domingo, 25 septiembre 2022

Internxt, la startup que confía en la blockchain para competir con Google o Microsoft

spot_img

Internxt es una startup valenciana dedicada a dar servicios en la nube. Con a penas dos años de vida, la plataforma tecnológica creada por Francisco Villalba ha logrado atraer a más de un millón de usuarios. Desde Wayra, el hub tecnológico de Telefónica, hasta Juan Roig, dueño de Mercadona, la propuesta de Internxt de lograr un Internet más seguro y con mayor privacidad ha acaparado la atención de inversores de primer nivel dentro del ecosistema español.

Para ello, el emprendedor valenciano hace uso en su plataforma cloud de la tecnología blockchain, el sistema de cadena de bloques que se emplea en el mundo de las criptomonedas. Villalba estudió en Rotterdam la carrera de International Business Administration y trabajó durante cuatro años en Hostinger, empresa de computación en la nube que le dio los conocimientos necesarios para embarcarse en su propio proyecto.

«Cuando acabé la carrera monté Internxt con la idea de hacer un Internet centrado en el usuario y su privacidad y que no sea un medio para un fin», explica el CEO a Inversión.es. En un entorno digital dominado por las grandes multinacionales, los miles de millones de datos que los usuarios suben a diario forman parte de un pastel que estas compañías se reparten con el objetivo de sacar beneficio vendiéndolo a terceros.

«Ahora mismo entras en Internet y usas servicios de Google, Amazon o Microsoft, que son servicios para un fin. Lo que quieren esas empresas es recabar información tuya para venderla y hacer negocio. Creo que es muy importante crear servicios para que el usuario pueda disfrutar con libertad sin vender su alma al diablo«, señala.

BLOCKCHAIN PARA GARANTIZAR LA SEGURIDAD

En este sentido, para llevar a cabo la idea de crear un servicio de almacenamiento en la nube que proteja de manera más eficiente la privacidad del usuario, la blockchain es el sistema perfecto. «Utilizamos tecnología descentralizada. Lo que hacemos es encriptar y fragmentar los archivos, que se distribuyen a través de diferentes servidores para garantizar que esté encriptado y distribuido al rededor de todo el mundo. En resumen, ponérselo más complicado al hacker para la sustracción de información privada», asegura.

Y es que, los sistemas que emplean las grandes tecnológicas han demostrado tener fallos y no ser infalibles a la hora de proteger a sus usuarios. Ejemplos como la filtración de fotografías íntimas sufridas por Jennifer Lawrence, Kim Kardashian y otras personalidades en el año 2014 a través de la plataforma iCloud de Apple dan buena cuenta de ello.

«Estas empresas almacenan tus datos de manera encriptada, pero tienen una clave de desencriptación con la que se puede acceder a ellos. Nosotros encriptamos todo desde el lado del cliente, se fragmentan los datos desde su visión y en el servidor quedan fragmentos encriptados de archivos. Si un hacker quisiera entrar en el servidor accedería a archivos encriptados que no sirven para nada, mientras que en el resto de sistemas pasa lo contrario», explica.

MAS DE 3 MILLONES DE EUROS A FINALES DE AÑO

Villalba empezó creando Internxt Drive, alternativa a Google Drive, y ahora también ofrecen servicios como Internxt Photos e Internxt Send, lo que viene a ser una alternativa al servicio de transferencia de archivos We Transfer. La empresa nació en Lanzadera, la aceleradora de startups de Juan Roig, donde entró en fase traction. Actualmente es una de las firmas en las que el propio Roig, a través de su vehículo inversor Angels, está como socio capitalista.

Cuentan con otros inversores como Wayra, Ocean VC, o The Venture City y actualmente cuentan con una valoración de 40 millones de euros. Según señala el emprendedor, Internxt espera facturar a finales de este año más de 3 millones de euros con un margen bruto del 80%. «Hemos multiplicado por siete u ocho la facturación del año pasado, un crecimiento de un 1.000% de un año a otro», indica.

En cuanto a seguir creciendo por medio de más capital riesgo, no descarta seguir ampliando horizontes y acudiendo a más rondas de financiación. «No nos cerramos a que entren más inversores. Si encontramos partners adecuados, estamos abiertos a que entren capital nuevo y socios potentes».

Asimismo, la mayor parte de sus clientes provienen de Estados Unidos y el resto de Europa. Ampliar la plantilla de 30 a 50 personas en 2023 o lanzar más productos en su suite, como un servicio de mail, son las metas a corto plazo que tiene en mente el empresario. Sin embargo, el objetivo más ambicioso es seguir creciendo a este ritmo para poder competir con las grandes tecnológicas de Sillicon Valley en un futuro.

Relacionados