jueves, 06 octubre 2022

La SEC dispara contra Coinbase y las plataformas de Bitcoin ante el aluvión de demandas

La Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos, la SEC, ha iniciado una operación especial contra las plataformas de criptomonedas ante el auge de las demandas y casos de fraude. Las miradas no sólo apuntan a Coinbase, el gigante del sector con sede en San Francisco.

La SEC trata de poner orden en el caos generado en el sector de las criptomonedas debido precisamente a una falta de regulación, un debate que genera controversia debido al posible blanqueo de capitales que presenta. El regulador estadounidense ha acusado a varios exdirigentes de Coinbase por el uso de información privilegiada y haber permitido operaciones con activos no listados. La compañía alega que los activos investigados cumplen los requisitos validados por la propia SEC. «El proceso incluye un análisis de si el activo podría considerarse un valor y también considera el cumplimiento normativo y los aspectos de seguridad de la información del activo», ha asegurado la empresa investigada, que admite que «la mayoría de los activos que revisamos no se enumeran en última instancia en Coinbase».

Hicieron declaraciones materiales falsas y engañosas sobre las políticas de negocio, operaciones y cumplimiento de la compañía

Además de esta demanda, varios bufetes de prestigio en Estados Unidos han emprendido acciones legales contra la compañía por proporcionar información engañosa sobre sus prácticas comerciales. Según el despacho Bragar Eagel & Squire, con sede en Nueva York, apunta que la demanda colectiva se centra en la compra de valores de Coinbase entre el 14 de abril de 2021 y el 26 de julio de 2022, ambas inclusive. Todo por uno de los riesgos desvelados por la propia compañía en su última presentación de resultados.

COINBASE, UN GIGANTE DESPLOMADO EN WALL STREET

Y es que, Coinbase aseguró que los criptoactivos custodiados por la compañía pasarían a sus manos en caso de quiebra y por tanto podrían estar sujetos al proceso y «estos clientes podrían ser considerados como acreedores no seguros». Esta revelación provocó un desplome del 26,4% el pasado 11 de mayo. Poco después, el director ejecutivo, Brian Armstrong, aseguró en sus redes sociales que debieron haber actualizado con antelación este cambio en las condiciones de los inversores minoristas. «No nos comunicamos de forma proactiva cuando se añadió este riesgo», aseguró tras pedir disculpas y tratar de aprender de los errores.

El bitcoin repite escenario en apenas cuatro años
El bitcoin repite escenario en apenas cuatro años

No obstante, se trata de un cambio sustancial y más cuando hay otra demanda en curso del mismo despacho sobre la salida a Bolsa y posterior emisión de deuda, de la que no hubo referencia alguna en su OPV. El comentario y posterior perdón no han servido más que para encender los ánimos. A juicio del bufete, «hicieron declaraciones materiales falsas y engañosas sobre las políticas de negocio, operaciones y cumplimiento de la compañía». En concreto, la empresa reveló que «tuvo activos criptográficos en nombre de sus clientes«. Además, pudo llevar a la quiebra a activos para que estuvieran sujetos a un procedimiento concursal, donde los clientes de Coinbase no tendrían asegurado sus activos.

LOS BUFETES DE ABOGADOS ATACAN A COINBASE

«Coinbase permitió a los estadounidenses comerciar activos digitales que conocía o ignoraba de forma temeraria y que debieron incluirse como valores en la SEC», ha sostenido. De esta forma, «las declaraciones públicas de la Compañía eran materialmente falsas y engañosas en todos los momentos relevantes».

Pomerantz LLP, por su parte, ha iniciado otro proceso contra Coinbase por unas supuestas «violaciones de las leyes federales de valores». Por las mismas razones que sus homólogos, Coinbase habría ocultado que las criptodivisas de los clientes estarían sujetas a un hipotético proceso de quiebra, sin posibilidad de obtener indemnización alguna.

Ahora, la SEC se centra en la comercialización de valores no registrados en Coinbase y en el resto de plataformas que operan con bitcoin y otros activos digitales. Y es que, para el regulador, estas plataformas deberían inscribirse en registro oficial como plataformas de intercambio. Para Coinbase, los nuevos tokens no son acciones sino activos digitales que se comercian al margen de la regulación tradicional.

BINANCE ELIMINA TOKENS SOSPECHOSOS

Ante esta controversia, algunas plataformas como Binance, también acusadas de favorecer presuntamente el blanqueo de dinero, han comenzado a moverse y eliminar los token más sospechosos. Entre ellos, figura AMP, un activo de Flexa, que ha dejado de estar en el listado tras el requerimiento de la SEC. Asimismo, Ripple tuvo que hacer frente a una acusación tras vender el XRP como un valor, pese a ser considerado mercancía.

De nuevo, la asignatura pendiente continúa siendo una regulación clara y con las mismas reglas en todos los países, más cuando las criptomonedas están siendo utilizadas como moneda de cambio y como si de acciones de una compañía se tratara. De hecho, la mayoría de las plataformas acuden a los mercados de capitales para continuar con el negocio. Sin embargo, los reguladores e instituciones públicas prefieren sus monedas digitales, que deberían estar listas para finales de este mismo año. Aún así, no se han dado pasos ni se han aprobado documentos para dilucidar bajo qué criterios operarán estas divisas. Y es que, el modelo mostrado señalará el camino para el resto de critptoactivos.

Relacionados