lunes, 08 agosto 2022

El bitcoin renueva las caídas ante la decisiva acción de la FED

El bitcoin se abona a las caídas cada vez que hay reunión de emergencia de la Reserva Federal de Estados Unidos. El Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) continuará con la escalada de los tipos de interés del dólar para tratar de atajar la inflación, pese a dañar el crecimiento. La decisión de este miércoles por parte del organismo presidido por Jerome Powell tendrá consecuencias en los mercados. Los analistas esperan alzas del 0,75% como mínimo, y no se descarta un incremento más agresivo tras el fuerte aumento de la inflación en junio, cuando realizó la subida más elevada de los últimos 28 años.

Las nuevas subidas de la FED han provocado un desplome del 10% en el bitcoin en apenas una semana, más del doble de la caída del 5% registrada en junio

Ni la Bolsa ni tampoco los bonos del Tesoro se librarán de los efectos de esta decidida y decisiva lucha para combatir los altos precios al consumo. Los inversores en criptomonedas, como el bitcoin, ya han dado buena cuenta de cómo las subidas de tipos afectan negativamente a sus activos en cartera. Y es que, la FED pondrá al menos el precio del dólar entre el 2,25% y el 2,5%, un nivel no visto desde 2018, coincidiendo con un criptoinvierno para el bitcoin.

EL BITCOIN REPITE EL MISMO PATRÓN QUE EN 2018

Entre octubre y noviembre de aquel año, con subidas de tipos mediante, el bitcoin perdió más de dos tercios de su valor, al hundirse desde los 17.000 a los 5.000 dólares. Este 2022, el hundimiento del bitcoin es del 52%, aunque ha llegado a registrar pérdidas del 57% entre los máximos y mínimos del año.

Los inversores en criptomonedas esperan que lo peor haya pasado ya, pero los datos del PIB de este jueves pueden volver a sacudir los mercados, sin excepción alguna. Y es que, tras la subida esperada de los tipos, la Casa Blanca dará a conocer la caída del PIB en el segundo trimestre del año. En este sentido, el mercado estaría descontando la entrada en recesión, con el segundo peor arranque de la historia en Wall Street. De hecho, los principales organismos internacionales ya han comenzado a recortar con fuerza sus previsiones de crecimiento para este año. En España, el Gobierno de Pedro Sánchez lo reduce al 2,3%, mientras sigue con un fuerte incremento del techo de gasto que ronda los 200.000 millones de euros.

El bitcoin no aguanta las subidas de tipos

La FED no sólo incrementará los tipos de interés sino que además continuará dando pistas sobre su propia operación bikini, un adelgazamiento necesario para reducir su balance y mantener la retirada de estímulos. Y es que, durante más de una década ha inyectado una ingente liquidez en el mercado, como han hecho otras entidades homólogas, entre las que se encuentra el Banco Central Europeo, si bien su actuación pone en riesgo no sólo el crecimiento de la Eurozona, sino también que sus medidas para combatir la inflación no sean tan eficaces debido a la desconfianza generada por el escaso interés en incrementar los tipos de forma decidida.

LAS SUBIDAS DE LA FED NO ATAJAN LA INFLACIÓN

Para Estados Unidos, los pronósticos auguran nuevas alzas en septiembre y durante los meses de otoño e invierno, para situar el precio del dólar entre el 3,25% y 3,5% de cara a diciembre. Si la medida surte efecto, los precios podrían caer en picado y dañarían aún más la economía si se mantienen los tipos demasiado alto durante un tiempo prolongado. Este es el principal temor en los mercados una vez comience a bajar la inflación.

En junio, la FED aseguró que la actividad económica había repuntado tras la caída en el primer trimestre. Sin embargo, este último mes muestra una clara desaceleración en todos los indicadores. De hecho, las empresas que habían realizado una sobredimensión de su plantilla durante el confinamiento de 2020 han paralizado por completo sus planes de expansión y diezmado el número de sus empleados. Todo ello, para prepararse de cara a un frenazo económico. Asimismo, estas decisiones son palpables en las peticiones de subsidios de desempleo semanales en Estados Unidos, cuyo número muestra una inusual tendencia alcista en un momento en el que se esperaba retroceso debido a la contratación del verano. El paro, cabe recordarlo, es un indicador atrasado de la economía.

Mientras tanto, los precios en Estados Unidos no han cedido por el momento ante las alzas de tipos de interés. Por más que los defensores del bitcoin aseguren que las monedas fiat no sirvan de nada, la realidad es que son necesarias para realizar las transacciones con las criptomonedas. De tal forma, que la subida de tipos sí tiene un efecto negativo en la inversión, más en un país donde se pide prestado y con fuerte apalancamiento a la hora de realizarla.

EL BITCOIN SE HUNDE UN 10% EN APENAS UNA SEMANA

La demanda, pese al precio del dólar, continúa muy elevada con una oferta prácticamente inexistente en el mercado inmobiliario. Este desequilibrio no se está solucionando de forma natural, sino que está provocando nuevos despidos en el sector, incluyendo a la parte de la banca que concede las hipotecas. Sin pisos a la venta, pocos son los compradores y por tanto el negocio hipotecario es inferior. Las dos principales inmobiliarias del país han rescindido el contrato a miles de empleados.

Con todo, los inversores están comprando volatilidad, una variable al que se enfrentan a diario los inversores en bitcoin y otras criptomonedas, pero con un escenario muy peligroso. Y es que, la inflación se está comiendo los ahorros de los inversores, y podría desatarse una nueva oleada bajista en el mercado con tal de asegurar liquidez, único refugio junto con otras materias primas, que encuentran para limitar al máximo las pérdidas.

La FED, como el BCE, descartaban subidas rápidas y agresivas de los tipos de interés hace apenas dos meses. Sin embargo, la actual coyuntura apremia tras más de un año de inacción. Por el momento, las nuevas subidas de la FED han provocado un desplome del 10% en el bitcoin en apenas una semana, más del doble de la caída del 5% registrada en junio. Todo, con una inflación que continúa desbocada y podría entrar en un escenario aún más peligroso: la deflación.

Relacionados