lunes, 08 agosto 2022

A Meliá le crecen los problemas en pleno verano

A Meliá le crecen los problemas en pleno verano. La compañía de la familia Escarrer pierde cerca de un 30% de su valor en Bolsa desde mayo, especialmente por las caídas producidas en el mes de junio. Algunos analistas creen que los efectos de la inflación afectarán en los márgenes de la compañía a pesar de la temporada estival y otros recortan su precio objetivo para los próximos meses. Por si fuera poco, los bajistas han empezado a posarse sobre la empresa hotelera, con previsiones de sacar rentabilidad con futuras caídas.

Se trata del hedge fund francés Eleva Capital, que ha apostado en corto contra Meliá con una posición del 0,51% sobre su capital social el 4 de julio, tal y como consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). A través de esta compra, el fondo de inversión se ha hecho con un paquete accionarial compuesto por 1,12 millones de títulos con un valor de mercado actual 6,38 millones de euros. La compañía turística no contaba con bajistas en su capital desde junio del año pasado, cuando el conocido fondo de cobertura Marshall Wace la tenía en la lista de sus presas en el Ibex 35.

El ataque del bajista se produce en un contexto incierto para las compañías del sector turístico que, ante una posible recesión y las consecuencias de la inflación (10,2% en España), están siendo duramente penalizadas en el mercado de valores. En este sentido, firmas del Ibex 35 y del Mercado Continuo como IAG, Aena, Amadeus, eDreams y NH Hoteles protagonizan caídas que van del 9% hasta el 30% desde el mes de junio. Una situación que esperan revertir gracias a las cifras que organismos como Exceltur prevén para el turismo este año.

MELIÁ E IAG, CASTIGADAS POR LOS BAJSITAS

Este tipo de movimientos bajistas suelen afectar a la cotización de la compañía de manera negativa y abren la veda en el sector de los valores turísticos. De hecho, Meliá no es la única firma turística que cuenta con fondos de cobertura en su capital apostando en corto. IAG acumula hasta siete bajistas en su capital, con la nueva incorporación del gigante BlackRock a través de su fondo BlackRock Investment Management con una posición del 0,52%.

Se suma así a la lista compuesta por otras firmas de inversión como Kintbury Capital y Sandbar AM, que cuentan con cortos del 0,98% y del 0,96% respectivamente, GLG Partners con un 0,8%, Marshall Wace con un 0,71%, Point72 Europe con un 0,6% y Pictect AM con un 0,51%. Cabe destacar que las posiciones en corto sobre el holding de aerolíneas que agrupa a British Airways y a Iberia son recogidas por los reguladores británicos, puesto que también cotiza en la Bolsa de Londres.

En cuanto al mercado español, Meliá es la única firma turística lastrada por bajistas, pero puede ser la primera si la recesión económica acaba llegando a Europa y los fondos oportunistas deciden apostar contra los valores del sector. Una presión añadida que se sumaría así a los más de 1.600 millones en corto que los hedge funds tienen posicionados en más de una decena de compañías de la Bolsa, con protagonistas como Ray Dalio buscando sacar partido a las caídas de grandes empresas del Ibex 35.

LA INFLACIÓN CASTIGARÁ A MELIÁ

La presión bajista es otro de los problemas que se le acumulan a Meliá, cuyos márgenes pueden verse afectados debido a la creciente inflación. De este modo lo expresaron los analistas de Bankinter recientemente, cuya opinión al respecto es que la subida de precios de la hotelera no compensará todo el incremento de costes y sus márgenes se verán penalizados.

Se trata de un contexto económico negativo por el que han decidido rebajar su recomendación desde comprar a neutral. “Meliá prevé una muy positiva temporada de verano, que en términos globales igualaría los ingresos de 2019, y particularmente se observa un incremento importante de tarifas diferenciado por zonas”, señalaban en su último análisis sobre Meliá.

A pesar de las previsiones que maneja la compañía de incremento de la ocupación, tanto en hoteles urbanos como de las islas y costas, el alza en los precios de la energía, la bebida, los alimentos o los salarios erosionarán una parte importante de los márgenes. Escenario pesimista por el que los expertos del banco creen que el segundo trimestre de 2022 estará marcado por unos débiles resultados, que se publicarán el próximo 27 de julio. Hasta entonces, la entidad estima un comportamiento en línea con lo que ha venido mostrando las últimas semanas.

Relacionados