jueves, 18 agosto 2022

La ruinosa inversión en marihuana: caídas del 94% desde máximos

spot_img

El cultivo, desarrollo y suministro de marihuana, tanto medicinal como para consumo, se ha convertido en una industria ruinosa, salvo contadas excepciones. El ‘boom’ estalló con la regulación y legalización en Estados Unidos y Canadá, pero también con la pandemia, dando así a la proliferación de compañías que salieron al parqué en busca de un futuro prometedor. Estos toques de campana hicieron millonarios a numerosos inversores. Las subidas fueron exponenciales, especialmente desde 2017 a 2020.

Los vertiginosos ascensos se concentraron durante el 2018, cuando Canadá y casi cuarenta estados norteamericanos dieron el sí a la marihuana. Este polémico paso impulsó a las empresas y atrajo a los inversores, ávidos en la búsqueda de rentabilidad. Por aquel entonces, Estados Unidos se tambaleaba económicamente debido a la guerra comercial con China, mientras el bitcoin y las criptomonedas captaban toda la atención.

Los analistas exigen mirar antes los números y la función de cada una de las compañías para evitar caer en una burbuja especulativa dentro del sector

Las subidas en el sector de esta droga se multiplicaron por números altos, especialmente las empresas productoras y centradas en el ámbito medicinal de las plantas no procesadas. Asimismo, también han atraído interés aquellas que han abierto mercado en Europa, pero sin el componente alucinógeno, prohibido en toda la Unión Europea. Los productores son clave en el negocio, ya que poseen el componente clave: la planta. En Estados Unidos están prohibidos, pero no así en Canadá.

BIOTECNOLOGÍA EN LA MARIHUANA, LA RAMA EN AUGE

Para la rama biotecnológica, las empresas se han centrado en la investigación y el desarrollo de nuevos productos, especialmente las dedicadas al cuidado personal, ya sea alimentario o bien a base de cremas y ampollas vitamínicas. Quienes se han hecho de oro han sido las tiendas especializadas para el cultivo de la planta, desde los sustratos hasta los caros sistemas de iluminación. Un negocio que recuerda a la fiebre del oro en el viejo Oeste. Quienes hicieron verdaderamente el negocio fueron los vendedores de palas, cubos y cribas.

Cannabis o marihuana, del auge de la pandemia al declive
Cannabis o marihuana, del auge de la pandemia al declive

Las principales empresas del sector, como Canopy Growth Corp, Cronos Group, Aurora Cannabis o Tiray han sido de las más golpeadas una vez se ha agotado la fiebre por este tipo de empresas. Canopy, por ejemplo, se desploma casi un 70% desde enero. Desde máximos de 2018, en los 49 dólares, la caída es del 95%. Cronos Group, por su parte, se hunde un 18% desde el inicio del año, pero el declive desde los máximos de 2019 ronda el 85%. Eso sí, desde su salida a Bolsa aún sube un 100%. Aurora no hace honor al nombre y se desploma casi un 75% desde enero, hasta apenas alcanzar los 1,5 dólares. Desde máximos, la caída es del 98%. Estas compañías, entre otras como Hexo, cuyo hundimiento ha dejado la acción en apenas diez centavos canadienses, un 95% abajo desde máximos.

CANOPY: LA DUEÑA DE CORONA Y PRODUCTORA DE CANNABIS SE HUNDE

Canopy Growth Corp estaba considerada como la líder de producción, con más de 50 hectáreas en balance. El principal problema al que se enfrenta la compañía es su nivel de deuda. En los últimos meses ha realizado intercambio de deuda por intereses altos, de hasta el 4,75% con algunos de sus tenedores. El negocio de la compañía es una máquina de ingresar dinero, aunque en el último año fiscal los ha reducido.

En total, ha obtenido 520 millones de dólares durante su año fiscal, que cierra en marzo de 2022, con una caída del 5% respecto al mismo periodo del pasado año. La compañía está en plena reestructuración para abaratar los costes y espera ahorrar hasta 170 millones de dólares durante el próximo año fiscal, un nivel un 70% más elevado que las anteriores previsiones. Este motivo ha desencadenado las últimas subidas en Bolsa. En las últimas jornadas, el valor se dispara más de un 15%.

La compañía no ha dejado de comprar empresas y alcanzar importantes acuerdos, como la adquisición de la dueña de Corona, por la que pagó más de 4.000 millones de dólares, un montante que rondaba el 40% de su capitalización bursátil entonces. En este momento, su valor es prácticamente la mitad, con 1.780 millones de dólares canadienses, unos 1.400 millones de dólares.

VENTAS DISPARADAS, PERO LOS COSTES TAMBIÉN HACEN ESTRAGOS

Cronos Group, productor y distribuidor canadiense de cannabis, saltó al Nasdaq con fuerza. La legalización disparó sus ingresos desde los 3.100 a los 12.100 millones de dólares, casi un 300% más en apenas un año. Las ventas crecían con fuerza. Sin embargo, la valoración estaba muy por encima de los beneficios reales. Tras disparar sus ingresos un 100% en el último año, la compañía apenas realizó 25 millones de dólares. Desde ese momento, las caídas fueron la constante en el valor, cuya capitalización es de apenas 1.770 millones.

Aurora Cannabis, productora canadiense de marihuana, se lanzó a la conquista internacional. Siguiendo la estrategia de la mayoría de compañías del sector, pasó de la bolsa de Toronto a la de Wall Street, con una oferta pública de 8,23 dólares. Sin embargo, pese al optimismo inicial, el precio de las acciones se hundió a la mitad. Pese a este inicio turbulento, las acciones se dispararon pocos meses después, hasta alcanzar los 21 dólares y conquistó los 160 dólares pocos meses después. A partir de ahí, la volatilidad, con fuertes subidas y caídas, hizo estragos en el valor, cuya capitalización es de ahora unos 450 millones de dólares.

LA SELECCIÓN DE COMPAÑÍAS DE MARIHUAN, CRUCIAL PARA INVERTIR

Estos son sólo algunos ejemplos, pero es la tónica de un sector venido a menos. Una de las excepciones en el sector es Jazz Pharmaceuticals, con sede en Irlanda. La compañía ha comprado la biotecnológica GW Pharmaceuticals, centrada en el cannabis. El medicamento Epidiolex de GW es el primer medicamento a base de cannabis aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE UU. Epidiolex, que trata dos formas raras de epilepsia infantil y el complejo de esclerosis tuberosa, una enfermedad rara en la que crecen tumores benignos en los órganos, ha sido un gran éxito comercial, con ventas de 658,3 millones de dólares en 2021.

Se espera que la industria de la marihuana se expanda a una tasa de crecimiento anual compuesta de al menos un 25 % hasta 2030. Aunque los analistas exigen mirar antes los números y la función de cada una de las compañías para evitar caer en una burbuja especulativa dentro del sector. Las oportunidades son crecientes, pero cada vez son menores. “Hay que ser muy selectivo“, han sostenido las fuentes del mercado consultadas. Y es que, al ser una industria muy incipiente los riesgos son más elevados.

Relacionados