jueves, 18 agosto 2022

Iberdrola, Telefónica y Repsol, los antiaéreos del Ibex 35 en la guerra contra la inflación

La inflación galopante ha declarado la guerra a los inversores y ahorradores. La búsqueda de la rentabilidad se ha convertido en la prioridad absoluta en el mercado español. Por el desempeño de las acciones, los tenedores de títulos de CaixaBank, Telefónica, Repsol, Bankinter, Sabadell, Solaria, Pharma Mar y Acciona Energía vencen, de momento, a la inflación y al mercado desde enero.

Estos títulos han dado alegrías en un año de shock para las principales Bolsas en la primera parte del año. Y es que, es el peor primer semestre del S&P 500 desde 1937, con una fuerte caída del Ibex 35 del 7% y una alta incertidumbre sobre qué ocurrirá los próximos meses. La recesión casi se da por hecho en Estados Unidos tras las contracciones del consumo y de reserva del petróleo; y en el mercado se recuerda que cuando EE UU estornuda, Europa coge pulmonía.

A LA ESPERA DEL RITMO DE SUBIDA EN EL BCE

Así las cosas, la inflación se ha disparado a uno y otro lado del Atlántico, pero la amenaza es más grave para el Viejo Continente ante la inacción del Banco Central Europeo, que hará su primera subida en su próxima reunión. Se estima un incremento del 0,25%, pero hay voces que apuntan a un movimiento más agresivo en pleno verano.

Con esta guerra, los inversores cargan su cartera con misiles antiaéreos o bien refugiándose ante el bombardeo incesante del incremento de precios. Las proyecciones apuntan a niveles más altos, especialmente en España tras las subidas del precio del gas desde Argelia, mientras Irán está tratando de contener al petróleo con bajadas.

LOS BLUE CHIPS MANDAN CONTRA LA INFLACIÓN

Con este escenario, los inversores se adentran en valores como Telefónica, Iberdrola y Repsol. Dos sectores, energía y telecomunicaciones, que se comportan bien ante las subidas de precios generalizadas. Sergio Ávila, analista de IG Markets, indica que Telefónica tiene una resistencia importante en los 5,21 euros por título, un nivel que se encuentra a un 6% de subida respecto al cierre de la jornada de este lunes. En caso de venir recortes, el soporte se sitúa en los 4,37 euros, un 10% por debajo de los 4,9 euros de los que parte este martes. Sin embargo, la valoración fundamental de Telefónica se sitúa en los 11 euros por título, más de un 100% de subida potencial.

Iberdrola
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán

Iberdrola, por su parte, mira hacia los 11,5 euros, un 12% respecto a los 10,27 euros con los que ha finiquitado la sesión de este lunes. El precio objetivo, según Ávila, es de 12 euros, un 16% por encima del cierre. Eso sí, Iberdrola estaría muy cerca de alcanzar su valoración fundamental de largo plazo, en los 10,8 euros. Si la eléctrica presidida por Sánchez Galán recortara posiciones, el primer soporte se situaría en los 9,29 euros por acción.

REPSOL, EN EL SECTOR Y EL MOMENTO ADECUADO, PARA BATIR A LA INFLACIÓN

Repsol, la última en liza entre estos denominados ‘blue chips‘ del Ibex 35, ofrece una resistencia en los 16,26 euros, un 17,5% por encima de los 13,86 euros con los que ha cerrado esta jornada. Asimismo, el precio objetivo se situaría más abajo, en los 16 euros; mientras que el valor está muy cerca de alcanzar la valoración de largo plazo, en los 14,75 euros. Por otro lado, el soporte en Repsol se encuentra en los 13,32 euros.

Sin embargo, Ávila ha considerado necesario seguir a los valores defensivos, como Red Eléctrica o Acciona Energías Renovables, para hacer frente al segundo semestre del año. Y es que, las perspectivas señalan a una inflación galopante también para el verano y los tambores de recesión cada vez retumban con más fuerza.

Tienen que ser valores de sectores en los que esté entrando el dinero para que además del dividendo obtengamos ganancias por el alza

Otro de las minas que pueden estallar en las carteras de los inversores son los cantos de sirena por la rentabilidad por dividendo. No obstante, hay serias advertencias por éstas últimas y es que la rentabilidad ha subido precisamente por la caída del precio de las acciones. “Para batir a la inflación desorbitada que tenemos no solo vale con el dividendo“, ha advertido Ávila. “Tienen que ser valores de sectores en los que esté entrando el dinero para que además del dividendo obtengamos ganancias por el alza de las cotizaciones, sector eléctrico puede ser un ejemplo de ello”, ha comentado.

NO SÓLO DE DIVIDENDO VIVE EL INVERSOR EN ESTA GUERRA CONTRA LA INFLACIÓN

Y es que, una mayor rentabilidad por dividendo o una mayor retribución para atraer a los accionistas no es necesariamente una buena noticia para la empresa cotizada. Numerosas empresas, especialmente en Estados Unidos, han utilizado la facilidad del crédito de la Reserva Federal para incrementar bonus y dividendos. En Europa, la banca está aprovechando para aumentar los márgenes tras conceder créditos a tipos más elevados que los que presta el BCE, en mínimos históricos. Sin embargo, el euríbor se ha disparado y encarece las hipotecas en más de 1.000 euros anuales.

La propia banca europea alerta que un dividendo exagerado puede ser síntoma de debilidad empresarial. Asimismo, es un error común confundir el dividendo elevado sin vigilar los fundamentales de la empresa. Mantener a raya esta relación es fundamental para evitar explosiones en las carteras.

Los inversores ya comienzan a descontar crisis económica“, ha señalado. Por este motivo, cree que hay que “seguir fijándose en valores de sectores defensivos como utilities, pero el sector de petróleo puede seguir haciéndolo bien”.

Relacionados