lunes, 08 agosto 2022

Iberdrola: análisis técnico tras los resultados

Iberdrola presentó resultados del primer semestre de 2022 los cuales siguen estando en concordancia con las palabras en tono sarcástico de Teresa Ribera, ministra para la transición ecológica, quien, en meses pasados, aseguraba que Iberdrola no declaraba balances con pérdidas.

La facturación de Iberdrola alcanzó 24.430 millones de euros lo que corresponde a un incremento del 30,3% frente al mismo período del año anterior. Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda), registró 6.443,9 millones de euros que corresponde a un incremento del 18,4% promocionando de esta forma, un beneficio neto de 2.075 millones los cuales frente a los 1.531 registrados al primer semestre de 2021, corresponden a un importante crecimiento del 35,5%.

Iberdrola informó que, aunque el ebitda consolidado creció un 18,4% que de por sí tuvo un impacto positivo en el tipo de cambio equivalente a 380,8 millones de euros y con evolución positiva en las áreas geográficas donde trabaja, presentó una excepción en España, donde debido al entorno adverso, básicamente proveniente por la regulación gubernamental en cabeza de Teresa Ribera, le ha generado un detrimento del ebitda en el -18,6%.

ANÁLISIS TÉCNICO

La compañía ha consolidado un flujo de caja operativo que alcanza los 5.560 millones de euros, es decir, un 31% sobre los registros del primer semestre de 2021. La deuda financiera neta ajustada alcanzó 41.717 millones de euros correspondientes a un incremento del 14% debido a las inversiones brutas que alcanzan un total de 10.200 millones de euros para los últimos 12 meses y a la significativa apreciación de las divisas.

Es claro que la compañía suele registrar mayor facturación y beneficios constantes aún en medio de las imposiciones de parte del gobierno de turno, que castigan el movimiento del precio de la acción. Sin embargo, queremos detallar particularmente la gráfica de marco semanal, la cual venimos trabajando desde el año pasado y compartiendo con nuestros lectores operaciones de compra desde marzo y posteriormente en junio y que mantendremos siempre que el precio de la acción de Iberdrola trabaje en primera instancia sobre la media móvil exponencial de 250 periodos arriba de 9,0 euros por acción.

Las acciones de Iberdrola presentan claro potencial de adhesión de compra siempre que la acción realice la ruptura al alza de la media móvil exponencial de 50 periodos de corto plazo una vez el precio se ubique sobre los 10,3 euros que corresponden a la ruptura de la media móvil de corto plazo más el soporte registrado en octubre del año pasado. El primer objetivo lo ubicamos en los máximos de 2007 y el segundo objetivo en los máximos históricos registrados en la primera semana de 2021 sobre los 12,57 euros, operación que nos otorgará más de un 20% de beneficio adicional estimado al corto y mediano plazo

Relacionados