lunes, 08 agosto 2022

Bitcoin: cuando una oportunidad se convierte en un catalizador del default

El año del bitcoin está siendo una montaña rusa. Pese a que la cotización de la que sigue siendo a la criptomoneda más valiosa del mercado se ha precipitado, la adopción sobre la cripto ha crecido. Cada vez son más las personas que tienen conocimiento sobre lo que es el bit. Pese a que el valor del bitcoin se ha precipitado hasta niveles similares a los de diciembre de 2020, la criptomoneda mantiene adeptos y, varias naciones han mostrado cercanía hacia el activo, sobre todo aquellas que tienen economías en vías de desarrollo.

Varios países han visto en el bitcoin una oportunidad de agilizar los pagos, dinamizar las transacciones y, sobre todo, adaptar y digitalizar la economía. Si bien la teoría es buena, a la hora de aplicar la práctica varias de estas naciones no están saliendo bien paradas. Y es que la criptomoneda está en horas bajas. El activo se ha contagiado de la actual situación financiera. El sentimiento inversor es negativo y los aires de preocupación, riesgo y temor ante una recesión económica han invadido el ambiente de todos los mercados financieros. El bit no ha sido una excepción. Es por ello por lo que la criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto se ha depreciado más de un 47% en lo que va de año. 

EL BITCOIN SE MANTIENE POR ENCIMA DE LA BARRERA DE LOS 21.000 EUROS

Lejos han quedado los presagios que los analistas le daban a finales del pasado año. Pese al deterioro, el calado social el bitcoin es abrupto. El bit es un activo global, y como tal, todas las naciones consideran, como poco, regularlo. Otras tantas ya han dado ese paso y, además, han decidido incorporarla en el flujo monetario. Aunque esta medida ha remarcado la posición de estos países en el mapa de los inversores, la realidad es que la jugada no está saliendo bien. 

EL SALVADOR, EL MEJOR Y EL PEOR EJEMPLO A PARTES IGUALES 

El Salvador es el mejor y el peor ejemplo. El país presidido por Nayib Bukele decidió incorporar al bit como moneda de curso legal en septiembre del pasado año. Habiendo pasado más de 10 meses, el balance es negativo. La inversión realizada por el país centroamericano se ha ido depreciando a medida que han avanzado los meses. Al mismo tiempo, la incursión de la criptomoneda en la economía salvadoreña no ha convencido a las masas. Para más inri, los augurios de que El Salvador no podrá hacer frente a su millonaria deuda pública resuenan más que nunca.

EL SALVADOR TIENE UNA DEUDA PÚBLICA SUPERIOR A LOS 24.600 MILLONES DE DÓLARES

Según varios informes, el país americano tiene una deuda pública superior a los 24.600 millones de dólares. A su vez, encabeza la lista de las naciones más riesgo a caer en default. El bitcoin no se ha convertido en el antídoto que Bukele creía. El mal momento de la criptomoneda se ha sumado a la lista de problemas que ya tenía la nación salvadoreña. Según Bloomberg, El Salvador en el país con más riesgo en caer en default en 2022. 

EL BITCOIN CONVENCE EN LAS ECONOMÍAS ENDEBLES 

Más allá de El Salvador, en la lista de países con riesgo a caer en default hay varios estados que han ido mostrando acercamiento por el bitcoin y el resto de las criptomonedas. De hecho, entre los primeros 25 países, 11 de ellos están en vías de regulación de las criptos, ya las han regulado o incluso han incorporado a estos activos a sus economías. 

Argentina, Brasil, Sudáfrica, Nigeria, Marruecos o Turquía, son algunos de los estados que tienen mayor riesgo de caer en impago y que, a su vez, han mostrado sintonía con los criptoactivos. Todas las naciones están alineadas en que cuentan con una economía endeble, más sujeta a las variaciones macroeconómicas y desbancarizadas. De hecho, hay estudios que establecen que los habitantes de varios países en vías de desarrollo prefieren cobrar su salario en criptomonedas. Lo consideran una buena forma de cubrirse ante la incesante inflación que sacude a todos los mercados financieros.

EL BITCOIN NO ES EL ANTÍDOTO 

Pese a esto, el momento del sector de las criptomonedas no es el mejor. Todas las medidas de estas naciones encaminadas a incluir a los criptoactivos en el flujo monetario se han convertido en un escollo. Aunque el bitcoin no es el motivo que ha llevado a estos países a correr mayor riesgo de default, hoy por hoy, el activo no es el antídoto que necesitan para revitalizar sus economías. 

HAY ANALISTAS QUE ESTIMAN QUE EL BITCOIN PODRÍA CAER HASTA LOS 13.000 DÓLARES

El bitcoin, por el momento, no se ha convertido en ese catalizador de inversores y empresas que muchas de estas naciones pensaban que podría ser. Quienes muestran cercanía con este tipo de activos los ven como una oportunidad de crecimiento, un reclamo para los adeptos de las criptomonedas, y una vía de desarrollo económico. Y es que, aunque las criptomonedas cuentan con varios factores positivos, los siete primeros meses de año han venido cargados de todo lo negativo que el bitcoin podía ofrecer. 

Pese a ello, la volatilidad puede ser el factor que impulse la cotización de la cripto. Por el momento los analistas consideran que el BTC puede caer hasta los 13.000 euros más pronto que tarde. Aún ello, el mercado de la criptomoneda ha vivió momentos similares. Además, la adopción sigue creciendo. Pese a las quiebras de varias plataformas de criptoactivos, el mercado ha ganado robustez. Está por ver si el bitcoin, como el resto de las monedas electrónicas se convierten en el trampolín que, como poco, mejore la economía de estas naciones. 

Relacionados