sábado, 03 diciembre 2022

Iberdrola, Repsol y Acciona abren la veda de los dividendos de julio

Tras la lluvia de dividendos de junio, las cotizadas del Ibex 35 y del Mercado Continuo preparan una nueva veda para los inversores ávidos de dividendos en un escenario de subida de tipos de interés y una inflación galopante. El mes de julio se ha convertido en el principal reclamo para tener acciones de empresas cotizadas. Y es que, es uno de los principales reclamos para levantar el bajo volumen de negociación durante el verano.

La recuperación entre 2021 y esta primera parte de 2022 ha dado como resultado la vuelta a los dividendos previos a la pandemia, y algunas compañías han incrementado la retribución a sus accionistas, como ha hecho la banca y justo antes de los movimientos de tipos de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE). Y es que, la institución bloqueó esta retribución hasta octubre del pasado año. Las energéticas serán las protagonistas durante este mes de julio.

LAS ENERGÉTICAS DAN LA VEZ EN LOS DIVIDENDOS: 3.600 M€

Endesa abre el calendario del pago de estos dividendos de julio. En concreto, abonará 992 millones de euros en efectivo, 0,937 euros brutos por acción, que se pagarán el próximo 1 de julio. Iberdrola ofrecerá el 7 de julio el pago más importante del Ibex 35, con más de 1.700 millones de euros, en modalidad flexible, con 0,27 euros brutos por título.

Repsol, por su parte, realizará uno de los mayores pagos, con un total de 479,3 millones de euros, a razón de 0,33 euros brutos por título. Los accionistas percibirán el pago el próximo 7 de julio. Para poder cobrar esta retribución hay que ser accionista de la cotizada presidida por Antoni Brufau el día 4 del próximo mes.

IBERDROLA ABONARÁ EN JULIO EL PAGO DE 1.700 M€

Sin salir de este sector, Red Eléctrica ha pagado este martes 393,52 millones de euros, con 0,7273 euros brutos por título. El próximo 4 de julio, Enagás dará más independencia financiera a sus inversores con otros 267,22 millones, a razón de 1,02 euros por acción.

ACCIONA Y FLUIDRA, MÁS DE 300 M€

Acciona, por otro lado, abonará el mayor dividendo desde 2014, con 4,1 euros brutos por acción, hasta un total de 224,91 millones de euros, un montante que abonará el próximo 7 de julio. Los inversores tendrán que tener los títulos en cartera antes del 5 de julio, inclusive. El incremento del dividendo supone un 5% más respecto a 2020, mientras que es un 113% superior al de 2019. Una muestra de la buena marcha de la compañía en momentos tan duros para la economía.

Endesa

Fluidra, venida a menos durante este 2022 al registrar una fuerte caída del 36% desde enero, repartirá 0,43 euros brutos por acción el próximo 5 de julio, hasta un total de 84,12 millones de euros. Los inversores del líder de las piscinas cobrarán un total de 0,85 euros este año. El resto, se abonará el próximo 3 de noviembre.

Únicamente estas empresas repartirán un total de 4.200 millones de euros, prácticamente el 90% del total del pago de dividendo que se realizará durante este mes. Y es que, otras empresas del Ibex 35 también se han apuntado a este abono en julio, como son los casos de Rovi y ACS.

La farmacéutica abona un total de 0,95 euros brutos por título, hasta un total de 53,26 millones de euros el próximo 7 de julio. Para ello, los inversores deben poseer los títulos el 5 de ese mismo mes.

INDRA Y ACS, EN EL PUNTO DEL INVERSOR

Indra, por otro lado, abonará otros 15 euros por acción el próximo 15 de julio. La cotiza devuelve a los accionistas esta retribución por primera vez en siete años. La cotizada, envuelta ahora en la polémica por el cambio en el consejo, repartirá un total de 26,49 millones de euros, el 25% de este montante, unos 6,6 millones de euros, irá a parar a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Pharma Mar abonará un total de 0,65 euros brutos el 15 de julio, hasta un total de 11,93 millones de euros. ACS, por su lado, abonará 1,44 euros el próximo 18 de julio. Los accionistas elegirán entre el cobro en acciones o en efectivo, en una de las últimas modalidades de dividendo flexible que aún quedan en el IBEX 35. En total, unos 415 millones de euros, un montante que dependerá de la selección de los inversores. Inmobiliaria Colonial, por otra parte, abona un total de 0,24 euros por acción, hasta un total de 129,5 millones, el próximo 8 de julio.

OTROS DIVIDENDOS IMPORTANTES

CAF, por su parte, abonará 0,6 euros brutos por título, unos 20,56 millones de euros. El fabricante de ferrocarriles lo pagará el próximo 8 de julio. Gestamp, por otro lado, abonará 0,043 euros brutos el próximo 5 de julio. La compañía ofrece 24,74 millones de euros. CIE Automotive abonará al día siguiente los 0,36 euros brutos por acción, hasta un total de 44,11 millones. Otras compañías, como FCC, darán 0,4 euros por título, unos 170 millones. Reig Jofre, Insur y Global Dominion darán 0,04; 0,16 y 0,087 euros por título.

Todos los dividendos van contra los resultados de 2021. Para este 2022, la incertidumbre es muy elevada de cara al segundo semestre del año, más cuando la mayoría de empresas estadounidenses están modificando a la baja sus estimaciones de resultados. De esta forma, este 2022 puede ser un año agridulce, con una fuerte caída en la Bolsa, pero al mismo tiempo con una fuerte retribución a los accionistas.

ENTRE LA RECESIÓN Y LA RECOMPRA DE ACCIONES

Y es que, la inflación galopante va a quedarse durante un largo tiempo. El problema principal de los movimientos de los tipos de interés por parte de los bancos centrales es precisamente pasarse de frenada. Y es que, si la inflación se reduce a un mayor ritmo del previsto, los tipos de interés tendrán que reducirse antes de tiempo. La situación en este momento es la entrada de una recesión, la cuarta en la última década, que podría dar al traste con la recuperación.

Asimismo, al pago de dividendos también se suma la recompra de acciones, una operativa que permite incrementar el precio de la acción secando en parte el volumen de negociación. La banca ha sido uno de los sectores que ha utilizado esta maniobra. Banco Santander, por ejemplo, ha reducido el capital social en un 1,7% tras invertir 865 millones.

Esta maniobra, además, se ha realizado en Estados Unidos, alcanzando máximos históricos en un momento en el que los tipos de interés estaban en mínimos históricos.

Relacionados