex 35 se han blindado para hacer frente a las subidas de tipos de interés e incluso cláusulas en los contratos para poder incrementar los precios. Una de estas empresas es precisamente Cellnex. Otras han optado por la emisión de deuda a tipo fijo y un escudo con derivados financieros ante las decisiones de los bancos centrales. Todas estas maniobras tienen la misión de amortiguar los efectos negativos en los beneficios.

La empresa está intentando blindarse de cara al encarecimiento que tendrá el dinero en julio

Con esta protección, Cellnex mantiene intacto su plan estratégico. “La empresa está intentando blindarse de cara al encarecimiento que tendrá el dinero, por lo que veremos si la operación con Deutsche sale adelante”, ha sostenido. En cuanto al análisis técnico, Cellnex Telecom presenta un primer soporte en los 38 euros por acción, y un segundo en los 40. Las resistencias de la compañía presidida por Martínez se encuentran en los 44 y 46 puntos.

Sin embargo, lo más llamativo es el precio objetivo. La situación actual, con los diferentes escenarios, el cálculo de este nivel varía. Así, Cellnex tendría un potencial de revalorización de entre el 58% y el 137% desde los niveles actuales, es decir, entre los 60 y 90 euros por acción. Éste último nivel mostraría un gran optimismo, cumpliendo así con la compra y con el plan estratégico al mismo tiempo.

EL ESCENARIO MÁS COMPLEJO DE CELLNEX: EL INCREMENTO DE LA COMPETENCIA

Cellnex Telecom presagió el escenario más difícil, donde sus capacidad para hacer crecer el negocio se limitaría. Todo ello, en un contexto de tipos de interés en mínimos históricos, de ahí fuerte interés actual de la competencia de la catalana para introducirse en este mercado. Y es que, el negocio de la catalana es muy estable en ingresos, con capacidad para incrementar los precios, dado que son contratos a largo plazo. El operador neutro tiene la capacidad para incrementar el mismo nivel de inflación.

Cellnex, el operador neutro
Cellnex, el operador neutro

En este sentido, la propia compañía afirmó que algunos actores del mercado tienen mayores recursos, como es el fondo KKR, mientras otros aplican criterios de inversión con un menor retorno. Asimismo, anotaba los nombres de American Tower, SBA Communications, Phoenix Towers y Crown Castle.

Y es que, hace dos años el mercado europeo aún tenía un gran potencial de crecimiento. Tan sólo una de cada cuatro torres estaba externacionalizada. KKR, además, se ha convertido en un peligroso competidor al haber vendido su parte de Telxius Telecom de nuevo a Telefónica y Pontegadea (Amancio Ortega). Con este montante, obtenido en abril de este año, el fondo estadounidense podría volver a intentar irrumpir en Europa y con fuerza, más cuando en tres años saldrá de la compañía resultante de la opa entre MásMóvil y Orange.

KKR Y SU CAPACIDAD PARA HACER PLUSVALÍAS EN TIEMPO RÉCORD

“Si el grupo no puede competir eficazmente con dichos clientes y otros competidores o anticipar o responder de manera efectiva a las necesidades del cliente o al sentimiento del consumidor, podría perder clientes existentes y potenciales, lo que podría reducir los márgenes operativos y tener un efecto material adverso en los negocios, perspectivas, resultados de operaciones, condición financiera y flujos de efectivo”, advertía en 2020. Cellnex ha basado su crecimiento a base de compras y emisión de deuda, pero con una fuerte caja. Su conquista de Europa se ha centrado en Francia, Reino Unido, Italia, Suiza, Irlanda, Holanda y Portugal.

La última palabra en esta operación la tendrá Deutche Telekom. La decisión estará entre un socio industrial y fiable, como Cellnex, cuyos contratos suelen durar décadas; o bien con KKR y posiblemente otros fondos que busquen rentabilidad a medio plazo.

LA URGENCIA DE DEUTSCHE TELEKOM PARA CONSEGUIR LIQUIDEZ, CLAVE

La urgencia de la compañía alemana por tener liquidez, así como la valoración de las autoridades de competencia serán clave a la hora de decantarse por una u otra oferta. Asimismo, otra de las claves se centra en la incertidumbre macroeconómica, con las subidas de tipos de interés en la Eurozona en julio y septiembre.

Por ahora no hay fecha exacta para culminar el acuerdo, sea con Cellnex, KKR u otro actor que haya irrumpido en este tiempo. Y es que, la prensa alemana hablaba en enero de un acuerdo para junio de este mismo año. Sin embargo, los tiempos los marca la dueña de estas torres de telecomunicaciones, tan codiciadas por distintos intereses. Un dilema que se resolverá, como pronto, para el tercer trimestre de este año. Desde el sector apuntan que sería demasiado prematuro.

Relacionados