sábado, 03 diciembre 2022

La principal arma de Inditex frente a sus competidores online

La delicada situación económica marcada por la inflación y la amenaza de recesión augura un descenso en el consumo a la vuelta del verano. El comercio minorista se está preparando para esta coyuntura e Inditex es una de las mejores posicionadas para hacerla frente. Mientras las compañías del sector que únicamente ofrecen sus servicios online probablemente se vean más afectadas, la textil gallega y sus homólogas con tiendas físicas parten con ventaja para no disparar los costes operativos.

La multinacional que preside Marta Ortega ya impulsó el pasado mes una nueva tasa aplicable a las devoluciones online en algunos de los mercados donde opera. Una medida para proteger sus márgenes que también han decido tomar otras firmas como Boohoo y ya están estudiando más empresas del sector. Y, es que, la devolución de mercancía se sitúa actualmente por encima de los niveles registrados antes de la pandemia por Covid-19, principalmente por la inflación y el aumento del coste de la vida. Por contra, la única pega es que los clientes pueden encontrar estos cargos desagradables, lo que pone en peligro la lealtad hacia las marcas.

Pero Inditex ya movió ficha primero y son ahora las demás las que tienen la presión para tratar de no perder sus márgenes. La firma de moda es la gran dominante del sector y su rapidez para hacer frente a los conflictos le hace colocarse con ventaja, algo que señalan a menudo los expertos de diferentes firmas de análisis. En este sentido, desde Bloomberg Intelligence señalan en un reciente informe que, aunque Zara, buque insignia de la compañía, no cobra por las devoluciones en tienda, sus competidores online no tienen esa opción.

EL CLICK AND COLLECT, LA PRINCIPAL ARMA DE INDITEX

Es decir, que, aunque cobre por devoluciones online, los usuarios tienen la opción de optar por la devolución en tiendas físicas, mientras que, si los minoristas que venden exclusivamente por Internet como Asos o Zalando implementan una tasa de este tipo, pueden llegar a perder más clientes al no tener alternativa. Una estrategia que pone toda la presión sobre la competencia online, ante el frenazo en el consumo que está por venir que auguran los expertos.

Y en esta estrategia es donde también entra una de las grandes armas de Inditex, el click and collect. Se trata del servicio que da la posibilidad a sus clientes de comprar de manera online y recoger el pedido en la tienda física, dotando de una mayor flexibilidad al cliente para mantener su fidelidad. Es sin duda una herramienta clave en los tiempos que corren y que diferentes players del sector llevan años empleando.

«Los minoristas físicos, como Inditex y H&M, pueden aprovechar sus redes de tiendas con un sistema más barato de click and collect para los pedidos y las devoluciones online, que tiene costes similares a los de la venta en tiendas minoristas», señalan los analistas de Bloomberg. Asimismo, los expertos destacan que hasta dos tercios de las devoluciones online de Inditex se producen en tienda, por lo que la nueva tasa implementada no supondrá un gran desgaste en la confianza del consumidor.

LOS MINORISTAS ONLINE SUFREN LOS ELEVADOS GASTOS LOGÍSTICOS

Asimismo, la ventaja de Inditex sobre los minoristas online en el contexto actual se hace más patente debido a los elevados gastos logísticos que tienen que cubrir a consecuencia del aumento de la inflación, especialmente en los precios de la energía y del combustible. «El aumento de los precios de la energía está incrementando el coste de la entrega de última milla para los minoristas online, lo que aumenta la presión para subir los precios o reducir los márgenes», asegura el informe.

En este sentido, los expertos plantean la cuestión de si los consumidores con escasos ingresos están dispuestos a pagar más por la entrega de sus artículos. De esta manera, destacan que el coste de la entrega de última milla a los hogares de los compradores supone entre el 10% y el 15% de las ventas para las empresas puramente online, frente al coste de entrega de un solo dígito que supone en las tiendas físicas de sus homólogos. Una situación complicada que necesitan solucionar para realizar entregas más económicas.

Multinacionales como las estadounidenses Amazon y Walmart, que ha sacudido al mercado tras su profit warning, están basando su estrategia en las entregas a través de drones. Mientras que la firma fundada por Jeff Bezos planea empezar a operar a través de estos aparatos aéreos a finales de año en California y Texas, Walmart también ha movido ficha y pretende implementar este modelo en más de 30 zonas geográficas del país antes de que termine el ejercicio. Otras compañías del sector, como la polaca Allegro, han apostado e invertido por las entregas a través de taquillas para paquetes.

OBLIGADOS A SUBIR LAS TARIFAS DE ENTREGA

En definitiva, movimientos con los que los grandes minoristas pretenden llevar a cabo una automatización en los procesos para reducir los costes de mano de obra y logísticos. Costes que las compañías de venta exclusivamente online sufrirán con mayor intensidad que empresas como Inditex, lo que puede acabar desencadenando un aumento de las tarifas de entrega. De hecho, firmas como Zalando ya han ampliado el valor del pedido mínimo a más mercados. Otro ejemplo se encuentra en la multinacional Amazon, que ha subido las tarifas de su servicio Prime.

«El aumento de los salarios de los repartidores, provocado por la inflación y la escasez de mano de obra, podría presionar a los minoristas online como Ocado y Zalando para que aumenten las tarifas del servicio», indican los analistas. En este sentido, destacan la subida de salarios llevada a cabo por la cadena de supermercados de Reino Unido Sainsbury´s y de Aldi, medida que «ejemplifica cómo es probable que la entrega de última milla se encarezca».

Asimismo, creen que la vuelta al trabajo presencial en oficinas podría empujar la demanda de reparto hacia horarios de mañana y noche, algo que acentuaría la escasez de mano de obra. En este escenario, los minoristas con tiendas físicas como Inditex podrían obtener una ventaja a medida que los consumidores utilicen opciones que requieran menos costes, como el mencionado servicio click and collect para comprar y devolver productos de manera más flexible y económica.

Relacionados