jueves, 18 agosto 2022

José Elías se electrocuta con Ezentis y Audax

José Elías pierde cerca de 37,25 millones de euros en su inversión en Ezentis, la compañía de infraestructuras. El catalán y dueño de Audax compró el 28,571% del capital de Ezentis el 18 de julio de 2021. Un año después, su inversión se ha hundido más de un 76% en estos últimos doce meses. No es la única inversión que está provocando un agujero en las cuentas de Elías. Audax, la niña de sus ojos, cede un 16% desde enero y ostenta el 66,234% del capital. Con esta inversión, el empresario soporta una pérdida latente de 64 millones. En total, el millonario Elías ha perdido de forma potencial 101 millones de euros entre ambas caídas.

Con Ezentis, Elías se la jugó el todo por el todo. La compañía atravesaba momentos muy tensos y complejos, para después solicitar formalmente el rescate de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Sin embargo, la institución ha rechazado por completo la petición y ahora ha pedido una reconsideración. La caída, del 24% en la jornada de este lunes, pudo ser aún mayor, del 35%, para cerrar en unos pírricos 0,085 euros por título.

EZENTIS, UNA PIEDRA EN EL CAMINO

Ezentis pidió 70 millones de euros al fondo de apoyo de solvencia de empresas estratégicas, un montante muy elevado, según la SEPI, pese a que la deuda aprieta. En concreto, la SEPI entiende que no se han cumplido con los criterios para ser rescatada, como tampoco lo ha sido Abengoa. En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa ha requerido “un plazo de alegaciones al expediente que hace inviable en la práctica que se pueda concluir el mismo dentro del plazo legalmente establecido”.

Ezentis ha pedido un plazo de alegaciones al expediente que hace inviable en la práctica que se pueda concluir el mismo dentro del plazo legalmente establecido

En caso contrario, se buscarían soluciones para refinanciar su deuda. Cabe destacar la buena relación que ostenta Elías con Goldman Sachs, toda vez que hizo todo lo que estuvo en su mano para cerrar los avales de Joan Laporta para poder presidir el FC Barcelona.

La petición de una “reformulación del informe y la resolución favorable del expediente” respecto a la solicitud al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas llegó a primera hora de la tarde y Elías ha podido respirar con cierto alivio, toda vez que está a poco más de un 1% para lanzar de forma obligatoria una opa sobre la compañía.

EZENTIS, ENTRE EL CONCURSO Y LA REESTRUCTURACIÓN

La empresa perdió casi 145 millones el pasado ejercicio, con un patrimonio neto negativo de 163 millones. Una situación que bordea el concurso de acreedores e incluso el cierre. Por este motivo, solicitó el rescate, más cuando la moratoria expira el próximo 30 de junio. A partir de ese día, inicia la cuenta atrás para tratar de abonar o renegociar los 157 millones de su préstamo, que ya refinanció el pasado año.

El presidente de Ezentis, Enrique Sánchez de León, ha advertido de la preocupante situación a sus accionistas. Encima de la mesa se encuentra una reestructuración total de la compañía y el apoyo necesario de los accionistas al nuevo plan, que requerirá nuevos fondos. Por tanto, ante esta situación, podría darse una ampliación de capital o el canje de acciones por deuda. Sin embargo, ésta última opción está casi descartada por completo toda vez que la capitalización es de 40,3 millones de euros.

José Elías, dueño de Audax
José Elías, dueño de Audax

La empresa debe volver a intentar alcanzar un acuerdo con fondos Muzinich y Arcano, así como el conglomerado de bancos, liderados por BBVA, CaixaBank, Banco Santander, EBN y Banco Pichincha. En juego están más de 8.000 empleados, la mayor parte concentrados en España.

ELÍAS, UN EMPRESARIO UNIDO A LA ELECTRICIDAD

Elías fusionó Fersa con Audax en 2016, superando el 70% de la cotizada. La compañía estuvo durante ese año y los posteriores en tierra de nadie, dormida prácticamente y moviéndose en niveles cercanos al medio euro por acción. Sin embargo, en 2018 comenzó un fuerte despertar.

Los títulos cogieron impulso a raíz de la apertura del Gobierno a la energía renovable en las subastas eléctricas. Sin embargo, todo fue un espejismo. De alcanzar los 2,5 euros por papel a los 1,11, con fuertes bandazos desde entonces, pero sin recuperar los máximos anteriores, un movimiento lateral que hace presagiar una caída de nuevo a ese suelo durmiente si no se soluciona el problema de la deuda.

AUDAX, BAJO EL ASEDIO BAJISTA

La tendencia tanto en Audax como en Ezentis es claramente bajista. La primera no logra alcanzar un punto de soporte que alivie la presión bajista. Cabe destacar que hasta cuatro fondos tienen posiciones cortas, entre ellos Citadel, del que Audax no logra zafarse. En total, el 6,52% del capital está en manos de quienes se benefician con las caídas. Linden Advisors ostenta el 1,09%; DE Shaw, un 1%; Polar AM, el 0,69%, y el mencionado Citadel con el 3,74%.

Estos fondos han reducido su exposición al valor según han asegurado la bajada. Ninguno de este cuarteto ha movido ficha desde el pasado mes de abril. Polar es el más paciente, al ponerse corto desde octubre del pasado año. Su posición gana prácticamente un 16%. El pulso con Citadel viene también de lejos, pero Elías no consigue hacer despegar la acción debido a ese lastre en la deuda.

Relacionados