lunes, 08 agosto 2022

¿Es hora de las renovables españolas? Ventajas y riesgos en un mercado volátil

La crisis energética mundial y la apuesta política a futuro por las energías renovables hacen que el sector esté en el centro de la diana en los mercados. La amenaza de un corte definitivo del suministro del gas por parte de Rusia a los países de la zona euro, los objetivos de descarbonización y eliminación de CO2, así como las nuevas medidas en materia fiscal para eléctricas y petroleras están marcando el buen rumbo de las renovables en Bolsa.

Sin embargo, también cuentan con riesgos relacionados con los costes y la deuda que plantean dudas a los inversores. Valores como Solaria, Acciona Energía, Ence, Grenergy o Ecoener despuntan este año en el selectivo con subidas que van desde el 20% hasta el 47%. Compañías que se han visto impulsadas especialmente desde que estalló la guerra en Ucrania por la invasión rusa a finales de febrero. Los posteriores castigos económicos a Rusia por parte de la Unión Europea y la reacción del país liderado por Vladimir Putin a las sanciones han desencadenado una grave situación energética.

La búsqueda de alternativas al petróleo y el gas han supuesto un impulso añadido a las firmas dedicadas a la energía renovable, que en su mayoría mantienen el rally alcista a día de hoy. Y es que, el G7 mantiene su idea de eliminación del CO2 en 2050 y, tanto en Europa como en EE.UU. e incluso en China, se apuesta por esa línea. Pero se trata de una fecha muy a largo plazo, por lo que todavía existen problemas actuales que limitan su potencial.

ELEVADOS COSTES, RETRASOS, INFLACIÓN…

“2050 está todavía muy lejos y, aunque la apuesta por el sector parece clara, lo cierto es que en su entorno aparecen problemas en el corto plazo que hacen que muchos inversores todavía se muestren escépticos”, explica Antonio Castelo, analista de iBroker a Inversión.es. En este sentido, el experto asegura si bien las renovables son la apuesta a futuro, la situación actual de endurecimiento monetario marcada por los principales bancos centrales “en un entorno casi de hiper inflación“, hace que se generen dudas.

Entre los retos a los que se enfrenta al sector se encuentran los elevados costes de inversión y de financiación, cuyo aumento puede implicar en algún momento para determinadas empresas tener que abordar aplicaciones de capital. “También se aprecian retrasos administrativos en concesión de permisos o efectos de los cuellos de botella en las cadenas de suministros“, indica Castelo.

Es evidente que el sector genera mucha atención entre los inversores y las compañías del Ibex 35 y del Mercado Continuo mencionadas pueden ser apuestas rentables en 2022 y en el futuro. “Sin embargo, habrá que contemplar también que mejoren los retos que afronta el sector y, a medida que estos vayan desapareciendo, el mercado reconocerá los puntos favorables que tienen estas empresas”, añade.

Asimismo, el analista destaca que las medidas aprobadas recientemente por la Comisión Europea para considerar como energías “verdes temporales” a la nuclear y al gas, puede hacer que algunos inversores institucionales se planteen destinar fondos a negocios ya muy maduros como estos, en detrimento de la inversión en renovables.

LAS VENTAJAS DE UN SECTOR AL ALZA

En cualquier caso, la mayoría de las cotizadas del sector han mantenido una posición rentable, durante meses marcados por la incertidumbre, la volatilidad y la caída de grandes compañías consideradas como fiables. Una situación que hace preguntarse si las renovables pueden considerarse un refugio en el mercado, en el contexto macroeconómico actual, marcado por la inflación, las subidas de tipos y las tensiones por el conflicto internacional.

“Tanto como refugio, no, ya que como decíamos antes, muchos inversores perciben cierto riesgo y falta de rentabilidad”, asegura Castelo. Pero las subidas del sector, a pesar de estar impulsadas por factores externos, no se pueden considerar completamente “artificiales”, sino que también obedecen a causas favorables que ofrecen oportunidades de inversión atractivas de inversión.

“En la percepción que en el mercado siempre se hace de “lo negativo del corto plazo”, no se tienen en cuenta factores como que los costes de la electricidad renovable se han reducido mucho en los últimos años, gracias a la mejora de las tecnologías utilizadas, a las economías de escala que se consiguen y a una mayor experiencia de los desarrolladores de proyectos”, destaca.

En este sentido, las empresas del sector tienen que ser capaces de encontrar un buen punto de equilibrio entre conseguir una correcta financiación, que sea sostenible a largo plazo, y proporcionar una rentabilidad adecuada, además de sostenible para sus accionistas. “Un ratio que a mí me gusta vigilar bastante es el de Deuda Neta / EBITDA, que se muestra bastante elevado en todos los casos: Soltec 13,68x; Solaria 5,58x; Audax 7,39x; Grenergy 7,46x; Solarpark 7,40x”, explica Castelo.

“Si nos vamos al lado de la rentabilidad y en concreto a la rentabilidad sobre recursos propios, también vemos lecturas aunque no tan atractivas: Soltec -1,17%; Solaria 26,45%; Audax 14,84%; Grenergy 13,03% y Solarpack 8,76%”, añade.

Relacionados