domingo, 02 octubre 2022

Iberdrola, Endesa y Naturgy: la buena, la fea y la mala

Las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno para hacer frente a la inflación y la subida de los costes energéticos se suman a los factores por los cuales la volatilidad se ha instalado en el mercado de valores. Iberdrola, Endesa y Naturgy son las compañías a las que más influirán las nuevas regulaciones en materia impositiva, aunque cada una cuenta con una situación particular que las hace situarse como la buena, la mala y la fea de esta nueva película bursátil.

Con el anuncio de una nueva tasa a las ganancias de las eléctricas perdieron 3.100 millones de euros en una sola sesión. Pero la medida de reducir el IVA de la luz al 5% ha servido para que los tres valores corrijan posiciones. Todavía queda por ver como se implementarán estas medidas, una situación que provoca más incertidumbre entre los inversores que apuestan por el sector energético español.

«En los últimos meses desde el Gobierno se han anunciado la implementación de diversas medidas en el sector eléctrico, todas ellas confusas, en algunos casos de imposible implementación, que han generado gran inseguridad en el sector por parte de los inversores«, explica a Inversión.es Antonio Castelo, analista de iBroker.

El experto destaca la influencia directa que tienen los anuncios del Gobierno sobre la cotización de Iberdrola, Endesa y Naturtgy, si bien es cierto que esta última presenta una situación un tanto diferente y ha sostenido «artificialmente» el precio de sus acciones por la opa de IFM y la disputa entre sus accionistas de referencia.

También desde el departamento de análisis de Bankinter han destacado negativamente el contexto actual. «Quedan por conocerse los detalles y los plazos de esta subida de impuestos a las eléctricas, pero en cualquier caso se trata de noticias desfavorables, ya que pone de manifiesto ciertos aspectos de incertidumbre regulatoria o intervención en el mercado que pesan sobre el sector».

IBERDROLA A PRECIO ATRACTIVO DE COMPRA

En el caso de Iberdrola, la compañía dirigida por Ignacio Sánchez Galán tiene varios frentes abiertos que incrementan el riesgo potencial para su cotización. Además delas medidas regulatorias en el mercado español, la empresa también se enfrenta a una pérdida de rentabilidad en su filial de Reino Unido, Scottish Power, debido al control de precios que el regulador británico de la energía ha impuesto de manera temporal en el territorio.

Por el lado positivo, el presidente de la compañía ha recibido buenas noticias judiciales este jueves. Con el levantamiento de la imputación del Sánchez Galán por los presuntos encargos ilegales de Iberdrola al ex comisario Villarejo, debido a la prescripción del delito, el juez da un respiro a la eléctrica y aplaca el daño reputacional que estaba provocando el caso. En cualquier caso, los analistas ven con optimismo su resistencia ante las «dificultades» que han llevado a la cotizada a perder más de un 11% de su valor en el último mes y son mayoría las entidades que apuestan por comprar sus títulos.

«Los actuales niveles de precio pueden suponer un atractivo para comprar las acciones de un grupo muy diversificado tanto en negocio (con gran expansión en renovables), como geográficamente, que cuenta con gran visibilidad para sus resultados (a pesar de las medidas gubernamentales anunciadas) y con muchos nuevos proyectos en marcha», destaca Castelo. El 68,8% de las firmas de análisis del consenso de mercado mantienen su consejo de compra y el 31,3% aconseja mantener el valor en cartera.

Iberdrola no cuenta con recomendaciones de venta y su potencial objetivo a doce meses se encuentra en los 12 euros, frente a los 9,7 euros en los que se sitúan sus acciones actualmente. «Según el consenso de mercado estaríamos hablando de un descuento del 26% respecto de su precio objetivo promedio a su cotización actual, por lo que puede ser una alternativa de inversión a plantearse», añade el analista.

ENDESA TIENE POTENCIAL, PERO HAY RIESGOS A TENER EN CUENTA

Por la parte que le toca a Endesa, si bien es cierto que el consenso de analistas se muestra optimista por lo general, existen factores que hacen dudar de su potencial de cotización. Durante el primer trimestre de 2022, la energética cosechó un descenso del 31,2% en sus beneficios en un contexto de alta volatilidad, pero sobre todo por la ausencia de ingresos extraordinarios que registró el ejercicio anterior debido a la sentencia favorable por los derechos de emisión de CO₂.

«Para Endesa, el consenso de mercado establece un descuento similar después de los recientes descensos. Sin embargo, nos parece relevante el deterioro del capital circulante debido a los aumentos de precios eléctricos y los desajustes entre cobros y pagos como consecuencia de los cambios regulatorios, que se ha traducido en una generación de flujo de caja inferior», asegura Castelo.

A pesar de ello, la opinión general de los expertos es positiva, marcada por la reducción del coste de la deuda, su estabilidad en el negocio regulado, los estables márgenes de generación y comercialización, así como su atractiva rentabilidad por dividendo.

El 60% de las entidades del consenso de mercado aconsejan comparar títulos de Endesa y el 40% opta por mantenerse neutral en la compañía. La firma que preside José Bogas tampoco cuenta con recomendaciones de venta sobre sus acciones. En este sentido, el potencial alcista que le dan los analistas es del 30%, considerando que puede alcanzar los 23,96 euros por acción frente a los 18,5 euros actuales.

NATRUGY: AL MARGEN POR LA INCERTIDUMBRE DE SU ESCISIÓN

En cuanto a Naturgy, las dudas sobre la división de su negocio en dos son las que rigen actualmente las consideraciones de los expertos sobre su cotización. El spin-off de la firma que preside Francisco Reynés, enmarcado en el proyecto “Géminis”, todavía no se ha formalizado y no hay fecha concreta para su finalización. Una situación que mantiene al mercado al margen de la compañía hasta que la dirección aclare la estrategia a seguir.

La parte positiva a destacar de Naturgy la ha puesto la agencia de calificación crediticia Fitch. La entidad resalta en un reciente informe que la energética se beneficiará del tope al precio del gas que ha promovido el Gobierno. El motivo principal que argumenta Fitch es que las centrales de ciclo combinado tendrán un «mayor factor de carga» con la puesta en marcha de la denominada ‘excepción ibérica’ al tener que abastecer una mayor demanda francesa y esto podría beneficiar a la compañía.

Si nos atenemos a lo que opina la banca de inversión sobre Naturgy, lo que se observan son incertidumbres y consejos de venta sobre el valor. El 73,9% de las firmas de análisis que recoge consenso de mercado mantienen recomendación de vender las acciones de la compañía, mientras que el 26,1% opta por un consejo neutral. La compañía no cuenta con una sola recomendación de compra sobre sus títulos, considerando que pueden caer hasta un 12% más en los próximos meses.

«De Naturgy lo que cabe es esperar es que se defina la división de la empresa en dos entidades, una para la gestión de infraestructuras y otra para la gestión del negocio liberalizado. Tanto en cuanto no se anuncie y se vea cómo queda la compañía, habría que permanecer al margen», destaca el analista de iBroker.

Relacionados