jueves, 18 agosto 2022

CaixaBank todavía tiene potencial para crecer un 20%

CaixaBank es el mejor valor del Ibex 35 este 2022. Las acciones del banco catalán avanzan un 36% desde enero y se ha posicionado como la mejor opción entre los bancos nacionales con el respaldo de analistas e inversores. A pesar del rally alcista que ha llevado a la compañía incluso a sorpassar a BBVA como la financiera de mayor capitalización del país, los expertos creen que todavía tiene potencial para crecer un 20% más en el selectivo español.

El banco que preside José Ignacio Gorigolzarri está siendo la opción preferida a la hora de invertir en el sector. Su sensibilidad a las subidas de tipos de interés y una menor exposición internacional, además de un plan estratégico que convence a los analistas, hacen de la entidad la opción más atractiva dentro del índice. Así lo creen firmas de análisis como Credit Suisse, que ha reiterado en diferentes ocasiones su preferencia por CaixBank frente a sus homólogos nacionales en estos momentos de incertidumbre económica y social.

En este sentido, la firma suiza sigue firme en su apuesta por los bancos nacionales y destaca a la entidad catalana como la mejor posicionada en el contexto actual. De hecho, en su último informe alaba de Caixa la entrada de activos gestionados en lo que va de trimestre, que representa el 2,6% de los saldos vivos. Una situación que le otorga al banco la mayor cuota de mercado en comparación con sus competidores. Es por ello que Credit Suisse mantiene la recomendación de sobreponderar el valor a un precio objetivo de 3,9 euros por acción, lo que supone un potencial alcista cercano al 20%.

EL CONSENSO DA UN POTENCIAL DEL 20% A CAIXABANK

Otra de las características clave que ha venido destacando el banco helvético sobre CaixaBank en los últimos informes sobre el sector es la mayor resistencia de la compañía a la volatilidad del mercado. “CaixaBank mantiene uno de los colchones de capital más altos frente al objetivo de la administración, al tiempo que mantiene la exposición geográfica más saludable en todo el sur de Europa, en nuestra opinión”, destacaban sus analistas.

Y en la misma línea se han posicionado el resto de firmas de inversión que siguen a la financiera catalana en el Ibex, siendo un 64% las que recomiendan comprar acciones de la cotizada. El precio objetivo de las entidades del consenso de mercado que recoge Bloomberg fijan para CaixaBank se sitúa en los 3,91 euros, aunque las más optimistas como Grupo Santander o Morgan Stanley creen que puede llegar incluso a los 4,5 euros por título.

También desde Renta 4 se han mostrado optimistas en los últimos análisis ofrecidos. En este sentido, los analistas del banco ven en el plan estratégico de la compañía un crecimiento de los ingresos clave, basado en la vinculación con clientes, el impulso del negocio hipotecario y de consumo, así como una mayor especialización en productos para empresas y el desarrollo del negocio de banca de inversión en Europa.

Asimismo, CaixaBank tendría un perfil de riesgo controlado a pesar del entorno gracias a la utilización de los fondos de provisiones Covid-19. “Hemos revisado nuestras estimaciones para 2023-24 recogiendo el impacto de las subidas de tipos y recuperación del Euribor a 12M. Consideramos que a pesar del buen comportamiento de la cotización existen palancas y catalizadores para nuevas revisiones al alza, y que el entorno debería continuar apoyando”, destacan los expertos.

EL BCE PLANTEA DUDAS PARA LA COTIZACIÓN

CaixaBank se ha posicionado como uno de los mejores valores a la hora de invertir en un entorno marcado por la alta inflación, las subidas de tipos y la incertidumbre en los mercados. A pesar de ello, su cotización no se ha librado de las caídas en las últimas sesiones, marcadas por las últimas informaciones que han salido desde el Banco Central Europeo (BCE) respecto al posible escenario de recesión económica que está por venir.

En este sentido, el organismo europeo instó recientemente a las entidades bancarias a que actualizasen sus proyecciones de capital y dividendos. “Parece una medida lógica ante el deterioro de las perspectivas macro – Inflación, costes de financiación al alza y guerra en Ucrania -, pero es una mala noticia para las cotizaciones. Caber recordar que el BCE prohibió el pago de dividendos en 2020 para que las entidades reforzasen las ratios de capital ante los riesgos derivados de la pandemia”, indican desde Bankinter.

Los analistas de la firma creen que limitar el pago de dividendos “de forma generalizada e indiscriminada” es una medida controvertida porque tiene un coste importante en términos de valoración (caídas en bolsa) que el propio BCE ha reconocido. Además, señalan que “no tiene en cuenta el modelo de negocio de las entidades (banca comercial vs banca de inversión), la exposición por áreas geográficas y/o los riesgos por líneas de negocio (grandes empresas vs Pymes, hipotecario vs consumo…)”.

Asimismo, aunque ven poco probable que el BCE acabe prohibiendo el pago de dividendos a corto plazo, consideran que “no hay que despreciar el riesgo a ver una política de remuneración a los accionistas más conservadora de lo previsto”. Una medida que sin duda haría perder parte del atractivo de CaixaBank, aunque aún mantenga argumentos a favor para seguir manteniendo su rally alcista.

Relacionados