jueves, 06 octubre 2022

Telefónica: la deuda se convierte en un «espinoso» problema para la teleco

Telefónica sigue instalada en la tendencia bajista que arrastra desde junio. La teleco que dirige José María Álvarez Pallete pierde desde entonces más de un 12% de su valor, dejando de lado el buen rumbo que había atraído a inversores en busca de refugio en un mercado volátil. Los resultados del segundo trimestre reportados por la compañía fueron positivos y así lo reflejaron los analistas, pero hay un aspecto que todavía sigue lastrando a la firma española: la abultada deuda.

Si bien desde que el actual presidente de Telefónica llegara a la compañía una de las patas estratégicas ha sido la reducción del pasivo, actualmente sigue registrando niveles especialmente elevados. En el año 2011, cuando Pallete entró en la compañía para sustituir a César Alierta, la deuda registraba más de 56.000 millones de euros, frente a los 28.817 millones de euros actuales.

La reducción ha sido notable en los últimos once años, pero, tras 20 trimestres consecutivos en descenso, ha vuelto a elevarse. Concretamente, los últimos resultados reflejaron un aumento de 1.364 millones de euros, que ascienden hasta los 2.785 millones de euros en comparación con los registrados al cierre de 2021. Es por ello que algunos expertos advierten del problema que supone para la teleco seguir aumentando su deuda financiera, añadido a un contexto marcado por las subidas de tipos de interés por parte de los bancos centrales.

«ESPINOSO» PROBLEMA PARA TELEFÓNICA

De este modo, desde Bloomberg Intelligence exponen en un reciente informe que «la montaña de deuda de Telefónica sería un espinoso problema de alto rendimiento» para la empresa. En este sentido, los analistas explican que el gran tamaño de la deuda de la firma «puede representar uno de sus principales riesgos crediticios», dado que las calificaciones realizadas por las dos principales compañías del sector, han caído hasta la triple B.

Esto es un escalón por encima de lo que se considera como bono basura. Asimismo, la firma de análisis señala en su informe que, de agravarse la situación, la teleco se colocaría en una posición delicada para su rentabilidad. «Si se producen más contratiempos, Telefónica podría convertirse en uno de los mayores emisores de alto rendimiento de Europa, con una necesidad de refinanciación anual de entre 3.000 y 4.000 millones de euros«, aseguran los expertos.

Asimismo, los analistas consideran que «la compañía depende de un mercado primario fácilmente disponible, pero las líneas de liquidez de respaldo son fuertes, lo que le permite capear las interrupciones temporales». En este sentido, señalan que la liquidez es saludable, con un efectivo de 9.000 millones de euros en el balance reportado a finales de junio, y líneas de crédito no utilizadas de 11.600 millones.

HACIENDA Y LA FIBRA RURAL PUEDEN ALIVIAR SU DEUDA

Los principales motivos por los que la teleco ha vuelto a aumentar su deuda y la mantiene en niveles peligrosos para los analistas son las adquisiciones de los activos de la empresa brasileña Oi y de la alemana BE-terna, según explicó la propia compañía en la presentación de resultados. Sin embargo, la situación podría aliviarse en cierta manera, debido a las operaciones y litigios cerrados en las últimas semanas por la compañía de telecomunicaciones.

Por un lado, la venta parcial de la fibra óptica en zonas rurales de España supondrá una inyección de 1.021 millones de euros, gracias al desembolso que realizarán los fondos Vauban Infrastructure Partners y Crédit Agricole Assurance. Las firmas francesas pagarán a Telefónica por la adquisición del 45% del capital de BlueVia Fibra, sociedad creada para la inversión y comercialización de dicha fibra que controla Telefónica España en un 30% y Telefónica Infra en un 25%. Con esta venta, Telefónica ya acumula unos 12.500 millones de euros en ventas de activos realizadas durante los últimos seis años.

Por otro, la teleco ha ganado recientemente un pleito con la Agencia Tributaria por la liquidación de un impuesto de sociedades de hace más de una década. Se trata de tributos correspondientes al período que va desde el 2008 hasta el 2011, que la compañía ha abonado de manera excesiva, tal y como ha determinado el Tribunal Supremo. La compensación por parte de Hacienda superaría los 1.000 millones de euros, según publicó el diario El País.

En total, la compañía presidida por José María Álvarez Pallete tiene previsto hacerse con algo más de 2.000 millones de euros en lo que resta de 2022. Una inyección de capital que podría usar para seguir con la estrategia de reducción de deuda en la que lleva inmersa durante los últimos años y reducir el alto apalancamiento que mantiene.

¿QUÉ DICEN LOS ANALISTAS?

El consenso de mercado recogido por Bloomberg sigue manteniendo un potencial alcista a doce meses atractivo para la cotización de Telefónica. Según las entidades que evalúan a la teleco, el precio objetivo medio de sus acciones se sitúa en los 4,97 euros, lo que supone un potencial de retorno superior al 16%, según el precio actual de los títulos de la teleco. Una situación que se explica en parte por las caídas de la compañía en los últimos meses.

Aunque para muchos analistas Telefónica sigue siendo un valor a tener en cuenta, el consenso de mercado recoge división de opiniones respecto a las decisiones de inversión a tomar con la teleco. De este modo, mientras que son 10 casas de análisis las que recomiendan comprar sus acciones, 7 optan por el consejo de venta. Por su parte, 17 entidades aconsejan por ahora mantener el valor en cartera.

Entre las más optimistas se encuentran Bestinver, Alpha Value, JB Capital Markets o GVC Gaesco, que sitúan su precio objetivo en el rango de los 6 euros o superior. Por su parte, otras firmas son menos optimistas respecto al precio de la acción y lo sitúan por debajo de los 5 euros, e incluso algunas firmas como BNP Paribas creen que su potencial está agotado y fijan el precio objetivo en los 3,5 euros por título.

Relacionados