lunes, 08 agosto 2022

Cómo aprovechar el disparatado precio de la gasolina: así lo hace el ETF más rentable de los últimos años

Pocos productos de inversión hay en la actualidad más rentables que el llamado: WisdomTree Gasoline (UGAS.MI). Un vehículo de inversión que presenta una rentabilidad cercana al 80% en lo que va de año. Una cifra espectacular, más si cabe cómo está el mercado, pero que empequeñece respecto a la obtenida en 2021 cuando casi alcanzó el 90%. En 2019, fue del 51,9%. Y pese al mal dato de 2020, en total, la rentabilidad anualizada en los últimos tres años ha sido superior al 30%. A pesar de esa increíble revalorización, el dicho derivado financiero esconde un último secreto: unas comisiones casi exiguas.

Una característica, la última al menos, que se debe a la propia naturaleza del producto, conocido como ETF. Los Exchange Traded Fund son una de las innovaciones financieras, más exitosas de las últimas décadas, sino la que más. Un triunfo que le viene, principalmente, por sus dos pilares básicos: ese bajo coste y su sencillez. En la actualidad, contratar este tipo de productos financieros apenas cuesta un par de décimas de la inversión anual, mientras que otros fondos de autor pueden restar a la rentabilidad obtenida por el cliente entre un 1,5 y un 3%. Una de las grandes ventajas de la inversión pasiva.

Por otro lado, la idoneidad del producto, ya que en la actualidad se pueden crear de cualquier tipo de activos financieros. Esa característica de sencillez también ha ayudado a su expansión. De hecho, en 1990 solo había un ETF activo, creado State Street para seguir al índice S&P 500 que más tarde se conocería por el nombre de ‘Spider’ (por el parecido de su ticket, SPDR). Mientras que ahora, se calcula que hay más de 5.300 ETFs en todo el mundo que suman una valoración conjunta superior a los 5 billones europeos o trillones americanos.

UN ETF LIGADO AL PRECIO DE LA GASOLINA SIN PLOMO

Esa suma convierte a los ETF en un activo único para apostar por un tipo de inversión. Al fin y al cabo, el único trabajo que realmente requieren este tipo de productos grosso modo es elegir un campo temático o la estrategia. Los hay que lo prefieren como estrategia a largo plazo en general como hace, por ejemplo, el famoso Spider. Sin embargo, también hay otra infinidad de ellos ligados a un campo muy definido, de hecho, recientemente se hizo notable la creación del primer ETF ligado a criptomonedas o antes a la marihuana.

Aunque en este caso el sector elegido es el de la gasolina. Un sector que lleva demostrando ser increíblemente rentable en los últimos años como atestiguan los elevadísimos precios en los surtidores de todo el mundo. De hecho, es ese crecimiento el que ha posibilitado la increíble revalorización del ETF. “WisdomTree Gasoline está diseñado para permitir a los inversionistas obtener una exposición a una inversión de retorno total en gasolina”, explica la compañía WisdomTree dedicada a la creación de productos en bolsa ligados a las materias primas para el mercado europeo.

Para ello, el ETF funciona mediante el seguimiento del subíndice de gasolina sin plomo de Bloomberg. En pocas palabras, se trata de un listado, de ahí lo de índice, que recoge los movimientos en los precios de los contratos futuros, no tanto el precio del activo en sí, lo que ayuda a que el movimiento de ambos esté más correlaciona. Aunque también obliga, por ejemplo, a WisdomTree a respaldar su producto mediante derivados financieros conocidos como swaps. “Las obligaciones de pago de las contrapartes de los swaps con el Emisor están protegidas por garantías mantenidas que se valoran a precios de mercado diariamente”, explica la propia compañía.

LAS DESVENTAJAS DEL PRODUCTO DEL AÑO

Otra de las claves del producto es que al ser creado para los mercados europeos, la obtención de participaciones del mismo a través de distintas plataformas de inversión españolas son muy amplias. De hecho, la propia WisdomTree señala en su web que se puede acceder a sus productos desde una decena de brókers españoles. Entre ellos destacan por ejemplo el de Open Bank, IG, Bankinter, Renta 4 u otros de bajo coste como Degiro o Interactive Brokers. Al final, otra ventaja de los ETFs es la facilidad para su contratación en casi cualquier plataforma.

Pero no todo es tan ‘bonito’. El WisdomTree Gasoline también tiene algunos elementos que pueden ser problemáticos. El principal es la alta volatilidad que tiene su cotización. De hecho, no hace falta más que ver su evolución año a año, tanto para bien como para mal, para darse cuenta: en 2022 lleva ganado casi un 80%, en 2021 fue un 88% y en 2019 un 51,9%. Pero en 2020 cedió casi un 40% y en 2018 un 30%. El resultado es positivo incluso comparado con el momento de su lanzamiento, en plena burbuja en 2006, pero desde entonces la rentabilidad anual es de poco más del 3%.

Eso describe otro problema importante: el momento de entrar. Cómo casi cualquier inversión el momento de hacer la apuesta es especialmente importante de cara a la rentabilidad futura. En pocas palabras, ese efecto es el clásico de comprar barato y vender caro. Una situación que dado el activo subyacente del ETF, la gasolina sin plomo, es realmente compleja. El aumento del precio de los carburantes les ha llevado a rebasar máximos, aumentando la rentabilidad, lo que obliga al inversor a pensar en si esos máximos pueden sobrepasarse próximamente generando una rentabilidad más alta.

Obviamente, a corto plazo parece imposible que los precios puedan bajar considerablemente. Pero también es difícil ver aumentos más verticales sobre el actual nivel, ya que provocaría una caída importante en el consumo. De hecho, el petróleo ha reaccionado a la baja en las últimas semanas ante el miedo a una recesión primero en EE.UU. y después en Europa. En definitiva, en este caso, como probablemente en todos, la decisión requiere de un análisis mucho más minucioso. Aunque hay otra formulación más fácil y es que es una buena forma de neutralizar la posibilidad de que aumente el coste de los carburantes.

Relacionados