jueves, 18 agosto 2022

La pirámide de las cripto plataformas de bitcoin se desmorona

Las estafas y quiebras forman parte del universo digital desde la creación del bitcoin. El caso más sonado se produjo hace ocho años, con la quiebra de Mt. Gox, entonces la mayor plataforma de compraventa de critptomonedas. El 80% de las transacciones de bitcoin en ese año se realizaron en esta empresa. Años después, se destaparon las presuntas estafas de PlusToken, USI Tech, OneCoin y Bitconnect. Y en pleno criptoinvierno actual Terra (Luna); Voyage y Three Arrows Capital; Voyager Digital, Celsius y 2gether -esta última en España- han sucumbido a esta crisis de desconfianza hacia las monedas virtuales. También hay graves problemas en CoinBase y otras empresas dedicadas al intercambio, con corralitos o limitaciones en la cuantía.

Para los ahorradores e inversores es crucial leer las condiciones de los libros blancos de las plataformas y de las criptomonedas

El caso de Mt.Gox fue el primero de la historia, pero casi diez años después puede provocar un nuevo terremoto en pleno criptocrash del bitcoin. Para Julius Baer, el banco suizo, se trata de una “bomba del pasado” debido a que los afectados por esta quiebra podrán rescatar 135.000 bitcoin, cuyo valor de mercado es de más de 2.800 millones. El principal problema de es la posible elección de las víctimas. Si deciden hacer la transacción en efectivo -el bitcoin cotizaba en apenas 800 euros entonces frente a los 21.200 actuales-, la presión vendedora puede provocar nuevas tensiones y presionar a la baja a la criptomoneda. El mensaje de Julius Baer se produce con una inflación disparada en Estados Unidos y en la Eurozona, y podría desestabilizar aún más a las monedas virtual.

EL BITCOIN Y LAS CRIPTOS VOLATILIZAN DOS BILLONES DE EUROS EN APENAS 9 MESES

Sin embargo, estos inversores no sólo no pierden, sino que ganan un 2.650%, una ganancia nada despreciable dado que los analistas más pesimistas apuntan que el bitcoin podría volver a visitar los 10.000 euros por unidad. En este escenario, que deja el beneficio potencial en un 1.250%. Asimismo, tanto el bitcoin como el ethereum se han disparado más de un 17% y un 9% desde los mínimos de junio.

Desde los máximos, el valor del bitcoin y del resto de criptomonedas se ha desplomado más de dos tercios. En noviembre de 2021, su valor alcanzaba los tres billones de euros, un montante que se reduce ahora a 970.000 millones. Las cifras de inflación, el segundo peor arranque del año en Wall Street en toda su historia, junto a la desconfianza han minado a este mercado. Solo el pasado viernes se perdieron más de 50.000 millones debido a un mayor endurecimiento de los bancos centrales a sus políticas monetarias, restringiendo aún más su precio. Y es que, para entrar en el mercado se necesita sí o sí moneda fiduciaria.

PRÉSTAMOS IMPAGADOS Y CORRALITOS: EL PRESENTE DE LAS CRITPOMONEDAS Y EL BITCOIN

De hecho, en el mercado se especula ya en cuál será la siguiente plataforma en caer en el capítulo 11 de Estados Unidos -similar al concurso de acreedores en España- o bien entrar en quiebra y dejar a su suerte a los inversores. En el caso de la española 2gether el número de víctimas supera las 100.000, con distintas monedas, pero especialmente en bitcoin.

Bitcoin

Cabe destacar, además, que las estafas en este universo digital se han disparado conforme el precio se ha incrementado. Tan sólo el pasado año se calcula el robo de más de 7.700 millones de dólares, el mismo montante que en euros al cambio actual. El fraude se ha disparado un 81% y no hay aún una regulación que pueda asegurar los ahorros de miles de personas.

El caso reciente de Voyager Digital, que se ha acogido a la ley de Quiebras de Estados Unidos, tras los problemas de impago de un préstamo de 650 millones de dólares concedido al fondo Three Arrows Capital (3AC). La empresa afirma que dispone de 1.300 millones de billetes verdes para llevar a cabo su reestructuración. Entre sus clientes afectados se encuentran clientes de Metropolitan Commercial Bank, con unos 350 millones de dólares. Los fundadores del fondo Three Arrows Capital (3AC), Kyle Davies y Su Zhu, tienen su primera vista judicial este lunes, pero los jueces no les localizan.

EL ERROR A LA HORA DE ESCOGER PLATAFORMA

La debacle de las criptoplataformas ha dejado un reguero de víctimas. La mayoría de ellas fueron aconsejadas por amigos, ‘expertos’ y captadas por Internet, en vídeos o anuncios. Para los ahorradores e inversores es crucial leer las condiciones de los libros blancos de las plataformas y de las criptomonedas. Es un documento que detalla la filosofía y el fundamento de su existencia. En resumen, identificar un problema y resolverlo.

La redacción de este libro, así como el contenido del mismo debe estudiarse con detenimiento para evitar desagradables sorpresas. Asimismo, es fundamental conocer qué ofrece la compañía en caso de quiebra. Y es que, en el caso de CoinBase, por ejemplo, los activos, como el bitcoin, pueden perderse por completo.

CÓMO ESCOGER UNA PLATAFORMA PARA DEPOSITAR EL BITCOIN

Tener presentes estos riesgos es importante a la hora de invertir. En Bolsa, por ejemplo, escoger un bróker de confianza, regulado y vigilado, ahorra sustos posteriores. Lo mismo ocurre con las criptomonedas, como el bitcoin. Identificar plataformas que no han infringido la ley, no han sido víctimas de ciberataques o conocer el pasado de sus fundadores puede ser muy relevante a la hora de depositar el dinero. Poseer un currículo pulcro no es sinónimo de que las cosas marchen bien en un futuro.

Asimismo, desconfiar de quienes ofrecen rentabilidad sin un fundamento sólido es otro de los pilares. Cabe destacar que Bitconnect prometía una rentabilidad diaria del 1%. Es decir, casi un 3.680% anual con el interés compuesto. Realizar estas ganancias en un mercado tan volátil como las criptomonedas fue un sueño. Por este motivo, los inversores deben tener en cuenta tres premisas básicas a la hora de invertir: hacerlo con dinero que puede permitirse perder -nunca invertir con un préstamo-; invertir en activos o empresas que entienda; y desconfiar de las buenas promesas. Si es demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea mentira.

Relacionados